Híbridos y Eléctricos

PROYECTO HA:MO DE 'CAR SHARING'

Toyota fabricará el i-ROAD eléctrico para 'Car sharing'

Toyota fabricará unidades limitadas del vehículo eléctrico de tres ruedas i-ROAD,  para un ensayo de movilidad de coche compartido en la red Ha:mo que opera en Toyota City.

Toyota ha decidido fabricar el vehículo eléctrico de tres ruedas i-ROAD de forma limitada para un ensayo de movilidad bajo la fórmula de coche compartido “car sharing” en la red denominada Ha:mo que opera en Toyota City. El objetivo inicial es el de disponer de un centenar de unidades este mes de octubre.

Ha:mo es un sistema de transporte urbano diseñado para combinar todas las formas de transporte público y privado con el objetivo de mejorar el flujo de tráfico y reducir al mínimo las emisiones, para lo que dispone de una aplicación con funciones que incluyen la sugerencia de nuevas opciones de ruta basada en el flujo de tráfico y los niveles de almacenamiento de la estación de vehículos locales.

i-ROAD, presentado como novedad mundial el pasado mes de marzo en la última edición del Salón del Automóvil de Ginebra es un vehículo de movilidad personal de tres ruedas, eléctrico y compacto, con un cómodo habitáculo cerrado de dos plazas.

El i-Road esta dotado de un motor de 5,4 caballos en las ruedas delanteras y posee una autonomía de 50 kilómetros. Más allá de los 2.350 mm de longitud, 1.445 mm de altura y 1.700 mm de distancia entre ejes, la dimensión clave del ultracompacto vehículo de tres ruedas es una anchura de 850 mm, aproximadamente igual que la un vehículo de dos ruedas convencional. Así, i-ROAD no solo dispone de la misma capacidad de maniobrar libremente incluso ente el tráfico más congestionado, sino que además caben hasta cuatro de ellos en una única plaza de aparcamiento de coche.

El sistema eléctrico sin emisiones del i-ROAD cuenta con una batería de ión de litio que impulsa un par de motores eléctricos de 2 kW montados en las dos ruedas delanteras. Combinando una aceleración enérgica con un funcionamiento muy silencioso, el nuevo i-ROAD tiene una autonomía aproximada de 50 kilómetros, después de los cuales puede recargarse mediante una toma de corriente doméstica convencional en apenas tres horas.

Una de las claves de los mayores niveles de estabilidad, seguridad y confort asociados a la experiencia de conducción del i-ROAD es la nueva e intuitiva tecnología «Active Lean» (Inclinación activa) de Toyota.

El sistema incorpora un motor y un engranaje de inclinación montados sobre la suspensión delantera, y conectados mediante una horquilla a las dos ruedas delanteras. Una ECU calcula la inclinación necesaria en función del ángulo de la dirección, el sensor de giroscopio y la velocidad del vehículo. Luego, el sistema mueve automáticamente las ruedas hacia arriba y hacia abajo en sentido opuesto, y aplica un ángulo de inclinación para contrarrestar la fuerza centrífuga del viraje.

El sistema «Active Lean», que no precisa de ninguna habilidad de conducción especializada, ofrece una experiencia de conducción única con toda la intensidad de una motocicleta y sin necesidad de que el propio conductor estabilice el vehículo en las maniobras a baja velocidad o en parada.

Dado que el sistema «Active Lean» elimina la necesidad de que el conductor baje los pies a la superficie de la vía en ningún momento, la carrocería del i-ROAD puede ser cerrada, hermética y más segura.

Conversaciones: