Híbridos y Eléctricos

TRANSPORT & ENVIRONMENT

Alertan del riesgo a desperdiciar 27.000 millones de euros en inversiones en baterías

Europa corre el riesgo de desperdiciar 27.000 millones de euros en inversiones en baterías si no refuerzan las normas sobre emisiones de CO2 de coches y furgonetas, según Transport & Environment.

baterias
Producción de baterías.

La Federación Europea de Transporte y Medio Ambiente (T&E, por sus siglas en inglés) ha alertado del riesgo que corre Europa de desperdiciar 27.000 millones de euros en inversiones en baterías si no se endurecen los objetivos de dióxido de carbono (CO2) de los coches y furgonetas.

Tal como ha explicado la asociación, a pesar de que los fabricantes han invertido miles de millones en la industria de las baterías, y Europa está preparada para tener suficientes pilas para alimentar más del 90% de todas las ventas de vehículos para 2030, una desaceleración en las ventas de coches eléctricos podría poner en peligro la posibilidad de que el 'Viejo Continente' se convierta en líder mundial de esta clase de automóviles.

El creciente mercado de vehículos eléctricos en Europa ha dado lugar a planes para establecer 38 gigafábricas de baterías, con un total de más de 1.000 gigavatios hora (gWh) de producción y casi 40.000 millones de euros en inversión.

Sin embargo, los "débiles" objetivos de CO2 entre 2022 y 2029 dan a los fabricantes pocos incentivos para aumentar las ventas de coches eléctricos para esa fecha. Esto hará que más de la mitad de la producción esperada no tenga mercado.

Ecologistas ven riesgo de desperdiciar 27.000 millones si no se endurecen los objetivos de CO2

"La industria de las baterías está respondiendo con éxito a las ambiciones europeas de movilidad eléctrica, pero los responsables políticos de la Unión Europea no brindan certeza regulatoria ni garantizan un mercado adecuado para los vehículos eléctricos", ha lamentado la responsable de Vehículos y Movilidad de T&E, Julia Poliscanova.

Por ello, ha insistido en que la UE y Reino Unido deberían elevar sus objetivos de CO2 a lo largo de la década actual para evitar desperdiciar miles de millones de inversiones y "descarrilar el boom de las baterías".

Según sus cálculos, la producción planificada de baterías podría ser casi tres veces mayor que la demanda entre 2025 y 2030.

Conversaciones: