Híbridos y Eléctricos

LA AUTONOMÍA ES PRIORIDAD

¿Cómo es el neumático ideal para que el coche eléctrico tenga mayor autonomía?

Estrechos, altos, resistentes y poco ruidosos. Son las características ideales que deben tener los neumáticos para los coches eléctricos. 

¿Cómo es el neumático ideal para el coche eléctrico?
¿Cómo es el neumático ideal para el coche eléctrico?

En un automóvil de combustible fósil, la elección de los neumáticos se debe sobre todo a un aspecto estético. Por el contrario, en un coche eléctrico, en el que la energía de la batería suele ser limitada, la selección de los neumáticos se basa principalmente en mejorar la autonomía del vehículo.

La era de los neumáticos anchos y de bajo perfil ha llegado a su fin con los vehículos a batería, cuyo rendimiento se ve beneficiado de una rueda más alta y estrecha, con una superficie menos expuesta al contacto con el pavimento para reducir la fricción.

La influencia de los neumáticos en el rendimiento energético del automóvil es crucial. De acuerdo a Michelin, la resistencia a la rodadura es la responsable de hasta un 20% de la energía que consume el coche.

Por lo general, los neumáticos de los vehículos eléctricos son más estrechos para favorecer la aerodinámica y reducir la resistencia al avance. La fricción que genera el contacto de la rueda con el pavimento contribuye al consumo de la batería. La altura de las ruedas también es prioridad para los fabricantes, ya que pueden aprovechar mejor la poderosa fuerza par que ostenta un automóvil eléctrico, a diferencia de un neumático de diámetro más reducido, más apropiado para el vehículo de gasolina.

Los automóviles eléctricos deben usar neumáticos creados para reducir el consumo y capaces de resistir secuencias de frenado más continuas. También es importante que sean más silenciosos, limitando casi a cero el ruido que se filtra a la cabina, y que ofrezcan un óptimo agarre.

Michelin, líder del sector eléctrico

Michelin-Energy-EV_micocheelectrico

Nadie conoce mejor el sector de los neumáticos que Michelin, que fabrica neumáticos para el 45% de los coches eléctricos fabricados en Estados Unidos, incluidos el Tesla Model S, Model X, Nissan Leaf, Chevrolet Volt y el Chevrolet Bolt. Además, es el único proveedor de neumáticos para la Fórmula E.

La firma francesa creó el Energy E-V, un neumático exclusivo para coches eléctricos, fabricado de forma conjunta con Renault, y usado por el Renault Zoe. Este modelo de neumático, elaborado en llantas de 15 y 16 pulgadas, reduce la resistencia de rodadura un 20%, lo que se traduce en un aumento de la autonomía del 6%. El neumático se sella automáticamente en caso de pinchazo, eliminando la necesidad de un kit de repuesto o un kit de inflado. También es más liviano, lo que favorece al alcance.

Sin embargo, los avances más importantes en la industria de los neumáticos los ha propiciado Tesla, cuyos automóviles de gama alta dotados de una enorme potencia han requerido del máximo esfuerzo de los ingenieros de Michelin. Para los vehículos de Elon Musk, Michelin creó un compuesto que minimiza la acumulación de calor, permitiendo que el caucho preserve su rigidez y no se doble excesivamente mientras conduce. Es una gran combinación de rigidez y agarre, minimizando la resistencia a la rodadura y extendiendo la vida útil del neumático.

El Tesla Model S cuenta con una variante hecha a medida de los neumáticos Pilot Sport 2 de Michelin, diseñados para automóviles deportivos con mayor fuerza par. "Los coches eléctricos más pequeños se preocupan principalmente por la resistencia a la rodadura para extender su alcance, pero Tesla también quiere una óptima experiencia de conducción y bajo nivel de ruido", asegura Ed Gliss, ingeniero de neumáticos de Michelin, a la revista Wired.

Conversaciones: