PARA CELEBRAR SUS 60 AÑOS DE HISTORIA

El nuevo MINI Electric llegará el próximo verano con las prestaciones del Cooper S

MINI presentará el nuevo MINI Electric de producción durante el próximo verano con motivo del 60 aniversario de la marca británica.

MINI Electric Concept.
MINI Electric Concept.

MINI pronto cumplirá 60 años de historia, y como el resto de marcas de la industria automotriz, tendrá que reinventarse a sí misma con la llegada de la electrificación integral del automóvil. Entre los eventos y celebraciones por el 60 aniversario de la marca destaca un lanzamiento: el nuevo MINI Electric, o MINI E, como se conoce el modelo desde que se presentó en forma de concept car durante el Salón Internacional de Frankfurt 2017.

El nuevo MINI eléctrico será presentado en guisa de producción durante el próximo verano para, más tarde, ya entrados en el año 2020, empezar a aceptar reservas del modelo. Su lanzamiento coincidirá en el tiempo con la llegada del Volkswagen I.D. Neo, un coche eléctrico de tamaño compacto que podría convertirse en un rival directo si no fuera porque el británico se mueve en un segmento más lujoso que el de Wolfsburgo.

Como es de esperar, MINI ya está realizando pruebas en carretera abierta con su primer coche eléctrico como parte del proceso de desarrollo de una tecnología propulsora que debutará en la marca. Gracias a los fotógrafos espía que han cazado el modelo en diversas ocasiones, pudimos descubrir que el diseño distintivo de las llantas del concepto se trasladaría a la versión que se fabricará de forma paralela en Reino Unido y China. En este sentido, el jefe de diseño de MINI, Oliver Heilmer, ha confirmado, en declaraciones a Autoexpress, que “el MINI Electric de producción conservará las llantas y la calandra del concepto” porque “los detalles son lo más importante”.

Bajo la carrocería, el MINI eléctrico utilizará gran parte de la tecnología que BMW ha desarrollado para el i3. Así pues, se espera que el MINI también equipe una batería de 42 kWh, la de mayor capacidad, como lo hace el BMW i3 desde su última actualización. Este paquete posibilitaría alcanzar una autonomía ligeramente por encima de 300 kilómetros (el i3 homologa 310 km) bajo el nuevo ciclo de homologación WLTP. El motor eléctrico del i3, de propulsión trasera, se sitúa detrás, bajo el piso del maletero. En cambio, el del MINI se instalaría bajo el capó y accionaría las ruedas del eje delantero.

Del mismo modo que sucede con el único modelo electrificado de MINI en la actualidad, el Countryman S E Hybrid, el nuevo subcompacto eléctrico podría ofrecer unas prestaciones deportivas a la altura del Cooper S de combustión, por lo que su motor rondaría los 200 CV. Con la ventaja que supone contar con toda la fuerza del motor eléctrico desde parado, el MINI E podría acelerar de 0 a 100 km/h en menos de 7 segundos. Otra posibilidad para la electrificación de la gama MINI es una versión John Cooper Works. “¿Porqué no? Si funcionó con el Countryman es que prestaciones y electrificación pueden ir juntas”, aseguró Heilmer.

Conversaciones: