Híbridos y Eléctricos

DESARROLLADO POR NEW HOLLAND

Bodegas Torres prueba el primer tractor de metano de España

El prototipo reduce las emisiones de CO2 en un 80% y abre la puerta a la independencia energética con el uso del biometano.

bodegas_torres
Bodegas Torres prueba el primer tractor de metano de España.

El fabricante italiano de maquinaria agrícola New Holland y Bodegas Torres han firmado un acuerdo de colaboración para realizar el primer ensayo de campo en España de un prototipo de tractor de metano.

El prototipo de segunda generación del modelo T6 Methane Power de New Holland está funcionando de manera experimental en la Explotación Agrícola Energéticamente Independiente que la compañía tiene en las afueras de Turín, Italia, y ahora también en la finca de L’Aranyó (Lleida), propiedad de Bodegas Torres, que tiene una superficie de 175 hectáreas de viñedo y 80 ha de olivos centenarios.

El director de márketing de New Holland, Ramón Maya, ha explicado que llevan 10 años trabajando en el desarrollo de este tipo de tractores de metano y prevén que en 2019 o 2020 podrán iniciar ya la producción comercial de los primeros tractores de metano, con un precio similar al de uno diesel de la misma potencia.

La compañía asegura que tendrán una alta demanda de estos tractores, sobre todo en el norte de Europa, en países como Dinamarca y Alemania y que serán muy rentables en fincas medianas y grandes que cuenten con una planta de generación de metano o biometano (metano generado a partir de biomasa), de manera que allí mismo se puedan proveer de combustible.

New Holland también está trabajando en tractores de hidrógeno, pero aseguran que su tecnología está menos desarrollada y por el momento los costes de producción son muy elevados.

El prototipo de segunda generación del T6 Methane Power de New Holland, es un tractor estándar con un motor de 6 cilindros y 175 CV de potencia, que utiliza gas metano o biometano para funcionar, almacenado en nueve cilindros. Tiene una capacidad total de 300 litros de metano comprimido, equivalente a unos 60 litros de diésel, que dota al tractor de una autonomía de aproximadamente media jornada en actividades normales. El tractor dispone de tres catalizadores y con ello cumple la normativa de emisiones Tier 4B, sin necesidad de recurrir a sistemas de postratamiento adicionales.

El tractor de metano es una máquina de prácticamente impacto cero en cuanto a las emisiones de carbono se refiere –emite 80% menos de emisiones que un tractor diésel estándar- y puede representar un ahorro de combustible de entre 20 y 40%. Las emisiones de CO2 se pueden reducir aún más con el uso de biometano, que es el metano derivado de biomasa, que podrían producir los propios agricultores en la misma finca donde se provee el tractor.

Según New Holland, el tractor propulsado por metano ofrece importantes ventajas medioambientales frente a uno convencional, como las bajas emisiones y el ahorro de combustible, y también ventajas en cuanto a confort, ya que hace menos ruido y emite menos vibraciones que un tractor diésel. Pero, sin duda, una de las ventajas más destacadas es la independencia energética que proporciona a los agricultores con el uso de biometano.

Bodegas Torres

El uso de energías alternativas es uno de los pilares del programa medioambiental de Bodegas Torres, Torres & Earth, en marcha desde 2008 con el objetivo de reducir las emisiones de CO2 por botella en un 30% hasta el 2020. Destacan, por ejemplo, el uso de biomasa para generar gas y electricidad, y la instalación de placas fotovoltaicas en sus principales instalaciones y en algunas fincas, entre ellas la del Aranyó. Las actuaciones implementadas hasta la fecha han supuesto una inversión de más de 11 millones de euros y han permitido reducir las emisiones de CO2 en un 13% en todo su alcance, desde la viña al transporte final, según el último balance de organización elaborado por Lloyd’s.

Para Bodegas Torres, la utilización de metano como combustible para los trabajos en el viñedo sería una manera de cerrar el círculo del proceso de producción y de reducir las emisiones de CO2, la principal preocupación de la bodega para minimizar los efectos del cambio climático.

“Se podría generar biogás a partir de la digestión anaeróbica de los propios residuos agrícolas de la explotación, así como de los derivados de la elaboración del vino o brandy. De esta manera, no solo dejaríamos de emitir gases a la atmósfera sino que los estaríamos utilizando como combustible para realizar trabajos en el viñedo”, señala Xavier Sort, director de producción de Bodegas Torres.

Conversaciones: