Híbridos y Eléctricos

EL FUTURO DE SEAT Y CUPRA

Wayne Griffiths (Seat): el coche eléctrico o “desaparecer”

En una entrevista en 'La Vanguardia' Wayne Griffiths asegura que el coche eléctrico implica menos empleo pero la alternativa "es desaparecer”.

Wayne Griffiths_Cupra_portada
El consejero delegado de Cupra, Wayne Griffiths.

El presidente de Seat y Cupra, Wayne Griffiths, ha defendido que "el coche eléctrico implica menos trabajo, pero la alternativa es desaparecer", por lo que aboga por democratizar la electrificación.

En una entrevista en 'La Vanguardia', Griffiths ha insistido en que "mantener el actual 'statu quo' supondría desaparecer dentro de cinco o diez años".

Ha argumentado que "hacer un coche eléctrico pequeño que gane dinero es muy difícil", y ha explicado que el coche de combustible cuenta con componentes que los eléctricos no tienen, por lo que implica un 30% menos de trabajo.

Y preguntado por si se podrá compensar esta pérdida de empleo que supondrá la transición hacia el coche eléctrico, ha apostado por "buscar soluciones conjuntamente con los sindicatos y también con el Gobierno y con la Generalitat".

PERTE y CUPRA

"Hablar solo de que el coche eléctrico significa entre 2.500 y 2.800 empleos menos es frustrante, porque también significa el futuro", ha sostenido, y ha vinculado su inversión en España a que se abran las convocatorias del Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (Perte) del coche eléctrico.

Del nuevo convenio espera "flexibilidad para poder hacer la transición" y que ayude a formar el personal en coches eléctricos y, sobre la posibilidad de cerrar la planta de El Prat de Llobregat (Barcelona), ha insistido en que se va a hacer todo lo posible por mantenerla, en sus palabras.

Ha negado que Seat vaya a desaparecer, porque Cupra no la puede sustituir, a la vez que ha asegurado que "no es el momento" de que esta última entre en China, puesto que primero debe funcionar en Europa.

Ha sostenido que se necesitan incentivos para un mayor uso en España del coche eléctrico e implementar más infraestructuras de recarga, puesto que "su porcentaje del mercado es muy inferior a la media europea".

Ucrania y Europa

En cuanto a la falta de semiconductores, ha asegurado que en 2021 supuso la pérdida de un 25% de las ventas, algo que se suma a las dificultades sobrevenidas por la guerra entre Rusia y Ucrania, pero considera que "estas crisis son una oportunidad para acelerar los cambios".

Preguntado por si Martorell (Barcelona) tendrá que parar su actividad a causa de la guerra, ha lamentado que "está afectando" porque faltan motores para los híbridos enchufables, por lo que ve posible tener que parar la producción o reducir turnos.

Aunque ha asegurado que Seat tiene "bastantes proveedores" en Ucrania, ha dicho que algunas piezas pueden encontrarse en otros países, como por ejemplo en el norte de África, y ha afirmado que analiza la posibilidad de volver a llevar producciones de productos a Europa.

"Por lo menos hay que analizarlo. Pero si cuesta el doble y te provoca pérdidas no será posible. Por eso, insisto en la necesidad de colaboración de los sindicatos y de los gobiernos", ha concluido Griffiths.

Conversaciones: