Híbridos y Eléctricos

MENOS DE 2,5 LITROS A LOS CIEN KILÓMETROS

BMW i8 plug-in, la segunda propuesta eléctrica de la marca

BMW ha desvelado en su centro de pruebas de Miramas, en Francia, su nuevo prototipo i8, un deportivo híbrido enchufable que combina unas altas prestaciones con un consumo inferior a 2,5 litros a los cien kilómetros.

Después del estreno mundial del modelo BMW i3, fabricado en serie, BMW amplía este concepto de movilidad con una segunda propuesta correspondiente al segmento de los deportivos. Se trata del BMW i8, un prototipo de vehículo híbrido enchufable (plug-inhybrid) que nace con el objetivo de revolucionar la movilidad del futuro.

El BMW i8, está compuesto por un compacto motor de gasolina de tres cilindros con tecnología BMW TwinPower Turbo, un motor eléctrico y una batería de ión-litio que se puede recargar en menos de tres horas conectándola a una toma de corriente doméstica común. Si está conectada a una BMW i Wallbox, la operación de recarga dura menos de dos horas.

El motor de combustión tiene una potencia de 170 kW/231 CV que se aplica en las ruedas del eje posterior a través de una caja de cambios automática de seis marchas alcanzando un par máximo de 320 Nm. La potencia de 96 kW/131 CV del motor eléctrico se aplica en el eje delantero y entrega un par motor de 250 Nm. Este conjunto propulsor permite conducir únicamente con el motor eléctrico, en cuyo caso la autonomía es de hasta 35 kilómetros y la velocidad máxima de hasta 120 km/h.

El sistema compuesto por los dos motores tiene una potencia de 266 kW/362 CV y un par máximo combinado de aproximadamente 570 Nm, y, adicionalmente, le confiere al coche una dinámica y eficiente tracción en las cuatro ruedas. Combinando el funcionamiento de ambos propulsores, este modelo será capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 4,5 segundos. La velocidad punta del BMW i8 está limitada electrónicamente a 250 km/h.

Durante sus fases de recuperación, la batería de alto voltaje se carga recurriendo al motor eléctrico. El alternador/motor de arranque de alto voltaje, encargado de poner en funcionamiento el propulsor de combustión, también hace las veces de generador y alimenta corriente eléctrica a la batería de alto voltaje. La energía necesaria proviene del motor con tecnología BMW TwinPower Turbo. Y durante las fases de deceleración, también el motor eléctrico contribuye a la recuperación de energía de la batería de alto voltaje. De este modo se tiene la seguridad que el BMW i8 no se quede con la batería vacía, lo que significa que siempre cuenta con un sistema propulsor eléctrico aprovechable. La autonomía que ofrece el sistema suponiendo una conducción puramente eléctrica suele ser suficiente para el tráfico urbano.

Cuando se inicie su producción en serie, el consumo promedio del BMW i8, determinado de acuerdo con el ciclo de pruebas UE previsto para vehículos híbridos enchufables, será inferior a 2,5 litros a los 100 kilómetros, mientras que el valor de CO2 no llegará siquiera a 59 gramos.

El prototipo i8, cuenta con una carrocería especialmente ligera y aerodinámica, combinada con un habitáculo de plástico reforzado con fibra de carbono. El coche ofrece cuatro plazas, con una disposición de los asientos de 2+2. Tiene una longitud de 4.689 milímetros, su ancho es de 1.942 y su altura de 1.293 milímetros.

Conversaciones: