Híbridos y Eléctricos

MOTOR V8 HÍBRIDO HDI FAP DE 3,7L

Peugeot Onyx Concept: El superdeportivo HYbrid4

La marca francesa crea el prototipo Peugeot Onyx HYbrid4, un superdeportivo inspirado en el mundo de la competición que gracias a su espectacular motor híbrido es capaz de desarrollar 600 caballos de potencia.

Esculpido en la materia, este superdeportivo ha sido creado por auténticos apasionados que han buscado su inspiración en el mundo de la competición. Con su motor V8 en posición central trasera, el Onyx lleva a sus admiradores hasta un mundo de altas prestaciones, siempre bajo control gracias a un puesto de pilotaje intuitivo. Más allá de su impactante estética, experimenta con nuevos materiales en bruto para llevar todavía más lejos la idea de eficiencia.


UN SUPER DEPORTIVO DE ALTAS PRESTACIONES
La estructura del coche es una pieza innovadora desarrollada gracias al savoir-faire de Peugeot Sport y de la Dirección de Investigación y Desarrollo del Grupo.

Esta estructura central de carbono monolítico está formada por sólo 12 piezas. Integra los sub-chasis delantero y trasero lo que permite eliminar elementos añadidos. La rigidez torsional y el peso de la estructura se optimizan así ya que este último es de apenas 100 kg.


Atornillados al monocasco de carbono, el motor V8 híbrido HDi FAP de 3,7l y las suspensiones, tiene su origen en la experiencia de Peugeot Sport, adquirida y validada en los circuitos de todo el mundo.

Refrigerado por los conductos que parten de las tomas NACA del techo, el V8 pasa sus 600 CV a las ruedas traseras mediante una caja de cambios secuencial de 6 marchas. Esta potencia aprovecha de manera perfecta las dimensiones compactas del coche: 4,65m de largo, 2,20m de ancho, 1,13m de alto y 1.100 kg.

Calzadas con neumáticos especialmente desarrollados por Michelin, en medidas 275/30 delante y 345/30 detrás, las llantas de 20’’ tiene el buje anclado a la estructura mediante un doble triángulo y una suspensión in-board en ambos ejes.

 

La inteligente tecnología HYbrid4 recupera la energía cinética que normalmente se pierde durante las fases de frenada. Almacenada en sus baterías de iones de litio, esta energía se restituye automáticamente en las aceleraciones aportando 80 CV suplementarios a la cifra de potencia. La gestión de está función es imperceptible para el conductor al igual que la del motor, que supuso un auténtico desafío para los técnicos que tuvieron que convertir en utilizable en carretera un motor que, en competición, funciona habitualmente a regímenes extremos.

Con menos de 2 kilos por caballo, el Onyx alcanza elevadas prestaciones sin alterarla pureza y la ligereza de su diseño. Para ello, el Onyx está equipado con un fondo plano de carbono que crea un potente efecto suelo. Así, los elementos aerodinámicos añadidos han podido limitarse a lo estrictamente necesario; las extensiones de la estructura de carbono y el alerón móvil, que genera fuerza deportante sobre el eje trasero en las fases de frenada. La frenada, por cierto, está asegurada por cuatro discos de carbono de 380 mm de diámetro en el eje delantero y de 355 mm en el trasero.



Conversaciones: