Híbridos y Eléctricos

PROBAMOS LA VERSIÓN CON MÁS AUTONOMÍA

Prueba Skoda Enyaq iV: eléctrico, familiar y una gran relación precio/producto

Hemos tenido la primera toma de contacto con el nuevo Skoda Enyaq iV 80, la versión con más autonomía del nuevo SUV eléctrico de Skoda. Un coche de enfoque familiar que sorprende por el silencio de marcha, el espacio a bordo y su buena calidad general.

skoda-enyaq_portada
Skoda Enyaq iV

El nuevo Škoda Enyaq es la propuesta de la marca checa para desembarcar en el terreno de los SUV eléctricos, si bien como veremos más adelante, lo de SUV puede dar lugar a matices. El Enyaq forma parte de la ofensiva eléctrica del Grupo Volkswagen con la plataforma MEB, y si te lo estabas preguntando… Sí, está “hermanado” con el Volkswagen ID.4, aunque después de nuestra primera toma de contacto hemos identificado algunas claras diferencias.

Aunque se enmarca dentro del segmento D-SUV y Škoda lo denomina como SUV, decía antes que cabía un matiz porque, a nivel visual, el Enyaq cumple algunos rasgos propios de un monovolumen, aunque tampoco sea estrictamente uno de estos. La carrocería del Enyaq mide 4,65 metros de longitud y la distancia entre ejes es de 2,77 metros. Aunque es la misma distancia entre ejes del ID.4, el Škoda es 64 milímetros más largo que el Volkswagen, una ganancia de longitud que se consigue en unos voladizos delantero y trasero algo mayores.

skoda-enyaq-iv-2021-10

Škoda Enyaq iV 80.

Es un coche grande, con una anchura de 1.879 mm (sin contar espejos retrovisores) y 1.616 mm de altura. Su tamaño, junto con una cintura bastante elevada, se deja notar en el peso visual de la chapa en la carrocería; el Enyaq necesita tener plásticos negro en la zona baja para descargar visualmente la superficie de chapa. También por eso tenemos (opcionalmente) llantas de hasta 21 pulgadas.

Los trazos rasgados y con muchas aristas de por medio en la calandra, los faros o los paragolpes, contrastan con las líneas más redondeadas del Volkswagen ID.4, con el que, recordemos, comparte plataforma, motores y tecnología y que es, además, su más directo rival. La parrilla delantera, carenada por motivos aerodinámicos, se puede elegir con iluminación LED dentro del 'Paquete LED XL', que cuesta 2.035 euros, para combinar con los faros LED matriciales.

skoda-enyaq-iv-2021-13

Škoda Enyaq iV 80.

Lo que parece claro es que, a nivel general, este Škoda es algo más atrevido de lo que habitualmente nos tenía acostumbrados la marca, con un diseño más trabajado y que (aquí entran los gustos personajes, siempre subjetivos) funciona bien en líneas generales. Quizá la parte trasera es la menos agraciada por resultar un poco anodina.

El interior sigue los rasgos identificados de los nuevos modelos Škoda. El volante, por ejemplo, algunos mandos o los botones bajo la pantalla táctil central recuerdan al nuevo Octavia. 

skoda-enyaq-iv-2021-llantas

El Škoda Enyaq iV puede equipar llantas de hasta 21 pulgadas (como en la imagen).

Dependiendo del acabado elegido para el habitáculo (hay siete distintos), tendremos diferentes tapicerías, molduras y combinación de materiales. En nuestra unidad, el Enyaq llevaba el interior ecoSuite, con una elegante tapicería de piel sintética de color marrón que también está presente en el salpicadero, los paneles de las puertas, el túnel central y el reposabrazos. La piel marrón no sólo aporta un plus de elegancia, también aumenta notablemente la sensación de calidad percibida a nivel visual y táctil.

La parte superior del salpicadero es una superficie blanda/acolchada, debajo encontramos el plástico tapizado en símil de piel de marrón y si seguimos barriendo con la mirada de arriba abajo, después nos encontramos con las molduras decorativas (que rodean a las salidas de ventilación), que en nuestra unidad combinaba plástico piano negro y una delgada tira con aspecto cromado.

skoda-enyaq-iv-2021-01

Plazas delanteras del Škoda Enyaq iV.

Škoda ha jugado con la combinación de materiales y colores, así como con las superficies, para crear un ambiente agradable y moderno en el interior. Un interior con espacio para que puedan viajar cinco adultos cómodamente, ya que en la fila trasera hay buenas cotas de espacio tanto para las rodillas como en altura al techo y en anchura total.

No todo son bondades dentro de esa “modernidad”, en la que también hay detalles un tanto extraños. La palanca cambios es absurdamente pequeña y hecha de un plástico cuya sensación de calidad desentona con el resto. Los tiradores para abrir las puertas, de aspecto metálico, son bonitos pero no están tan integrados como en el Octavia, por ejemplo. Aquí en el Enyaq no acompañan la curvatura de la puerta, están muy rectos y dan sensación de estar un poco “a su bola”. 

skoda-enyaq-iv-2021-03

El túnel central destaca por los numerosos huecos para dejar objetos. La palanca del cambio es demasiado pequeña.

En cualquier caso, el habitáculo transmite buena sensación de calidad a nivel general. Además viene con las ya habituales soluciones prácticas de Škoda: un paraguas en la puerta del conductor, un rascador de hielo incorporado, dos bases de carga inalámbrica para teléfonos móviles, enchufe de 230 V para los pasajeros traseros, varios puertos USB-C y un montón de huecos portaobjetos en todo el habitáculo (incluidos dos reposavasos entre los asientos) con el fondo de goma para que los objetos no hagan ruido. Todo ello acompañado de un generoso maletero de 585 litros de capacidad.

Delante del conductor, por detrás del volante, tenemos una pequeña pantalla de 5,3 pulgadas haciendo de cuadro de instrumentos. Muestra la información más esencial, como la velocidad instantánea, autonomía, testigos, indicaciones del navegador y asistentes a la conducción. La unidad probada equipaba también el head-up display con realidad aumentada.

skoda-enyaq-iv-2021-14

Škoda Enyaq iV 80.

En posición central y orientada ligeramente hacia el conductor, tenemos una segunda pantalla para el sistema multimedia. Es táctil, como es lógico en estos tiempos, y bastante grande: 13 pulgadas de diagonal. Prácticamente todos los sistemas del vehículo se controlan desde esta pantalla, que tiene una respuesta táctil razonablemente buena. Sin embargo, el sistema operativo y la organización de algunos menús y/o funciones es mejorable. El sistema de infoentretenimiento tiene conectividad inalámbrica con Android Auto, Apple CarPlay y MirrorLink.

Bajo la pantalla tenemos varios botones físicos con accesos directos al climatizador (aunque se maneja desde la pantalla), el selector de modos de conducción, el asistente de aparcamiento, el desbloqueo de las puertas, los intermitentes de emergencia y los botones para desempañar las lunetas delantera y trasera. Algunas funciones del coche se pueden manejar mediante el sistema de reconocimiento de voz, aunque durante esta breve toma de contacto no pudimos probar bien el funcionamiento dicho sistema. El coche incorpora servicios Škoda Connect que permiten comprobar desde el móvil la autonomía restante, activar el aire acondicionado o controlar el progreso de la recarga.

skoda-enyaq-iv-2021-plazas traseras

Plazas traseras del Škoda Enyaq iV 80.

La primera prueba del Škoda Enyaq nos llevó más de un centenar de kilómetros por vías de todo tipo: zonas urbanas, carreteras de curvas y autopista. La unidad que probamos era un Enyaq iV 80: equipa un motor eléctrico de 204 caballos que mueve las ruedas traseras y una batería de 77 kWh de capacidad útil. Esta es la versión con más autonomía, llegando a homologar 520 kilómetros de autonomía según el ciclo WLTP.

Es también, probablemente, la mejor versión por relación potencia/prestaciones/autonomía. Habrá quizá algunos clientes que piensen que 204 CV pueden ser demasiados en un coche de enfoque familiar, pero creedme que no vienen de más cuando hay que mover las 2,1 toneladas que pesa el coche.

Tampoco vienen de menos. El motor eléctrico ofrece buena respuesta en toda circunstancia y los 310 Nm de par máximo son más que suficientes no sólo para mover el coche, sino para moverlo con garantías en un adelantamiento o para mantener velocidades altas en autovía (la velocidad máxima está limitada a 160 km/h).

skoda-enyaq-iv-2021-07

Škoda Enyaq iV 80.

Tiene varios modos de conducción que afectan, entre otras cosas, a la respuesta del motor. En el modo Sport tenemos la respuesta más viva al pedal del acelerador y en el modo Eco la más apaciguada. En medio, las posiciones Normal y Comfort, con poca diferencia entre ambos en cuanto a respuesta del motor.

Podemos también regular la dureza de la suspensión en 15 niveles distintos (quizá demasiados en un coche de calle) gracias al sistema DCC adaptativo. Las diferencias entre un nivel y su inmediatamente anterior/posterior son inapreciables (quien te diga que sí, probablemente esté mintiendo). Lo que sí se aprecia es un rodar más refinado en la posición Comfort (más suave), mientras que con la suspensión en Sport (amortiguadores más duros) sientes más intensamente las irregularidades del firme y el balanceo se contiene un poquito mejor, aunque no consigue esconder las inercias del coche.

skoda-enyaq-iv-2021-08

La pantalla multimedia central es táctil y tiene 13 pulgadas.

Pero siendo honestos, no vas a querer llevarte este coche de tramo ni nada que se le parezca. Su conducción dista bastante de ser emocionante (tampoco es lo que pretende). Por eso, lo realmente interesante es el nivel de confort que transmite para viajar por autovía. Suele decirse siempre que los coches eléctricos son silenciosos, pero dependiendo del modelo, precisamente la ausencia de motor de combustión puede resaltar carencias para aislar otros ruidos como el aerodinámico o el de las ruedas. En este caso, del Škoda Enyaq podemos afirmar que es un coche muy silencioso con todas las de la ley. Está francamente bien insonorizado tanto a nivel aerodinámico como de rodadura (mejor que el ID.4, por si te lo estabas preguntando), y eso que calza buenos zapatos.

En estas primeras tomas de contacto no podemos extraer conclusiones precisas sobre el consumo del coche, aunque sí las primeras referencias. Durante el recorrido de la presentación, acabamos con un consumo de 17,7 kWh/100 km según el ordenador de a bordo. Un consumo que se antoja bastante bueno teniendo en cuenta el tamaño y peso del coche, que no buscamos la eficiencia y que circulamos con el aire acondicionado puesto en todo momento (a todo trapo además, debido a las temperaturas exteriores).

skoda-enyaq-iv-2021-salpicadero

Salpicadero del Škoda Enyaq iV 80.

Como es habitual en los coches eléctricos, el Enyaq iV equipa un sistema de recuperación de energía en las frenadas o deceleraciones, que ofrece varios niveles de retención/recuperación. El modo B quizá es el más recomendable para usar por ciudad usando un solo pedal, pero el grado de retención me parece demasiado intenso para carretera, donde preferí seleccionar el segundo nivel de retención del modo D (o dejarlo en automático). El nivel de retención se puede elegir mediante unas levas detrás del volante: la leva izquierda aumenta el nivel de retención y la leva derecha lo disminuye.

Y ya que hablamos de la recuperación energética, hablemos de la recarga con enchufe. Dependiendo de la versión, el Enyaq puede tener carga rápida a 50, 100 o 125 kW de potencia en corriente continua. En el mejor de los casos, con 125 kW de potencia la batería se puede cargar hasta el 80 % en 38 minutos. En un punto de carga de 50 kW se necesitan entre 64 y 76 minutos. Por otro lado, con la potencia máxima admitida en corriente alterna (11 kW), una recarga completa requiere 7,5 horas.

skoda-enyaq-iv-2021-12

Škoda Enyaq 80 iV.

Si lo cargamos en casa, en un enchufe doméstico Green’Up de 3,7 kW se necesitan entre 18 y 24 horas, dependiendo de la versión, para recargar la batería completamente. En el típico cargador de pared (wallbox) de 7,4 kW se necesitan entre 8 y 12 horas, dependiendo de si es una versión con batería de 58 o de 77 kWh.

Gama y precios del Škoda Enyaq iV

En nuestro país se venderá con dos tamaños de batería y tres versiones distintas. Los Enyaq Sportline llegarán a finales de este año. Los precios de la gama, incluyendo descuentos de la marca y ayudas del Plan MOVES III, parten de las siguientes tarifas: 

  • Enyaq iV 60 (180 CV, 390 km de autonomía WLTP): desde 29.900 euros
  • Enyaq iV 80 (204 CV, 520 km de autonomía WLTP): desde 35.900 euros
  • Enyaq iV 80x (265 CV 4x4, 460 km de autonomía WLTP): desde 38.600 euros
  • Enyaq iV Sportline 80 (204 CV, 520 km de autonomía WLTP): desde 39.900 euros
  • Enyaq iV Sportline 80x (265 CV 4x4, 460 km de autonomía WLTP): desde 42.600 euros

La versión iV 60 es la única que monta la batería de 58 kWh de capacidad útil. Las versiones 80 llevan la batería de mayor capacidad disponible, con 77 kWh netos. Por otro lado, las versiones 80x llevan un segundo motor eléctrico en el eje delantero, dotándolas de tracción en las cuatro ruedas.

skoda-enyaq-iv-2021-05

Škoda Enyaq 80 iV.

En el primer cuatrimestre de 2022 saldrá a la venta el Š​koda Enyaq RS iV, con dos motores eléctricos, tracción integral y una potencia de 306 CV. Esta versión más deportiva homologa 460 km de autonomía WLTP. 

Con un precio de partida de 29.900 euros (incluyendo ayudas), el Enyaq se postula como una alternativa interesante dentro de los SUV eléctricos de tamaño medio. Incluso en la versión Enyaq 80 iV, la de mayor autonomía, los 35.900 euros por lo que puede adquirirse siguen ofreciendo una relación precio/producto muy interesante. 

Conversaciones: