Híbridos y Eléctricos

ALGUNAS CUESTIONES TÉCNICAS

En scooter eléctrico, camino hacia el mar…

El scooter eléctrico puede convertirse en el deseo placentero de cualquier adolescente. El querer llegar lo más lejos posible, descubrir nuevos horizontes  y acompañarse de aquella muchacha/o que te quiere, puede ser la excusa para un día inolvidable.

El scooter eléctrico puede convertirse en el deseo placentero de cualquier adolescente. El querer llegar lo más lejos posible, descubrir nuevos horizontes  y acompañarse de aquella muchacha/o que te quiere, puede ser la excusa para un día inolvidable.

Esa sensación de felicidad y de libertad compartida, al salir del ámbito familiar y social para perderse en un trayecto desconocido e íntimo, tiene que ir acompañada de la responsabilidad, y esta nos obliga a tener en cuenta una serie de medidas para evitar cualquier situación de peligro. Porque tanto tú, como tu compañera/o de viaje, os merecéis un futuro compartido de buenos recuerdos. Sin sobresaltos ni incidentes que lo puedan empañar.

En La Mutua, que saben de riesgos y de situaciones difíciles,  nos dan unos consejos interesantes para una conducción con pasajero más segura, además de ofrecernos una amplia gama de seguros de scooter que se adaptan a tus características. Por esto queremos que dediquéis unos minutos a plantearos algunas de estas cuestiones técnicas que pueden ayudar y hasta salvaros de algún infortunio.


1. Más espacio
Cuando vas en scooter por un entorno tan poco «controlado» como es una ciudad, tienes que dejar espacios para poder evitar situaciones de riesgo: aléjate del coche que te precede y aléjate de coches aparcados o de aceras en las que haya gente, niños jugando o animales. Si vas acompañado, esos espacios deberán ser todavía mayores, puesto que tu tiempo de reacción será más lento y las reacciones del scooter o moto también. Ten en cuenta que quien te acompañe puede asustarse por la situación y puede desequilibrarte: ése es otro buen motivo para mantener márgenes mayores; no solo evitar tus sustos, sino también los suyos. Ten cuidado también al pasar entre coches en el atasco: hazlo con decisión y sólo cuando lo veas claro.


2. Frenos traseros
El reparto de pesos de una moto o scooter cambia radicalmente cuando llevamos pasajero: la carga sobre el neumático trasero será mucho más alta y su límite de adherencia mucho mayor, de forma que podremos apoyarnos mucho más en el freno trasero que cuando vamos en solitario, sobre todo si es ante una emergencia. De igual forma, en el primer momento de la frenada, la rueda delantera tiene muy poca carga y podría bloquearse más fácilmente de lo que estás acostumbrado: deberás entrenarte, con pasajero, a tirar de freno trasero en continuo y tirar de freno delantero ligeramente en un primer momento hasta que notes cómo la transferencia de masas lleva más carga al neumático frontal (se empezará a hundir), antes de dar más presión con la maneta derecha.


3. Trazadas limpias
Nunca hay que ser brusco conduciendo sobre dos ruedas (ni sobre cuatro), pero al llevar pasajero esto es especialmente cierto: olvídate de llegar al semáforo, «clavar» los frenos y «tirar» la moto para doblar la esquina. Con pasajero, la suspensión se habrá hundido notablemente y la distancia libre al suelo habrá disminuido mucho, de forma que será muy fácil llegar a rozar con los estribos (moto) o el caballete (scooter) o escape (ambos). Si la presión sobre una pieza fija (caballete, escape) es muy grande, aparte de arañarla, disminuirá la presión sobre las otras partes en contacto con el asfalto… Sí, las ruedas. Es una situación bastante típica en scooter y sencilla de evitar, trazando con finura y evitando inclinar demasiado: cada scooter tiene su límite y deberás descubrir el del tuyo, pero hazlo con seguridad y progresivamente.


4. Anticipación
«Anticiparse» no sólo significa ser capaz de prever los movimientos de los demás vehículos entrenando la mirada y ese «sexto sentido» que las dos ruedas desarrollan. Anticiparse es también prepararse antes de emprender la marcha: retoca la regulación de precarga de los muelles traseros para que no se hunda tanto al ir dos a bordo; fíjate dónde quedan los reposapiés del pasajero y dónde pone sus pies y rodillas para evitar que os estorbéis (debes poder conducir cómodamente); enséñale a sujetarse, mejor las manos a los lados de tu cintura o hacia el depósito (moto) que en las asas (se desequilibrará al frenar). Y pídele atención al tráfico, que mantenga su casco al lado del tuyo (cambiando de lado), no detrás.


Consejos para los menos experimentados

  • Habla, sin distraerte de tu conducción, pero evitando quedarte callado concentrándote «demasiado» en el pilotaje.
  • No dejes que las “ganas de exhibición” te metan en un lío. La actitud correcta cuando vas a llevar a alguien es ir tranquilo, relajado y atento.
  • Charla tranquilamente mientras mantienes tu atención en el tráfico que vas dejando atrás, y querrán volver a acompañarte.
Conversaciones: