Híbridos y Eléctricos

Los Porsche eléctricos con motor Siemens

Siemens, una de las mayores empresas especializadas en materiales eléctricos del mundo ha trabajado en colaboración con el preparador RUF Automobile y el Ministerio de Medio Ambiente del gobierno federal alemán para poner a punto versiones eléctricas de tres impresionantes coches de Porsche.

Siemens ha trabajado en colaboración con el preparador RUF Automobile y el Ministerio de Medio Ambiente del gobierno federal alemán

 

Siemens, una de las mayores empresas especializadas en materiales eléctricos del mundo ha trabajado en colaboración con el preparador RUF Automobile y el Ministerio de Medio Ambiente del gobierno federal alemán para poner a punto versiones eléctricas de tres impresionantes coches de Porsche. El fruto de esta sociedad han sido tres bólidos capaces de superar los 220 km/h y  acelerar de 0 a 100 km/h en sólo 5 segundos. Es poco probable que veamos uno de estos coches eléctricos en el mercado (al menos en el corto plazo), pero no deja de ser un avance impresionante.

No es la primera vez que Siemens incursiona en el mercado de los coches eléctricos. De hecho, se puede considerar a esta empresa como una de las pioneras en este mercado, ya que hace mas de 100 años que construyó los primeros modelos. El Victoria, desarrollado por Siemens en 1905 y del que se construyeron unas cincuenta unidades, fue uno de los primeros del mundo en fabricarse en serie. A principio del siglo pasado, los Victoria -generalmente utilizados como taxis- recorrían Berlín silenciosamente y sin contaminar. Un siglo más tarde, la empresa se ha asociado con el preparador RUF Automobile y bajo el auspicio del Ministerio de Medio Ambiente del gobierno federal alemán, ha presentado de tres coches eléctricos en el marco de la Hannover Messe 2011.

Los coches elegidos como base para este experimento pertenecen a la firma Porsche.

 
Los coches elegidos como base para este “experimento” pertenecen a la firma Porsche, cuyos modelos ya han sido alguna vez convertidos en eléctricos. Hace algunos años, el mismo RUF había presentado el eRUF Greenster un (911 modificado) y el Stormster (basado en el Porsche Cayenne), aunque ninguno de los dos llegó a producirse en serie. Esta vez, se han elegido dos Porsche 911 y un Porsche 997 (que no es otra cosa que un 911 con esteroides).

El primero de ellos ha sido equipado con un motor eléctrico capaz de proporcionar 180 kW, alimentado con un grupo de baterías que rinde unos 29kW/h. Posee una caja de velocidades de solo una posición, una velocidad máxima de 220 km/h, y puede acelerar de 0 a 100 en sólo siete segundos, algo que la mayoría de los coches movidos por derivados del petróleo no pueden hacer. La autonomía de este coche ronda los 150 kilómetros, y si bien estas prestaciones son mucho menos impresionantes que las de un Porsche 911 “original”, no están nada mal para tratarse de un coche eléctrico.

No es la primera vez que Siemens incursiona en el mercado de los coches eléctricos.


El segundo coche se ha equipado con dos motores eléctricos y una caja de velocidades automática de dos relaciones y diferencial autoblocante. Estos motores, montados transversalmente sobre el chasis del 911, entregan en conjunto unos 250kW de potencia, y sus baterías -refrigeradas por líquido- les proporcionan unos respetables 36,6 kW/h.  La autonomía de este modelo es de unos 200 kilómetros, su velocidad máxima también es de 220 km/h pero, gracias al trabajo conjunto de los dos motores eléctricos, puede lograr una aceleración de 0 a 100 km/h en tan sólo 5 segundos.

El último del grupo es el basado en la carrocería del Porsche 997, que ha sido equipado con los mismos dos motores y baterías del modelo anterior. Las diferencias vienen por el lado de la caja de velocidades, que ha sido sustituida por un modelo doble, con una sección para cada motor. Su autonomía y aceleración son iguales al otro, pero su velocidad punta es un poco menor, rozando “apenas” los 180 kilómetros por hora.

El último del grupo es el basado en la carrocería del Porsche 997.

 
¿Cual es la importancia de este proyecto?

En primer lugar, que empresas de la talla de Porsche o Siemens se interesen por este tipo de coche es muy auspicioso. Y que el Ministerio de Medio Ambiente alemán apueste por él también es muy importante. Si bien es poco probable que alguno de esos modelos se convierta en un coche disponible comercialmente, lo cierto es que todo lo que se aprenda a partir del comportamiento y desempeño de estas tres unidades servirá para el desarrollo de algún modelo más convencional (que no requiera utilizar como base un Posche que cuesta un kilo de euros), seguramente algo más lento pero mucho más barato. Y esa es una muy buena noticia.

{jcomments on} 

Conversaciones: