Híbridos y Eléctricos

APROBADO CON 3 MILLONES DE EUROS MENOS QUE LA EDICIÓN ANTERIOR

Plan Movele 2015, ¿ayuda o freno?

El Gobierno ha aprobado el Real Decreto por el que se regulan las subvenciones para la adquisición de vehículos eléctricos en 2015, con un presupuesto de 7 millones de euros.

movele1

El Consejo de Ministros ha aprobado el Real Decreto por el que se regula la concesión directa de subvenciones para la adquisición de vehículos eléctricos en 2015. El nuevo Real Decreto dota la iniciativa con 7 millones de euros, 3 millones menos que la edición anterior, después de que concluyera el pasado mes de Noviembre. 

La Secretaría General de Industria y de la PYME, órgano que coordina y dirige el marco estratégico para el impulso de los vehículos de tecnologías y combustibles alternativos, ha encomendado la gestión de las ayudas al Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía (IDAE).

Como principales novedades, en 2015 se modulan los apoyos por categorías de vehículos, incrementándose los dirigidos a comerciales ligeros y cuadriciclos; se establece un precio máximo de adquisición y se realiza un reparto del esfuerzo económico de forma que, será obligatorio para los concesionarios adheridos al programa facilitar, a todos aquellos clientes que adquieran un vehículo eléctrico y se beneficien de la subvención estatal, la instalación de un punto de carga vinculado, hasta un coste máximo de 1.000 euros por vehículo para todas las categorías, excepto para cuadriciclos L6e y L7e, que será de 150 euros.

Los concesionarios estarán obligados a instalar un punto de recarga con un valor de hasta 1.000 euros por cada vehículo vendido.

La Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (GANVAM), que representa a 4.600 concesionarios/servicios oficiales y 3.000 compraventas, considera que la obligatoriedad por parte de cada comprador del vehículo de instalar un punto de recarga actuará como factor disuasorio para la adquisición de eléctricos, frenando el despegue de esta movilidad.

La obligatoriedad de que cada comprador instale un punto de recarga frenará el despegue de la movilidad eléctrica.

El nuevo programa también recoge, entre otras restricciones, la incompatibilidad con otros planes puestos en marcha por el Gobierno, al contrario de lo que sucedía hasta el momento.

Partiendo de los datos de ventas del primer trimestre, sólo se matriculan de media unos 65 vehículos eléctricos al mes, lo que, según Ganvam, pone de manifiesto que esta tecnología supone todavía una demanda residual que hay que potenciar en mayor medida si el objetivo es que se convierta en una realidad. En este sentido, consideró prioritaria la aprobación inmediata del PIVE 8 para dar apoyo, precisamente, a la demanda real, máxime cuando las ventas cayeron casi un 44% en la primera quincena al haberse agotado ya los fondos de la séptima edición.

Además, si bien es cierto que el bajo coste por kilómetro del vehículo eléctrico lo convierte en la opción de movilidad urbana más barata que existe –apenas 1,5 euros por cada 100 kilómetros-, para que se convierta en una opción de compra masiva todavía hay que superar barreras, más allá de los puntos de recarga, como son la poca autonomía o un precio todavía excesivo de adquisición.

Según el presidente de Ganvam, Juan Antonio Sánchez Torres, “si se superan todas estas trabas, las grandes empresas y el sector público se fijarán mucho más en esta tecnología, actuando como verdaderos motores del despegue del coche eléctrico, ya que al impulsar su incorporación en el parque a través de sus flotas corporativas, serán un ejemplo a pie de calle para los particulares que todavía se lo piensan dos veces antes de hacerse con un eléctrico”.

Beneficiarios

Las ayudas se conceden tanto a la adquisición como a operaciones de financiación por leasing financiero o arrendamiento por renting (leasing operativo) de vehículos eléctricos nuevos matriculados por primera vez en España cuya energía de propulsión proceda, total o parcialmente, de baterías cargadas a través de la red eléctrica

Las solicitudes de ayudas podrán presentarse hasta que se agote el presupuesto disponible y como máximo hasta el 31 de diciembre de 2015.

Ayudas

Las cuantías individuales de las ayudas se determinan dependiendo del vehículo a adquirir y de su autonomía en modo de funcionamiento exclusivamente eléctrico (autonomía que da la capacidad de carga de las baterías) oscilando entre los 1.950 euros, en el caso de los cuadriciclos ligeros, hasta los 20.000 euros, en el de autobuses y autocares.

Para el supuesto más usual, un turismo con autonomía eléctrica superior a 90 km, la ayuda será de 5.500 euros, con lo que, teniendo en cuenta los 1.000 euros de  apoyo a la instalación del punto de recarga  se igualara la ayuda que recibía el comprador con el MOVELE 2014. En el caso de vehículos comerciales con autonomía en modo exclusivamente eléctrico superior a 60 km la subvención será de 8.000 euros por vehículo.

Conversaciones: