GUERRA COMERCIAL EN ESTADOS UNIDOS

General Motors advierte: un aumento en los aranceles perjudicaría al coche eléctrico

Un aumento en los aranceles a la importación de componentes y coches perjudicaría a General Motors y al desarrollo del coche eléctrico.

Un Chevrolet Bolt EV en la línea de producción de Orion, Michigan.
Un Chevrolet Bolt EV en la línea de producción de Orion, Michigan.

General Motors advirtió el pasado viernes a la administración Trump que, de progresar los planes que tiene Estados Unidos de aumentar los impuestos a las importaciones de coches y componentes, el progreso y crecimiento de la empresa automotriz con sede en Detroit se pondría en riesgo. Un portavoz de GM anunció que si se imponen aranceles mayores a los automóviles, podría verse afectada su capacidad de invertir en el desarrollo de tecnologías tales como la conducción autónoma y los coches eléctricos.

En una carta al Departamento de Comercio, que está estudiando la posibilidad de subir los aranceles a los productos automotrices hasta el 25 por ciento “para preservar la capacidad industrial nacional”, GM dijo que la imposición de aranceles y contramedidas por parte de los EE.UU. a sus socios comerciales deteriorarían su competitividad a nivel global. La situación del fabricante empeoraría en gran medida cuando un posible aumento de los impuestos al automóvil de origen extranjero se combine con el impacto del reciente incremento en los aranceles al acero y al aluminio, así como los tipos impositivos de carácter bilateral impuestos al comercio entre China y Estados Unidos.

"El aumento de los aranceles podría llevar a General Motors a contraerse, a tener una presencia reducida en el mercado nacional y en el extranjero, y a contratar menos empleados en los Estados Unidos ", dijo GM en declaraciones a Autonews. El fabricante de automóviles advirtió que los "altos aranceles sobre las importaciones de vehículos y componentes automotrices" ponen en riesgo su competitividad frente a los fabricantes de automóviles extranjeros, especialmente en los países con menor poder adquisitivo.

Entre las dificultades que augura General Motos a raíz de un hipotético aumento en los aranceles a la industria automotriz extranjera, el fabricante de Míchigan asegura que se frenaría el desarrollo de nuevas tecnologías para la industria, como los coches autónomos y los sistemas de propulsión eléctricos. De hecho Chevrolet, que es propiedad de GM y construye el Bolt eléctrico en territorio nacional, importa gran parte de los componentes del automóvil de cero emisiones desde el extranjero: tanto el tren propulsor como los sistemas electrónicos, el aire acondicionado y las baterías –que suponen el mayor coste de fabricar un eléctrico– se traen desde Incheon, Corea del Sur, donde son fabricados por LG. A partir de esto, el resto del automóvil se construye en la fábrica estadounidense de Orion, Míchigan.

Así pues, debido a la gran presencia de componentes importados, un incremento de los aranceles se traduciría en un importante aumento en los costes que reducirían muchísimo la competitividad del Bolt y, como consecuencia, del coche eléctrico estadounidense en general. Aunque no se ha pronunciado al respecto, la misma medida podría perjudicar también a Tesla, que importa las baterías de sus Model S y Model X de la japonesa Panasonic. En cambio, los módulos de celdas de baterías del Tesla Model 3 se fabrican en la Gigafactoría de Nevada, por lo que en un principio evitarían los mencionados aranceles.

Conversaciones: