Híbridos y Eléctricos

ACUERDO ESTRATÉGICO

Bosch y la china CATL cooperarán en el desarrollo de celdas de batería para coches híbridos

Bosch y la china CATL cooperarán en el desarrollo de celdas de batería de 48 voltios para que los coches híbridos sean asequibles para el mercado masivo.

Bosch quiere liderar la producción de baterías de 48 voltios para coches híbridos.
Bosch quiere liderar la producción de baterías de 48 voltios para coches híbridos.

Bosch y la compañía china CATL han firmado un acuerdo de cooperación estratégico a largo plazo para el desarrollo de celdas de batería de "alto rendimiento" que se utilizarán en los sistemas de 48 voltios de la empresa alemana.

"Tenemos que entender las celdas de batería, pero no tenemos que fabricarlas nosotros mismos. Con CATL como socio, contamos con un especialista en celdas para baterías de iones de litio", señaló el presidente de Mobility Solutions de Bosch, Stefan Hartung.

CATL es uno de los principales fabricantes mundiales de baterías de iones de litio y está construyendo una fábrica en Erfurt (Alemania) y la firma germana subrayó que esta alianza supone "otro paso" en su camino hacia el liderazgo del mercado de electromovilidad.

Bosch también destacó que, al unirse a CATL, se asegura el abastecimiento "a largo plazo" de celdas de batería.

La hibridación de 48 voltios será el estándar mínimo en el mercado en los próximos años, asegura Stefan Hartung. "Estamos seguros que nuestra batería de 48 voltios hará que los coches híbridos sean asequibles para el mercado masivo", dice Hartung.

Para Bosch, esta alianza es otro paso en el camino hacia el liderazgo del mercado de la electromovilidad. Numerosos fabricantes mundiales de automóviles ya utilizan la batería de 48 voltios de Bosch.

La cartera de Bosch se extiende más allá de la batería de 48 voltios para abarcar otros componentes del sistema, como convertidores CC / CC y motores eléctricos. Con esta tecnología, Bosch pretende ofrecer soluciones de hibridación asequibles para toda clase de vehículos.

“Si queremos mejorar la eficiencia, no podemos permitir que la energía del freno se disipe sin usarla”, dice Hartung.

Conversaciones: