Híbridos y Eléctricos

PAQUETE DE MOVILIDAD

Polestar y Cake presentan un ciclomotor eléctrico que se recarga durante el transporte

Un ‘portabicicletas’ especial y un cable de carga umbilical permiten al ciclomotor Cake Makka viajar en el Polestar 2 y recargarse en el trayecto. Una vez en la ciudad, el coche queda aparcado en las afueras recargándose siendo el ciclomotor el encargado de realizar los recorridos urbanos.

Ciclomotor electrico cake makka coche electrico polestar 2
Este ciclomotor Makka puede viajar en un “portabicicletas” especial montado sobre el Polestar 2 y recargarse gracias a un cable de carga umbilical que le une a la batería de tracción.

Una nueva edición de la colaboración entre dos de las empresas suecas Cake y Polestar da como resultado un paquete de movilidad formado por un ciclomotor eléctrico que puede recargarse mientras viaja en el coche eléctrico sobre en un ‘portabicicletas” especialmente diseñado para él. El paquete de movilidad eléctrica ha sido presentado por la Cake y ofrece una solución para la movilidad urbana basada en una versión personalizada del nuevo ciclomotor eléctrico Makka, recientemente presentado.

Cake debutó en 2018 en el mercado de las motocicletas eléctricas sorprendiendo con un modelo todoterreno como el Kalk, que posteriormente completó sus variantes con un modelo homologado para circular por carretera. El catálogo ha ido creciendo en los últimos años, incluyendo motocicletas tan curiosas como la Ösa, que es prácticamente un banco de trabajo que alimenta herramientas eléctricas. De ella, al menos en el estilo y las funcionalidades se deriva el primer ciclomotor de la marca, Makka, que se ofrece en dos variantes que ofrecen velocidades y autonomías distintas.

Tras desvincularse de Volvo y convertirse en una empresa independiente centrada en la movilidad eléctrica, la también sueca Polestar ha añadido recientemente nuevas motorizaciones al Polestar 2, una berlina eléctrica premium a la que acompaña otra berlina, el Polestar 1, en este caso híbrida enchufable y que tiene en camino un tercero basado en el Precept.

El Polestar 2 remolcando dos motocicletas eléctricas KALK OR

El Polestar 2 remolcando dos motocicletas eléctricas Kalk OR.

No es de extrañar que las dos empresas se encuentren habitualmente en objetivos comunes y utilicen sus similitudes para unir sus productos. Sucedió por primera vez antes de la llegada al mercado del Polestar 2. El fabricante quiso demostrar que era capaz de superar al Tesla Model 3 en capacidad de remolque publicando algunas fotos del Polestar 2 arrastrando un par de las motocicletas eléctricas CAKE Kalk OR. Y volvió a suceder con la presentación del Re:Move, un patinete eléctrico de tres ruedas desarrollado en colaboración con Cake que Polestar presentó como una solución para el transporte de última milla.

Ahora, Cake anuncia una nueva colaboración con Polestar para proporcionar lo que llama “el primer paquete de movilidad eléctrica”. En él se combina la gran capacidad de las baterías del Polestar 2 para viajar y recorrer grandes distancias con las facilidades de movilidad en las ciudades que ofrecen los ciclomotores Makka. El resultado es un portabicicletas trasero formado por una barra que conforma un soporte en forma de ‘U’ invertida, que se monta en la parte trasera del Polestar 2, y que permite que el ciclomotor pueda recargarse durante el transporte alimentándose directamente de la batería del coche.

Así lo describió Thomas Ingenlath, CEO de Polestar, refiriéndose a esta nueva colaboración como “la oportunidad de abordar desafíos de movilidad más amplios: el ciclomotor se conecta con el Polestar 2 a través de un 'cordón umbilical' que le permite cargarse y estar listo para enfrentarse al interior de las ciudades o a y divertirse fuera de la carretera”.

Cake makka

Los ciclomotores Makka son la última novedad del catálogo de vehículos eléctricos de Cake.

La idea de Cake y Polestar es ofrecer una solución de movilidad para aquellos que se tienen que enfrentar a la congestión del tráfico en unas ciudades, sobre todo las europeas, con restricciones cada vez más exigentes al tráfico y grandes dificultades para encontrar aparcamiento. Con este paquete de movilidad es posible estacionar el Polestar 2 en el exterior de la ciudad , aprovechar para recargarlo, y realizar los recorridos urbanos diarios con el ciclomotor Makka. “Queremos hacer que el futuro de la movilidad sea flexible, accesible y libre de emisiones, mientras buscamos crear ciudades para las personas, no para los coches que contaminan”, ha dicho el CEO y fundador de CAKE, Stefan Ytterborn.

Por ahora, Cake y Polestar no han anunciado los precios a los que se ofrecerá el paquete de movilidad completo, que incluirá el portabicicletas, el sistema eléctrico de conexión con un cable de carga umbilical y el ciclomotor, cuyo precio de venta, en su versión más asequible, es de 3.500 euros.

Conversaciones: