Híbridos y Eléctricos

A LA ALTURA DEL BMW M3

BMW M prepara un BMW i4 de altas prestaciones para 2023

Markus Flasch, jefe de BMW Motorsport, ha confirmado que en un par de años, cuando la tecnología de la batería esté más avanzada, llegará al mercado un BMW i4 deportivo de altas prestaciones bajo la denominación M.

El primer coche eléctrico de BMW M se basará en BMW i4.
El primer coche eléctrico de BMW M se basará en BMW i4.

Después de varios años de rumores, la división de coches deportivos de altas prestaciones BMW M ha confirmado que está desarrollando su primer modelo eléctrico. La base de este modelo vitaminado será el próximo BMW i4, del que todavía no tenemos una versión de producción sino un concepto inicial que sigue las líneas de diseño de los últimos modelos de la marca alemana, presididos por una enorme calandra delantera con los clásicos rombos.

Markus Flasch, jefe de BMW Motorsport ha sido el encargado de confirmar la noticia a la revista CarAdvice, asegurando que su llegada se producirá el año que viene: “lanzaremos el primer BMW M eléctrico alimentado únicamente por baterías basado en el i4“. El dirigente ha añadido además que su división está trabajando también en modelos híbridos electrificados de altas prestaciones, aunque, por ahora “es demasiado pronto para revelar cuáles serán”.

Flasch ha situado este primer BMW M eléctrico en el segmento de los modelos de “alto desempeño”, al que también pertenece el nuevo M3 presentado hace poco, y que están por encima de las prestaciones “básicas” que se ofrecen en otros modelos. Este BMW i4 M tuneado, que todavía no ha sido bautizado oficialmente, se situará a la altura jerárquica en la que BMW sitúa al M340i que ofrece 374 CV de potencia y 500 Nm de par. Su arquitectura eléctrica no decepcionará a los entusiastas de la marca, porque incluso el modelo del que deriva, el i4, ya será un vehículo cuyas prestaciones deberían elevarse gracias a su arquitectura eléctrica.

Las informaciones que se han filtrado por ahora, basadas en el concept, afirman que el próximo BMW i4 tendrá un potencia de 390 kW, que equivalen aproximadamente a 560 CV en un motor de gasolina, lo que ya lo sitúa por encima del M3. Su aceleración de 0 a 100 km/h estará en los alrededores de los cuatro segundos, con una velocidad máxima limitada electrónicamente de 200 km/h. Partiendo de estos números la versión M arrancará ya de unas especificaciones muy elevadas.

Puesto de conducción del BMW i4 concept

Puesto de conducción del BMW i4 concept.

La batería que alimente este sistema eléctrico rondará los 80 kWh y dispondrá de la tecnología de la quinta generación de baterías de BMW, que estrenará el próximo BMW iX3 eléctrico, con mayor densidad energética, mayor autonomía y recarga más rápida. Una batería con la capacidad citada podría llegar a homologar 600 km de autonomía en ciclo WLTP.

Según ha reconocido Flasch, a la tecnología de las baterías de alto rendimiento todavía le falta algo de tiempo “para estar lista y poder asumir un automóvil de alto rendimiento como un M3 o un M4”, refiriéndose sobre todo a los altos consumos que exigen sus grandes prestaciones, que reducen significativamente la autonomía. BMW no es el único fabricante que ha planteado este como el mayor obstáculo a la hora de poner en el mercado los modelos de las más altas prestaciones.

Si bien la tecnología eléctrica genera vehículos eléctricos más rápidos que los de combustión, M no desarrolla sus variantes exclusivamente para lograr alcanzar una alta velocidad en línea recta. Su comportamiento general debe ser tan bueno como su aceleración. Montar un paquete de baterías en el suelo, debajo del habitáculo, reduce la altura de su centro de gravedad, lo que facilita su conducción, pero agrega una enorme cantidad de peso que es necesario compensar. Además, los ingenieros están buscando formas de sustituir las sensaciones que provocan los escapes, que, para sus clientes, forma parte de la experiencia de conducción.

BMW M anuncia nuevas informaciones en los próximos meses. El i4 comenzará a fabricarse en Múnich, Alemania, en 2021. Se ensamblará en la misma línea que los modelos con motores diésel, gasolina e híbridos. Su variante M hará su debut público antes de fines de 2021, lo que hace prever que no se pondrá a la venta hasta 2023.

Conversaciones: