Híbridos y Eléctricos

INVERTIRÁ 144 MILLONES

BMW triplica la producción de fibra de carbono

BMW invertirá 144 millones en ampliar su planta de Moses Lake (EEUU), como respuesta al aumento de la demanda de fibra de carbono en la fabricación de automóviles.

BMW invertirá 144 millones en ampliar su planta de Moses Lake (EEUU).
BMW invertirá 144 millones en ampliar su planta de Moses Lake (EEUU).

BMW, a través de la 'joint venture' que mantiene con SGL Group, SGL Carbon Fibers, invertirá 200 millones de dólares (144 millones de euros al cambio actual) adicionales en la ampliación de la fabrica de Moses Lake, en el Estado de Washington (EEUU), como respuesta al aumento de la demanda de fibra de carbono en la fabricación de automóviles.

Esta inyección económica conjunta con SGL Group se suma a los 100 millones de dólares (72 millones de euros) ya invertidos en este centro, cuya ampliación no está previsto que se complete hasta principios del próximo ejercicio.

La expansión de sus instalaciones permitirá al centro de Moses Lake convertirse en la fabrica de fibra de carbono más grande del mundo y propiciará la contratación de 80 nuevos empleados, hasta alcanzar una plantilla de 200 trabajadores.

Actualmente, la planta de Moses Lake opera, en exclusiva para BMW i, en dos líneas de producción que generan 3.000 toneladas de fibra de carbono por año. Para este verano hay prevista la ampliación de otros dos líneas de producción que actualmente se están construyendo lo que significa doblar la capacidad de producción a 6.000 toneladas de fibra de carbono al año.

La fibra de carbono se utiliza en la fabricación de sus modelos i3 (eléctrico) e i8 (híbrido enchufable).

Con la nueva inversión y la ampliación del centro, la previsión de la empresa es que la producción se triplique hasta 9.000 toneladas de fibra de carbono a medio plazo. El Dr. Klaus Draeger, responsable de Compras y Red de Proveedores de BMW afirma que el "PRFC es un material clave para la industria del automóvil del siglo XXI."

"En nuestro esfuerzo para identificar los materiales cada vez más ligeros para reducir el peso de los vehículos y por tanto su consumo de combustible y las emisiones de CO2, este material juega un papel crucial. Como parte de una mezcla inteligente de materiales, aplicaremos carbono también más allá de nuestros BMW i y BMW M en un futuro. Gracias a la puesta en común de los conocimientos especializados de SGL Group y nuestros conocimientos en la producción en grandes series de componentes PRFC, vamos a ser capaces de producir el material de alta tecnología y ultra ligero también para otras series, con costes competitivos y en grandes cantidades".

Desde principios de año, la planta de Leipzig ha construido más de 5.000 BMW i3. En la actualidad, la capacidad de producción se sitúa en 100 unidades al día. BMW ha estado aplicando este material de alta tecnología y ultra ligero en sus modelos i3 e i8 y también en sus versiones deportivas M.

Conversaciones: