Híbridos y Eléctricos

En 2025, las baterías sólidas de 150 kWh del Mullen Five ofrecerán casi 1.000 km de autonomía

La startup californiana Mullen Technologies comenzará a realizar pruebas de sus baterías de electrolito sólido en el Five, un SUV eléctrico que se lanzará en 2024 inicialmente con baterías de litio.

Mullen Technologies suv electrico baterias solidas-portada
El Mullen Five es un SUV eléctrico que fue presentado oficialmente en el pasado Auto Show de Los Ángeles.

Mullen Technologies, una startup estadounidense con sede en California, fabricante de vehículos eléctricos generalmente por encargo, anuncia avances en el desarrollo de paquetes de baterías de polímero en estado sólido. Su primer modelo, llamado Five, es un SUV eléctrico cuya primera generación tiene previsto su lanzamiento en 2024, todavía con baterías de litio convencionales. El año siguiente, la empresa californiana iniciará las pruebas de la segunda generación en la que ofrecerá ya baterías de electrolito sólido.

El Five que se lanzará en 2024 montará baterías convencionales de litio con electrolito líquido, que son, con algunas variaciones químicas, las que se implementan en la mayoría de coches eléctricos del mercado. Mullen ya está trabajando en la generación posterior de este SUV eléctrico, para cambiar la tecnología de las baterías a las que ha denominado “celdas de polímero en estado sólido”. Es decir, el electrolito por el que viajan los iones de litio, en lugar de ser líquido, será un polímero semisólido.

Con los datos recopilados durante las pruebas de estas celdas de polímero sólido, Mullen Technologies asegura que podría lograr autonomías de más de 600 millas (965 km) con un paquete de baterías de 150 kWh de capacidad. Además, gracias a esta tecnología sería posible aumentar la velocidad de recarga actual, de manera que se podrían recuperar 300 millas (483 kilómetros) en aproximadamente 18 minutos.

“Hemos realizado pruebas exitosas a nivel de celda, por lo que comenzaremos el desarrollo a nivel de paquete”, asegura David Michery, director ejecutivo de Mullen Automotive. “Los datos recopilados de las pruebas muestran un resultado impresionante y un futuro prometedor para las baterías de estado sólido”. Según Michery,”las celdas de 300 Ah entregaron 343 Ah a 4,3 voltios, superando todas las expectativas”.

Mullen también está trabajando en el desarrollo de las baterías de litio-azufre. Se trata de una de las tecnologías más prometedoras por sus ventajas técnicas, económicas y medioambientales ya que ofrece mayor capacidad energética y menor coste. Sin embargo, para su implementación en vehículos eléctricos es necesario resolver sus problemas intrínsecos de degradación.

Mullen Technologies suv electrico baterias solidas-interior
La segunda generación del Mullen Five contará con baterías de electrolito sólido.

Paralelamente, Mullen afirma estar desarrollando también baterías de litio ferrofosfato. Estas baterías tienen largos ciclos de vida, buena estabilidad térmica y trabajan bien en el sentido electromecánico. Su mayor inconveniente está en su baja energía específica, que se traduce en una reducción de la densidad energética respecto a otras tipologías, lo que hasta ahora las ha limitado a algunos vehículos de gran tamaño, ya que su coste es significativamente inferior, puesto que no precisan de cobalto, un material caro y complicado de conseguir, y son incluso más seguras. Sin embargo, han comenzado a recibir atención por parte de la industria del automóvil desde que Tesla decidió implementarlas en el Model 3 de Autonomía estándar que fabrica en Shanghái.

En el pasado Auto Show de Los Ángeles, Mullen presentó la última versión Five, un del crossover eléctrico que tendrá un precio de venta para la versión básica de 55.000 dólares. Ahora, ha aumentado el límite de las reservas que admite, de 5.000 a 25.000. Para la versión actual, Mullen estima una autonomía de 566 kilómetros (325 millas) gracias a una batería de 95 kWh de capacidad. La velocidad máxima limitada electrónicamente será de 250 km/h y la aceleración de 0 a 60 mph (96,6 km/h) se logrará en 3,2 segundos.

La compañía también ha iniciado una serie de colaboraciones para encaminar la producción en serie del Five. Entre ellas destacan la que ha firmado con el especialista en sistemas de propulsión Hofer Powertrain y o con el especialista en automatización Comau, que forma parte del Grupo Stellantis.

Conversaciones: