Híbridos y Eléctricos

UNA BERLINA ¿DEPORTIVA? CON 360 CV

Probamos el Peugeot 508 PSE: el Peugeot más potente* de la historia es una berlina enchufable

Hemos tenido la primera toma de contacto con el Peugeot 508 PSE, el modelo de serie más potente en la historia de Peugeot. Su mecánica híbrida enchufable tiene 360 CV y le acompaña un chasis puesto a punto por Peugeot Sport. Pero ¿es suficiente esta receta para considerarse una berlina realmente deportiva?

peugeot-508-pse_portada
Peugeot 508 PSE

Durante años, las siglas GTI en Peugeot han ido asociadas a coches muy divertidos de conducir. Algunos de ellos, como el mítico 205 GTI, quedarán grabados en los libros de historia automovilística. Esas siglas serán sustituidas, o evolucionarán, por PSE: las iniciales de Peugeot Sport Engineered. El nuevo Peugeot 508 PSE es el primero en llevarlas y el que adelanta la electrificación de los modelos más deportivos de la marca. Una berlina con mecánica híbrida enchufable y 360 CV que hemos podido probar por primera vez.

La deportividad empieza por el exterior y entra por el ojo

El 508 PSE no pasa desapercibido. Su color gris Selenium, los acentos en verde lima Kryptonite o las llantas de 20 pulgadas lo ponen fácilmente en el punto de mira de cualquiera. Es mucho más agresivo que un 508 convencional, algo digno de aplaudir en estos tiempos en los que muchas veces no se distingue la versión más deportiva de un coche de una versión convencional con “kit estético X”.

peugeot-508-pse-2021-03

Además de por el color gris Selenium que viene de serie, el 508 PSE se distingue por los detalles en verde lima en las entradas de aire frontales y las pinzas de freno; la parrilla en negro; por las tres barras verdes del logo PSE presentes en el capó (junto a la inscripción 508) y en el pilar C; los apéndices aerodinámicos en los paragolpes delantero y trasero y los faldones laterales; las llantas de 20 pulgadas en color negro; o la doble salida de escape.

También es ligeramente más bajo (10 mm en el eje delantero y 1 mm en el trasero) que un 508 convencional, y tiene vías 24 mm más anchas en la parte delantera y 12 mm en la trasera. Aunque esto es difícil de “medir” a simple vista, lo que sí está claro es que el coche se ve un poco más bajito y ciertamente más ancho que un 508 estándar. El 508 PSE es el hermano “cachas” de la familia.

peugeot-508-pse-2021-01

En el interior también hay costuras en color verde lima y blanco por doquier: en los asientos, en el volante, en las puertas, en el salpicadero… El volante, bastante más pequeño de lo que aparenta en fotos, tiene también las tres líneas de PSE en la parte baja. Pese a lo que pueda parecer, los asientos -tapizados en piel, tela y Alcantara- están más enfocados al confort que a la deportividad y, de hecho, son bastante cómodos. Tienen regulación eléctrica, soporte lumbar eléctrico, están calefactados y cuentan con 5 modos de masaje distintos (con tres niveles de intensidad cada uno).

En el habitáculo hay detalles de mucha calidad, como los botones metálicos delante de la pantalla táctil, con un acabado y tacto exquisitos. Tienen funciones de acceso rápido a menús como el climatizador, navegador, música, aplicaciones, etc-. Tanto el salpicadero como las puertas y la consola central tienen unos ajustes robustos, con materiales agradables al tacto y generan una buena sensación de calidad percibida -que, en este caso, no es solo sensación percibida sino real-.

peugeot-508-pse-2021-04

Es fácil encontrar una posición de conducción cómoda y adecuada para disfrutar conduciendo. Sin embargo, en mi caso, esa posición ideal para conducir no me deja ver el cuadro de instrumentos al completo. Tengo que estirar un poco el cuello para poder ver todo. Si quiero tener una visión integral del i-Cockpit digital -así es como llama Peugeot al cuadro de instrumentos-, tengo que poner el volante más bajo de lo que me gustaría, demasiado cerca de las piernas.

Viniendo de la división Peugeot Sport, cabía esperar que el chasis del 508 PSE estuviese bien afinado. Y lo está. El 508 PSE tiene un tacto firme -especialmente en modo Sport, con el que la dirección y la suspensión se vuelven más duras-, con una dirección bastante rápida y precisa. En esto ayuda tener barras estabilizadoras más gruesas, con 22 mm de diámetro. Sin embargo, el peso del coche -poco más de 1.900 kg en orden de marcha- se deja notar en las curvas más lentas y en las frenadas fuertes. Le falta quizá un plus de agilidad en este sentido para poder hablar de una berlina realmente deportiva.

peugeot-508-pse-2021-09

Los frenos, con discos de 380 mm y pinzas de cuatro pistones en el eje delantero, tienen buena potencia pero el pedal de freno tiene un tacto cuando menos mejorable. El tramo inicial del recorrido es extremadamente blando -aunque el coche muerde enseguida-, y solamente cuando hemos pisado un tramo importante del recorrido empieza a oponer más resistencia, con una sensación más típica de unos frenos hidráulicos.

El Peugeot 508 PSE ostenta el título de ser el Peugeot de serie (aquí el matiz del título) más potente de la historia de la marca. Y corre, corre bastante. Según los datos oficiales, hace el 0-100 km/h en 5,2 segundos y el 80-120 km/h en solamente 3 segundos exactos.

peugeot-508-pse-2021-06

Su mecánica híbrida enchufable entrega un máximo de 360 CV de potencia y 520 Nm de par (en el modo Sport), fruto de combinar un motor de gasolina 1.6 PureTech turbo de 200 CV y dos motores eléctricos, uno en cada eje. Los motores eléctricos se alimentan de una batería de iones de litio con 11,8 kWh de capacidad. Al tratarse de un híbrido enchufable, se beneficia de la etiqueta Cero de la DGT.

El motor eléctrico del eje delantero va integrado en la caja de cambios automática e-EAT8 y tiene 110 caballos de potencia. El motor eléctrico trasero mueve solamente las ruedas posteriores y entrega 113 caballos de potencia máxima. Esta configuración mecánica le permite tener tracción en las cuatro ruedas.

Una berlina muy rápida y con un tacto firme, aunque también muy confortable

En modo Sport, aceleras a fondo y tienes una respuesta inmediata de los motores eléctricos, pero el motor térmico tarda algo más de la cuenta en responder. Es como si vas a echar una carrera con un amigo y, justo antes de salir, le dices «mira ese pájaro azul» mientras tú aprovechas para salir corriendo con ventaja. La diferencia de tiempo entre tu salida y la de tu amigo “el despistado” es la que se produce entre los motores eléctricos y el motor térmico en el 508 PSE. Con ese leve intervalo de tiempo, al final tenemos una aceleración en una especie de dos tiempos.

peugeot-508-pse-2021-02

Detrás del volante tenemos dos levas, una a cada lado, lo que potencialmente invita a pensar que quizá tenemos un modo manual para el cambio. Nada más lejos de la realidad: podemos probar a cambiar de manera manual, pero la gestión electrónica cambia pronto de marcha -tanto hacia arriba como hacia abajo- si no lo haces tú. Así que olvida hacer una conducción deportiva o espirituosa, como dirían los anglosajones, jugando con el cambio secuencial.

En los modos Hybrid y Confort el sistema híbrido funciona igual y tenemos 330 CV de potencia máxima. No percibí diferencias notables en el rendimiento y la respuesta de los motores entre ambos modos de conducción. Eso sí, la suspensión -con amortiguadores de dureza variable en tres posiciones- es más cómoda en Confort. Con este tarado de suspensión puedes hacer cuantos kilómetros desees -o cuantos te permitan las reservas energéticas antes de la próxima parada a repostar- sin apenas cansancio. En este sentido, las cualidades del 508 convencional siguen presentes en el 508 PSE.

peugeot-508-pse-detalle (2)

El modo 4WD está pensado para condiciones de baja adherencia. Aunque tenemos siempre los 3 motores a disposición, tiene otro mapa motor y la entrega de potencia es algo más calmada. Por último, el modo EV totalmente eléctrico ofrece 140 CV de potencia máxima y se puede circular a un máximo de 140 km/h. Tiene una autonomía teórica de 42 kilómetros en modo completamente eléctrico, según el ciclo de homologación WLTP.

Durante esta primera toma de contacto, no pudimos comprobar la autonomía en modo eléctrico. Los datos de consumo obtenidos también son orientativos, aunque podemos extraer algunas conclusiones ya que recorrimos bastantes kilómetros por autovía y carreteras nacionales. En autovía y en modo Hybrid/Confort, a la velocidad máxima legal, conseguimos hacer un consumo medio de 6 litros/100 km según el ordenador de a bordo. En una conducción deportiva bastante agresiva y en modo Sport, el consumo de gasolina se puede ir fácilmente por encima de los 10 litros.

El Peugeot 508 PSE tiene un precio de 62.200 euros

peugeot-508-pse (2)

Vayamos a la parte más peliaguda: el precio. El Peugeot 508 PSE cuesta 62.200 euros con carrocería berlina. Con la carrocería SW familiar, el precio asciende a 63.400 euros. Entre el equipamiento incluye suspensión de dureza variable, cámara de visión nocturna, Head-up Display, sistema de audio FOCAL con 10 altavoces, asientos con masaje, techo panorámico practicable y todos los asistentes a la conducción y de seguridad disponibles en Peugeot.

Es una diferencia muy grande respecto al 508 Hybrid más barato que puedes comprar, el 508 Allure Hybrid 225, que cuesta 40.950 euros (y puede reducirse con las ayudas del Plan MOVES III). Si intentamos igualar el equipamiento del 508 PSE, nos encontramos que la diferencia se reduce sustancialmente, pues un Peugeot 508 GT Hybrid 225 cuesta 54.220 euros. 

peugeot-508-pse-2021-07

Además de contar con un solo motor eléctrico y ser menos potentes, los 508 híbridos enchufables “normales” no están disponibles con tracción a las cuatro ruedas; pero tienen a su favor una mayor autonomía en modo eléctrico y la posibilidad de acogerse a las ayudas del Plan MOVES III.

El Peugeot 508 PSE pretende desmarcarse de sus hermanos con una estética mucho más radical y una mecánica que no lo es tanto. El diseño parte de una buena base (el 508 es un coche atractivo) y es un acierto, en mi opinión, pues el coche tiene una presencia imponente. Es sobradamente rápido, tiene un tacto firme y un comportamiento bastante neutro, pero le falta ese punto de brillantez y deportividad que sí tienen otros modelos con el sello de Peugeot Sport.

Conversaciones: