ELECTROMOVILIDAD

Ficosa invierte 10 millones de euros en su laboratorio dedicado al coche eléctrico

Ficosa invierte 10 millones de euros en su nuevo 'hub' de tecnología para la movilidad eléctrica. La compañía prevé facturar 2.000 millones de euros en 2024 y que el 40% sea en nuevas tecnologías.

Ficosa invierte 10 millones de euros en su laboratorio de electromovilidad.
Ficosa invierte 10 millones de euros en su laboratorio de electromovilidad.

Ficosa ha invertido 10 millones de euros en su nuevo 'hub' de e-Mobility, un laboratorio dedicado a la electromovilidad para vehículos, especialmente híbridos y eléctricos, que está ubicado en su planta de Viladecavalls (Barcelona) y donde trabajan 120 ingenieros, 60 de los cuales son nuevos contratados.

En rueda de prensa este martes, el consejero delegado de la compañía, Javier Pujol, ha explicado que la compañía tecnológica prevé facturar 2.000 millones de euros en 2024, un 65,5% más que en 2017, y confía que el 40% del total será en nuevas tecnologías, mientras que para 2019 prevén incorporar a 100 ingenieros más en el e-Mobility y ampliar sus instalaciones con un laboratorio adicional, ha detallado.

La puesta en marcha de este 'hub', el quinto de la planta, se enmarca en la estrategia de la compañía para enfocar su modelo de negocio en las nuevas tecnologías, que actualmente representan el 15% de las ventas y se estructura en tres líneas de productos: baterías, sensores y cámaras, y conectividad.

700 ingenieros en Viladecavalls

Para ello, el 55% de las inversiones de la compañía están orientadas a las nuevas tecnologías y el 7,8% de las ventas se destina a I+D, teniendo la Investigación en la planta de Viladecavalls, donde trabajan un total de 700 ingenieros, y el desarrollo descentralizado en otras naves.

Ante el rápido cambio del sector de la automoción, provocado, según Pujol, por "la disrupción de las nuevas tecnologías, el caso diesel y el crecimiento del mercado chino", Ficosa se alió con Panasonic para poder realizar grandes inversiones en innovación, como la del retrovisor con forma de espejo digital presentada el pasado lunes, y que ha costado 27 millones de euros.

Sobre esta alianza, rubricada en 2015, el responsable de innovación de la compañía, Enric Vilamajó, ha explicado que les permite desarrollar más proyectos e incidir más en el mundo del 'software', pero ha asegurado que los resultados reales no se verán hasta 2025.

Pujol ha explicado que el mercado tradicional en la automoción sigue creciendo debido a los mercados emergentes, y que están trabajando para "incorporar el sistema digital para optimizar el tradicional" en elementos del coche como los retrovisores, la caja de cambios y el freno de mano, y con la incorporación de cada vez más sensores y cámaras más inteligentes.

Gestión de baterías

De hecho, en su nuevo 'hub' integran el desarrollo de 'hardware', 'software' y mecatrónica para la operación de vehículos híbridos, eléctricos y de hidrógeno, que en concreto son sistemas de gestión de baterías (BMS), cajas eléctricas (BDU/eBOX) y cargadores a bordo (OBC).

El sistema de gestión de batería permite controlar el estado de carga de la batería y su estado de salud, mientras que el cargador a bordo se monta dentro del vehículo y posibilita que la batería se cargue a través de un cable eléctrico desde una toma de corriente eléctrica alterna estándar.

El 'hub' dispone de un laboratorio de alto voltaje equipado con cámaras climáticas y emuladores del 'cerebro' del coche, que fuerzan los ciclos de carga de las baterías con temperaturas de hasta 90 y -40 grados Celsius para testar los límites de su funcionamiento.

Las equipos que salen del laboratorio se distribuirán en Europa y en China y por el momento se comercializan con Volskwagen y tienen acuerdos con otras dos marcas de lujo alemanas.

Conversaciones: