Híbridos y Eléctricos

VII EDICIÓN DEL CONGRESO GASNAM

Del hidrógeno azul (a partir de metano), al hidrógeno verde (de fuentes renovables)

Iveco defiende el gas natural como una tecnología "clave" como puente hacia el hidrógeno y Volvo Trucks pide una mayor inversión en gasineras para reducir las emisiones del transporte.

Un modelo de Volvo a gas.
Un modelo de Volvo a gas.

El presidente de Iveco, Thomas Hilse, ha asegurado que el gas natural licuado (GNL) jugará un papel "clave" como una tecnología puente hacia el hidrógeno, como dos tecnologías que convivirán en un futuro transporte descarbonizado.

En el marco de la VII edición del Congreso Gasnam, Hilse indicó que en Iveco buscan la solución más "económica y medioambiental" para satisfacer las necesidades de cada cliente y apuntó que este tendrá la opción del gas natural como punto de partida hacia la movilidad cero emisiones.

"El GNL es un puente hacia una tecnología que jugará un papel clave, el hidrógeno. Comenzaremos con hidrógeno azul producido a partir de metano, luego pasaremos al hidrógeno verde de fuentes renovables", subrayó.

Por su parte, el vicepresidente de Desarrollo e Ingeniería de Producto de Iveco, Pablo Cebrián, señaló que todas las tecnologías existentes y en desarrollo son necesarias para alcanzar el objetivo de reducción definido para 2030 y para conseguir un transporte "100% limpio de dióxido de carbono (CO2) en 2050".

Desde Iveco explicaron que hasta la fecha ha comercializado más de 36.000 vehículos en todo el mundo con tecnología de gas natural y afirmó que en la actualidad es el único fabricante que ofrece una gama completa de modelos de gas natural, con tres familias de motores.

"La electromovilidad desempeñará un importante papel a nivel local y regional"

Por su parte, el fabricante de vehículos industriales Volvo Trucks ha subrayado la necesidad de invertir en estaciones de servicio de gas en Europa para reducir las emisiones del transporte por carretera ya que, según sus cifras, el uso del gas natural licuado (GNL) puede reducir un 20% las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y el uso de biogás permite lograr un transporte sin CO2.

"Hoy en día, los camiones propulsados por GNL son la alternativa comercial más viable al diésel para operaciones de transporte pesado en largas distancias. Este combustible está disponible en cantidades suficientemente grandes y a un precio competitivo. El uso de más camiones de gas crea unas condiciones favorables para realizar una transición a un porcentaje mayor de biogás licuado con el tiempo", ha afirmado el director de Medio Ambiente e Innovación de Volvo, Lars Martensson.

Según la firma, la producción de biogás de origen no fósil necesita un mayor número de plantas de producción para la digestión anaeróbica de los residuos. Sin embargo, reduce las emisiones de C02 al 100%.

"Al invertir en camiones con GNL, estamos demostrando que el bio GNL es una alternativa importante para reducir la dependencia del diésel fósil. No obstante, para acelerar la transición a un transporte sin impacto para el medioambiente, es necesario seguir invirtiendo en estaciones de servicio de gas licuado y seguir tomando medidas para facilitar que los transportistas puedan invertir en vehículos de gran tonelaje que funcionan con gas", ha añadido Martensson.

Desde Volvo Trucks, también han subrayado la importancia de la combinación de varios métodos de propulsión, por lo que han señalado el papel que los modelos eléctricos tendrán en el transporte del futuro.

"La electromovilidad desempeñará un importante papel a nivel local, así como a nivel regional en el futuro, y el desarrollo de las baterías y la infraestructura de carga serán factores fundamentales en su expansión", ha explicado Lars Martensson.

Conversaciones: