SE RECARGA EN 6 MINUTOS

Primer autobús híbrido enchufable comercial de Volvo

El Volvo 7900 Híbrido Eléctrico, alimentado solo con energía eléctrica, recorrerá una ruta urbana de siete kilómetros en Hamburgo sin generar emisiones contaminantes.

Siemens ha diseñado un sistema pionero que carga los autobuses híbridos enchufables en 6 minutos.
Siemens ha diseñado un sistema pionero que carga los autobuses híbridos enchufables en 6 minutos.

Siemens ha equipado con un nuevo sistema de carga eléctrica de alto rendimiento al Volvo 7900 Híbrido Eléctrico, primer autobús híbrido que circulará por Hamburgo a partir del próximo mes de diciembre.

El modelo, dispone un sistema de propulsión híbrido eléctrico, que combina un motor diésel de cuatro cilindros de 240 CV (177 kW) de potencia, con un motor eléctrico de 150 kW y 1.200 Nm de par máximo. Este último recibe la energía de una batería de iones de litio de 19 kWh de capacidad total de almacenamiento, esto permite recorrer en modo eléctrico una distancia de hasta 7 km entre cargas o el 70% de una ruta.

Principales componentes del sistema híbrido eléctrico de Volvo

  1. Motor diésel
  2. Motor eléctrico/generador (I-SAM)
  3. Caja de cambios
  4. ESS (sistema de almacenamiento eléctrico)
  5. Componentes electrónicos
  6. Interfaz de carga a bordo
  7. Interfaz de carga fuera del vehículo
  8. Cargador eléctrico
  9. Red
  10. Elementos auxiliares electrificados

Conducción eléctrica

El autobús funcionará principalmente en modo eléctrico. Para hacer posible la conducción eléctrica completa, el autobús cuenta con dirección asistida eléctrica, compresor de aire eléctrico y una unidad CC/CC que convierte una alimentación de 600 V en una alimentación de 24 V. La unidad CC/CC sustituye al alternador convencional. El vehículo alterna entre la conducción híbrida y la conducción eléctrica completa en función de las condiciones.

Conducción híbrida

Cuando se necesita potencia adicional o cuando la batería alcanza un nivel predeterminado, el autobús pasa a conducción híbrida. El motor diésel y el motor eléctrico propulsan el vehículo al mismo tiempo. El par se distribuye entre las dos unidades en función del estado de carga del sistema de almacenamiento de energía (ESS), la velocidad y otras condiciones.

Carga rápida y automatizada

El autobús se carga mediante una interfaz de carga por contacto que se encuentra en el techo del autobús. Para que el autobús pueda funcionar exclusivamente con energía eléctrica durante todo el recorrido, se han habilitado varias estaciones de carga rápida de Siemens a lo largo de la ruta. Estas se comunican con el autobús mediante tecnología WiFi y las baterías se recargan automáticamente al accionar el freno, en solo seis minutos. Un proceso mecánico que finaliza cuando se alcanza el nivel de carga máximo.

Recuperación de la energía de frenado

Durante el frenado o el retardo, se genera energía cinética que se utiliza para cargar el sistema de almacenamiento de energía (ESS). Esta energía recuperada se utilizará posteriormente para la propulsión o para elementos de consumo auxiliares, como el compresor de aire, la unidad CC/CC o el sistema de aire acondicionado.

Transporte público de Hamburgo

El operador de transporte público de la ciudad de Hamburgo será el encargado de utilizar este nuevo modelo -Híbrido Eléctrico Volvo 7900- que recorrerá mediante propulsión eléctrica un trayecto de unos siete kilómetros, sin producir ninguna emisión contaminante. Este autobús prestará servicio en la Línea de Innovación 109 de la ciudad, entre Alsterdorf y la nueva terminal para autobuses eléctricos.

Con proyectos como este, las ciudades pueden dar un paso decisivo y convertir la movilidad sostenible en su seña de identidad. Y es que uno de los principales problemas de las grandes urbes es el aumento de los traslados urbanos e interurbanos y su impacto en el medio ambiente, algo que repercute en el cambio climático. Según la European Environment Agency, el transporte es responsable del 21 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero de la Unión Europea y alcanza el 25 por ciento en países como España.

Ahorro energético

El Volvo Híbrido Eléctrico 7900 ahorra una media del 75% de combustible diésel, en comparación con un autobús diésel normal, y las emisiones de partículas, NOx y CO2 disminuyen en proporción a dicha reducción.

El combustible diésel ahorrado es sustituido por la electricidad generada con la recuperación de energía al frenar y con la carga de la batería y, debido a que la conducción de un autobús con electricidad resulta mucho más eficiente, el coste y el consumo energético total se reducen considerablemente. El ahorro energético total, electricidad incluida, podrá alcanzar el 60% y el impacto medioambiental se reducirá en igual medida.

Con la tecnología híbrida, podrá recuperarse gran parte de la energía dinámica de los vehículos al frenar o bajar pendientes. Esto supondrá que una gran cantidad de combustible diésel podrá sustituirse por una pequeña cantidad de energía eléctrica. El ahorro energético total se muestra en el diagrama. La referencia diesel se basa en datos que son el promedio anual para una ruta europea de 10 km, con una velocidad media de 18 km/h y 6 minutos de carga en cada terminal.

Conversaciones: