Híbridos y Eléctricos

GEELY Y GAC PIENSAN EN OCCIDENTE

Lynk & Co, la marca China que quiere vender coches eléctricos en Europa al estilo Netflix

Varios fabricantes de coches chinos pulen su estrategia para incursionar en los mercados occidentales.

lynk-co-netflix-hye
China quiere vender coches eléctricos en Europa al estilo Netflix

Después de triunfar en el mercado local, los fabricantes de automóviles chinos ambicionan con vender sus productos en los principales mercados occidentales. Empresas como Great Wall Motor, Geely y GAC Motor han mejorado sus departamentos de tecnología y marketing, y eso ha aumentado su participación en el mercado local, el más grande del mundo. Pero ahora quieren incursionar en Europa y Estados Unidos, con un especial protagonismo para el coche eléctrico.

“En el mundo occidental existe una arrogancia escandalosa. Creemos que vamos a estar adelante. Esto va a cambiar”, comentó Alain Visser, el vicepresidente senior de Lynk & Co, una marca subsidiaria de Geely.

Geely tiene la sede en la ciudad de china de Hangzhou, y es la propietaria de Volvo y Lotus. Fabrica los taxis negros de Londres, y quiere adentrarse en el mercado europeo en 2019 y un año después en Estados Unidos. Solo venderá coches híbridos y totalmente eléctricos, a través de tiendas propias y de forma online.

Por su parte, GAC Motor, cuya empresa matriz Guangzhou Automobile Group trabaja junto a Fiat Chrysler, Toyota y Honda, espera debutar en Estados Unidos en 2019.

Estas firmas están conscientes de que será difícil ser aceptados en los mercados occidentales. “Un obstáculo importante en Estados Unidos es el sesgo que existe contra los productos fabricados en China”, advierte Jeff Cai, director senior de Power & Associates. “Nuestra investigación descubrió que la mayoría de los consumidores de Estados Unidos piensan que China es un país del tercer mundo que fabrica productos de baja calidad”, acotó el ejecutivo.                                                                                    

Venta por suscripción, como Netflix

Lynk & Co tiene previsto abrir una tienda propia en Berlín durante la segunda mitad del 2019 y otra similar en San Francisco en el 2020. Para evitar los costos que genera el modelo de distribución tradicional, planea vender los coches a través de Internet, y también probar un nuevo modelo de renta por suscripción similar al que ofrece Netflix. De este modo, el cliente podrá utilizar el vehículo mediante un pago mensual y devolverlo sin compromiso en el momento en que cambie de opinión.

Visser quiere experimentar con este modelo minorista no convencional porque calcula que se pierde alrededor de una cuarta parte de los ingresos en la distribución convencional. Considera que la venta directa le permitiría recuperar más de la mitad de esas “pérdidas”.

Lynk & Co pretende vender 250.000 coches al año en Europa y Estados Unidos, aunque no fijó un plazo para alcanzar esos objetivos. Visser considera que eventualmente los concesionarios adoptarán el modelo minorista de Lynk & Co, ya que conocerán a la compañía cuando deban reparar alguno de sus autos, y comprenderán que la venta directa es mucho más rentable.

Por su lado, GAC Motor está evaluando el noreste de Estados Unidos como primer punto de incursión en el extranjero, donde planea vender SUVs a través de una red de concesionarios de franquicia o unirse a un grupo de concesionarios. Es probable que su primera oferta sea un SUV vendido en China como Trumpchi GS8, aunque el nombre variaría para el mercado de Estados Unidos debido a las sensibilidades políticas que podría generar.

Conversaciones: