Híbridos y Eléctricos

BRITISH GAS Y FEDEX

e-NV200: Probada en uso real

El programa de pruebas se diseñó para proporcionar a Nissan información sobre el uso del vehículo en condiciones reales y poder incorporar así mejoras de todo tipo de cara a la producción en serie del vehículo.

3223

La furgoneta eléctrica e-NV200 ha superado un exigente periodo de pruebas tanto en los laboratorios de la marca como en carretera y en las pistas de pruebas antes de pasar a la fase de producción definitiva. Al contrario que la mayoría de modelos de Nissan, algunos prototipos y unidades de pre-producción han sido sometidos a una serie de pruebas en uso real en manos de clientes potenciales. Destaca el intenso programa de pruebas llevado a cabo por la compañía British Gas que resultado en un importante pedido.

Estas pruebas, que han tenido como escenario numerosas ciudades de Japón y Europa durante los últimos tres años, han comportado que las e-NV200 se incorporaran a flotas ya existentes durante unos periodos de pruebas que oscilaron entre los dos y los ocho meses.

Además de comprobar la idoneidad de la e-NV200 para tareas específicas, el programa de pruebas se diseñó para proporcionar a Nissan información sobre el uso del vehículo en condiciones reales y poder incorporar así mejoras de todo tipo de cara a la producción en serie del vehículo.

Una de las primeras compañías que recibió uno de los prototipos fue el Servicio Postal de Japón que destinó su e-NV200 a tareas de recogida y entrega de paquetería postal en Yokohama, la ciudad sede de Nissan, en el año 2011.

Ese mismo año, otros prototipos fueron cedidos a la empresa de paquetería FedEx y a la compañía de gas británica British Gas en Londres para su evaluación y, ya en 2012, otras empresas se incorporaron al programa.

Dada la calidad de la información recabada, se ampliaron los programas de cesiones. El más importante fue el que llevó a cabo British Gas en todo el territorio británico al utilizar 28 unidades de e-NV200 de pre-producción con una duración de entre seis y ocho meses en el invierno de 2013/2014.

British Gas dispone actualmente de una flota de 16.500 vehículos de los que 13.000 son furgonetas. La intención de la compañía es que el 10% de su flota comercial sea 100% eléctrica en 2017.

El programa de pruebas fue un éxito tal que British Gas ha encargado ya 100 unidades de la e-NV200, 50 de las cuales le serán entregadas de inmediato y el resto a finales de este mismo año.

Colin Marriott, responsable de flota de British Gas explica que: "la prueba fue una experiencia extraordinariamente positiva. Pese a que utilizamos vehículos de pre-producción y la parte de la infraestructura no estaba todavía definida no tuvimos ningún tipo de problemas para cubrir un total de 70.000 millas".

"Bueno, en realidad sí que tuvimos un problema: los conductores no tenían muchas ganas de devolver las e-NV200 al final de la prueba."

Trabajando conjuntamente con Hitachi Capital Commercial Vehicle Solutions, que gestionó la flota del operativo y el Gateshead College, que trabajó con el jefe de la flota para el programa de formación de conductores, British Gas investigó la idoneidad de la e-NV200 como vehículo de flotas en determinadas áreas.

"Ya disponíamos de unidades de la NV200 con motor de explosión  en nuestra flota, de manera que sabíamos que el vehículo base respondía muy bien a nuestras necesidades y, por lo tanto, nos concentramos en evaluar el aspecto eléctrico de la furgoneta".

"Elegimos realizar la prueba en los meses de invierno para comprobar si la climatología adversa afectaba a la capacidad operativa del vehículo" explica Marriott.

Los 28 vehículos operaron con base en los domicilios de sus conductores y no en una base común de la empresa. Cada uno de ellos disponía de un cargador doméstico para cargar el vehículo durante la noche.

Las experiencias positivas aparecieron de inmediato. "Desde el momento en que se pusieron al volante, todos los conductores comentaron lo fácil que les resultaba conducir la e-NV200. El programa de formación se centró en mostrarles cómo sacar el máximo provecho del vehículo, como lograr la mayor autonomía posible y como recargarlo de manera segura y eficiente" explica Marriott.

Por ejemplo, se alentó a los conductores a ahorrar energía utilizando la calefacción del asiento y del volante en lugar de calentar todo el habitáculo, lo que ayudaba a aumentar la autonomía.

Steve Cummings, ingeniero de apoyo de South Wear en Gran Bretaña para British Gas confirmó la gran popularidad alcanzada por la furgoneta eléctrica entre los probadores elegidos.

"Era un autentico placer de conducción llevar una furgoneta tan silenciosa. Además, era muy fácil de conducir. Hasta entonces, yo no había conducido ningún modelo automático y me di cuenta de que tenía que concentrarme más en usar sólo dos pedales que en el hecho de que el vehículo fuera eléctrico."

Otro elemento que fue muy valorado por los conductores fue el "muy útil" asistente de arranque en pendiente, equipamiento de serie en todas las e-NV200.

"Utilizando en los días más duros del invierno un vehículo cargado a tope, calculamos que la autonomía de seguridad era de 112 km. Puesto que la mayoría de nuestros conductores cubren unos 48 km diarios, esta autonomía es más que suficiente," añade Marriott.

Los conductores no eran los únicos miembros de British Gas contentos con los vehículos. Además de sus emisiones cero, los responsables financieros de la compañía apreciaron sus bajos costes de utilización.

"Tenemos un modelo de calculo de Coste Total de Propiedad de un vehículo muy sofisticado que puede predecir de manera muy precisa los beneficios de la e-NV200 en lo referente a costes de uso pese a su precio de salida algo más elevado. Además del significativo ahorro en combustible, nuestras estudios cifran en un 75% el ahorro en costes de mantenimiento respecto a un modelo equivalente con motor diésel," explica Marriott.

"Los costes de mantenimiento son inferiores porque el vehículo tiene menos partes móviles. Además, la frenada regenerativa propia de los vehículos eléctricos ayuda también a reducir el coste. Por ejemplo, el desgaste de las pastillas de freno supone aproximadamente el 25% del coste del mantenimiento de una furgoneta convencional pero con el sistema regenerativo de la e-NV200, que comporta un menor uso del freno convencional, este coste se reduce notablemente."

British Gas no pidió cambios en la carrocería del vehículo pero sí que se atendieran algunas demandas específicas para su flota.

"Somos una compañía muy concienciada socialmente y nuestras e-NV200 dispondrán de la cámara de marcha atrás opcional" explica Marriott.

La información proporcionada por los sistemas de captación de datos instalados en cada unidad enviaban información al segundo a los Centros Técnicos de Nissan, lo que permitió obtener información sobre los estilos de conducción en tiempo real y sobre los procesos de recarga y la autonomía operativa.

Marriott explica que: "Hemos probado todos los EV del mercado y finalmente hemos elegido la e-NV200 para nuestra flota por la adecuación de la NV200 a nuestro trabajo y por la indudable experiencia de Nissan en el campo de los vehículos eléctricos demostrado con el Nissan LEAF."

Conversaciones: