Híbridos y Eléctricos

EL INFORME DELOITTE Y LAS FUERZAS DEL CAMBIO EN LA INDUSTRIA Y LA MOVILIDAD

La movilidad que viene: causas tecnológicas y sociales y efectos en los negocios

La industria del automóvil avanza hacia importantes cambios movidos por fuerzas que convergen y que van a transformar dos aspectos básicos: la propia industria del transporte y la movilidad. 

Proyecto Harman para el Ethos de Rinspeed.
Proyecto Harman para el Ethos de Rinspeed.

Un reciente informe de Deloitte sobre el futuro de la movilidad así lo pone de manifiesto y apunta las implicaciones estratégicas y operativas del cambio que se suscita en la nueva cadena de valor “virtual “ que se avecina para la industria de la automoción.

En este sentido, el estudio reconoce el cambio gracias a las cinco fuerzas que van a ser las encargadas de propiciarlo:

1. Tecnologías consolidadas de sistemas de propulsión: 
Estos nuevos sistemas van a permitir, a través del vehículo eléctrico de baterías o de celdas de combustibles, una mayor diversidad de energía y nuevos diseños de vehículos.

2. Materiales ligeros: 
Los avances en nuevos materiales, más fuertes y más ligeros, van a producir efectos beneficiosos sin sacrificar la seguridad del pasajero.

3. Avances rápidos en vehículos conectados:
Los nuevos vehículos se están equipando con tecnologías de comunicación vehículo a infraestructura (V2I), y de vehículo a vehículo (V2V), con lo que cada auto va a saber con precisión en qué lugar en la carretera se encuentra algún otro auto.

4. Cambios de preferencias de movilidad:
Las generaciones más jóvenes están liderando el camino hacia la movilidad pago por uso en lugar de ser dueños de un auto. Casi el 50% de los consumidores de la Generación Y gusta de usar una aplicación de teléfono inteligente para transporte y planea el viaje para que pueda realizar tareas múltiples.

5. Surgimiento de vehículos autónomos:
La tecnología para la conducción autónoma ya no es un caso de ciencia ficción; la pregunta es ¿cuándo y cómo será más popular y ampliamente adoptada?

La importància de la industria automotriz 

El hecho de poner el foco sobre la industria del automóvil y ver su importància, habla por si sola viendo algunas cifras. Su cadena de valor, sólo en Estados Unidos, la cifran en dos billones de dolares por ingresos  anuales en 2014 ( el 11,5 del PIB), que provienen de: los fabricantes de automóviles, los proveedores, los distribuidores, las empresas de servicios financieros, las compañías petroleras, las gasolineras, los servicios de mantenimiento y refacciones, los seguros, los estacionamientos públicos y privados, los impuestos en el sector público, las casetas y el control de tránsito, la asistencia médica, y otros.

Dos visiones divergentes

En el informe se plantean la exitencia de dos visiones profundamente diferentes sobre el futuro de la movilidad. Las diferencias fundamentales se centran en torno de si el sistema actual de propiedad privada de los vehículos controlados por un conductor permanecerá relativamente sin cambios, o si nosotros eventualmente migraríamos al sistema sin conductor, de movilidad predominantemente compartida. Asimismo existe una diferencia crítica sobre el camino hacia adelante. 

La visión “conservadora” cree que el sistema actual puede progresar de manera lineal, ordenada, donde los activos de la industria actual y la estructura fundamental permanecerán esencialmente intactos. La visión “disruptiva” contempla un punto de inflexión hacia un futuro muy diferente, con grandes promesas y beneficios sociales potenciales.

Coexistencia de los cuatro estados futuros de movilidad

Teniendo en cuenta las diferentes fuerzas que configuran el entorno, el informe visualiza cuatro futuros de movilidad diferentes que emergen de la intersección de dos tendencias críticas:

  • Control del vehículo (conductor versus autónomo)
  • Propiedad del vehículo (privado versus compartido)

Para los analistas de Deloitte el cambio se producirá de manera irregular en todo el mundo, con diferentes poblaciones que requieran de diferentes modos de transporte, lo que significa que los cuatro estados futuros bien pueden existir simultáneamente.
 
En otras palabras, los líderes de negocios deberán preparar sus organizaciones para que sean capaces de operar en cuatro futuros diferentes, con distintos grupos de clientes. 

Estado futuro 1: Cambios graduales

Es una visión más conservadora del futuro que pone el peso en los activos masivos atados en el sistema actual, asumiendo que los propietarios de estos activos no los abandonarán voluntariamente ni transferirán ansiosamente capital a nuevas empresas con una rentabilidad incierta. 

Ve la propiedad privada como la norma prevaleciente, con consumidores que optan por las formas particulares de privacidad, flexibilidad, seguridad y comodidad que vienen al poseer un vehículo. 

Estado futuro 2: Un mundo de auto compartido

Anticipa un crecimiento continuo de acceso compartido a los vehículos. En este estado, la escala económica y el incremento de la competencia conducen a la expansión de los servicios de los vehículos compartidos hacia nuevos territorios geográficos y segmentos de clientes más especializados.

Aquí, los pasajeros valoran mucho más la conveniencia de un transporte creado a través del viaje compartido y del auto compartido, ahorrándoles la molestia de navegar por el tráfico y de encontrar lugares de estacionamiento. Además, el sistema ofrece opciones para los no conductores, tales como personas mayores, familias de bajos ingresos, y menores de edad, sin licencia.

Estado futuro 3: La revolución sin conductor

Es aquella en que la tecnología del vehículo autónomo demuestra ser viable, segura, cómoda y económica; sin embargo, sigue prevaleciendo la propiedad privada.

Tanto las empresas de tecnología como las automotrices continúan invirtiendo fuertemente para aumentar las capacidades de conectividad entre el vehículo y otros actores “V2X” (V2V y V2I); de manera paralela, la tecnología sin conductor madura, con el éxito de los primeros modelos fomentando su rápida adopción.

Estado futuro 4: Una nueva era de autonomía accesible

Anticipa una convergencia tanto de las tendencias autónomas como de compartir vehículo. En este futuro, las empresas de gestión de la movilidad ofrecen una gama de experiencias al pasajero para satisfacer las necesidades ampliamente variadas en puntos de precios en los que se note la diferencia. 

Con el tiempo, y a medida en la que se expande la infraestructura inteligente y el uso de conductor se acerca a un punto de inflexión, las flotas de vehículos autónomos compartidos podrían extenderse de centros urbanos a los suburbios densamente poblados y más allá.
Las tecnologías de comunicaciones avanzadas coordinan la experiencia de movilidad punto a punto del cliente:

¿Cuánto por kilómetro?

En el informe se realizó un análisis para calcular el costo promedio por kilómetro bajo cada uno de estos futuros estados; este análisis muestra que los consumidores podrían beneficiarse de costos menores de viaje por kilómetro en los estados futuros 2 (6,46 $), 3 (4,71 $) y 4 (3,18 $).

De acuerdo a sus cálculos, los vehículos de propiedad privada en la actualidad imponen costos de aproximadamente de 9.94 $ por kilómetro (futuro 1). Esto incluye la depreciación del vehículo, el financiamiento, el seguro, el combustible, así como el valor del tiempo del conductor. 

¿Qué camino va a seguir el cambio?

Desde la perspectiva de Deloitte, el desplazamiento se realiza hacia el acceso compartido, a la vez que tambén se ve un cambio progresivo hacia una autonomia accessible. El hecho de reduir los mayores costes operacionales en este sistema autonomo por la vía de no necessitar el conductor, lo hacen atractivio para compañías como Uber o Google que están invirtiendo fuerte en su investigación y desarrollo. 

Futuro y evolución de la industria automotriz

Según Deloitte, si el siglo XX las industrias se definian entorno a las grandes corporacions, integrades verticalment y más “autosuficientes”, ahora, más recientemente, lo que era monólítico se están fracturando en negocios independientes a causa, en gran parte, a las tecnologies digitales.

Este  nuevo ecosistema de la movilidad  podria provocar una cadena de valor “virtual” en la que la capacidad de capturar, agregar y analizar datos relacionados con la movilidad se convierta en una enorme fuente de valor. En esta visión, el valor se acrecentará a aquellos que:

  • Proporcionen movilidad ininterrumpida de punta a punta 
  • Administren el sistema operativo de la red de movilidad
  • Creen y administren de manera holística la experiencia en el vehículo

También requerirá de empresas para desarrollar y gestionar la operación de los vehículos y de la red de los sistemas de información de tráfico que ayude a dirigir y controlar los vehículos de circulación autónomos y las flotillas de movilidad compartida.

Por todo ello, en el informe se pone en interrogación el papel de todos los componentes de la cadena de valor “tradicional” a la que hacíamos mención. Quizás la solución sea el encontrar un camino que determine “dónde jugar y cómo ganar”.

Reflexiones sobre las implicaciones estratégicas y operativas

En los cuatro futuros del ecosistema de la movilidad, las fuentes de valor cambian profundamente. Con esta evolución hacia un nuevo ecosistema formándose, Deloitte comparte algunas reflexiones sobre las implicaciones estratégicas y operativas para los líderes actuales de la industria automotriz, los participantes del sector ampliado y los disruptores mientras sopesan su dirección futura. Específicamente:

1. Las industrias se levantan y caen. Los ciclos toman largos periodos para llevarse a cabo, pero finalmente se produce el cambio.

2. Los posibles beneficios del sistema y la economía fundamental de la visión disruptiva son convincentes.

3. Hay un camino en la evolución de la industria automotriz existente para llevar la transición hacia el futuro de la movilidad personal, pero requerirá de un cambio de modelo de negocio fundamental y expedito. Competir eficazmente en el ecosistema futuro de movilidad requiere de la construcción de capacidades nuevas y diferentes. Todo el mundo en el sector automotriz de hoy necesita reevaluar la manera en que va a operar y a crear valor, mientras que los cuatro estados conviven en el largo plazo, cuando la movilidad autónoma y compartida se convierte más en la corriente principal.

4. Los líderes actuales de la industria automotriz y los disruptores se necesitan uno al otro. Sin lugar a dudas, una competencia feroz caracterizará el entorno comercial de la movilidad personal. Sin embargo, pese a su cautela y a diferentes enfoques y perspectivas, los jugadores clave en la industria automotriz y los nuevos participantes desafiantes conjuntamente conformarán un nuevo ecosistema con altos niveles de interdependencia, mutualismo y simbiosis.

5. Una alteración profunda se extenderá mucho más allá de la industria automotriz. Cada aspecto de la economía moderna basado en el supuesto de vehículos de propiedad privada conducidos por humanos, será desafiado. Cada empresa en este nuevo ecosistema tendrá que determinar dónde jugar y cómo ganar. Al igual que en cualquier momento de la transformación a gran escala, podemos esperar ver nuevos jugadores, con capacidades diferenciadas salir y cambiar la dinámica fundamental de dónde y cómo se crea valor. En definitiva, el mercado, en su búsqueda implacable de un mayor rendimiento a menor costo, decidirá quién gana y quién pierde.

Conversaciones: