Híbridos y Eléctricos

LA INVERSIÓN GLOBAL SERÍA DE 10 MILIONES DE EUROS

Cataluña impulsa un proyecto industrial para la creación de una moto eléctrica

El proyecto ya se ha presentado a las empresas, proveedores y agentes del sector de la motocicleta con el objetivo de impulsar su coordinación para fabricar conjuntamente una moto urbana tipo scooter, con una potencia equivalente a 125 cc y una autonomía de 50 Km.

Foto: Julià Manzanas. Twitter: ‏@JulianManzanas
Foto: Julià Manzanas. Twitter: ‏@JulianManzanas

La Generalidad de Cataluña, a través de la Dirección General de Industria, está impulsando la creación de un consorcio industrial para la producción y comercialización de una motocicleta eléctrica urbana tipo scooter diseñada, producida y distribuida íntegramente por empresas catalanas. 

Se trata de una de las actuaciones destacadas de la Estrategia Industrial desarrollada por el Gobierno catalán, que conocedor de las iniciativas empresariales actuales en este ámbito, tiene por objetivo unir las potencialidades de los agentes de la cadena de valor de este sector y contribuir al su fortalecimiento y competitividad.

El Departamento de Empresa y Empleo ha elaborado un estudio, que ya se ha presentado a los agentes del sector, que pone de manifiesto la viabilidad de este proyecto industrial, que daría lugar a una motocicleta eléctrica con una potencia equivalente a 125 cc y una autonomía de 50 km. Es un nicho con una alta demanda y perspectivas de crecimiento en el sur de Europa, ya que el parque de scooters ya se ha envejecido, así como en América Latina y Asia, por el crecimiento de las ciudades y de la clase media. El proyecto requeriría una inversión global de 10 millones de euros.

La inversión global sería de 10 millones de euros y que la moto tendría un coste de unos 4.000 euros, incluyendo el coste de la batería.

Según el secretario de Empresa y Competitividad, Pedro Torres, "la Generalitat muestra su predisposición a crear el envoltorio necesario para que una iniciativa de esta naturaleza se pueda llevar a la práctica con éxito, siempre desde el liderazgo privado".

Para Torres, la iniciativa de crear una moto eléctrica catalana pone de manifiesto la importancia de los "diálogos cooperativos" entre empresas, asegurando que "hay proyectos industriales de futuro que en países de la dimensión de Cataluña sólo se podrán abordar desde el diálogo cooperativo".

Este proyecto, según el secretario de Empresa y Competitividad, "religa con la tradición industrial del país y con las tendencias de futuro: es evidente que la movilidad se basará en energías diferentes a los combustibles fósiles". Igualmente, lo vincula con "la apuesta decidida para las ciudades inteligentes y para una economía verde y sostenible".

Según el director general de Industria, Antoni Ma. Grado, "para poder impulsar el sector de la movilidad eléctrica y para poder tener capacidad de respuesta a la demanda que se pueda generar, deben darse condiciones: tener un proyecto industrial que ofrezca un producto de gran consumo, en un segmento de mercado de mayor demanda, con un precio de adquisición y un coste de explotación competitivo y con una capacidad industrial relevante".

Captura de pantalla 2015-07-30 a la(s) 14.04.48

La motocicleta contaría con dos motorizaciones posibles, de 4KW y 8KW, llantas de 16 pulgadas y ópticas tipo LED. Tendría un coste de unos 4.000 euros, incluyendo el coste de la batería, y estaría orientado a todas las edades, con 4 colores disponibles. El motor se ubicaría en la rueda trasera y el asiento tendría capacidad para almacenar un casco.

Planta de 2.800 m2, con 30 trabajadores y una capacidad de producción de 10.000 motos al año.

Así, todas las fases de fabricación de la motocicleta se llevarían a cabo en Cataluña, desde el diseño hasta el ensamblaje, y todos los materiales necesarios para fabricarla serían de proveedores del país. El estudio detalla que sería necesaria una planta de 2.800 m2, que tendría capacidad para producir 10.000 motos al año y crearía 30 puestos de trabajo, entre directivos, ingenieros, mecánicos, operarios y administrativos. Contaría con las áreas de desarrollo, calidad, logística, fabricación, postventa y marketing.

La Estrategia Industrial de Cataluña

La creación de una moto eléctrica es una de las actuaciones impulsadas por la Generalitat en el marco de la Estrategia Industrial, dentro del ámbito de la Movilidad Sostenible. El objetivo de esta estrategia es que la actividad industrial sume el año 2020 el 25% del PIB y actúe de motor de generación de empleo.

En total han sido más de 400 las empresas catalanas que han participado activamente en el diseño de las 158 actuaciones concretas, algunas de las cuales ya están en marcha. La estrategia industrial hace hincapié en las pymes que caracterizan el tejido industrial catalán y ha priorizado actuaciones que se enmarcan en el impulso a la internacionalización, la innovación y la colaboración empresarial para ganar en dimensión, todas ellas adaptadas a las características de cada uno de los 7 ámbitos.

La estrategia industrial, alineada con el RIS3 que impulsa la Unión Europea, es una apuesta por hacer de Cataluña un país líder en Europa a partir de una tradición y base industrial sólidas. Es una iniciativa de impulso público y liderazgo privado, focalizada en las pequeñas y medianas empresas catalanas.

Conversaciones: