ALIANZA CON FAW

Seat planea fabricar su primer coche eléctrico en China

Seat podría beneficiarse de un acuerdo entre FAW y Volkswagen para fabricar su primer automóvil eléctrico en China. El fabricante español estaría ultimando los detalles para iniciar la producción en 2020.

Seat planea fabricar su primer coche eléctrico en China
Seat planea fabricar su primer coche eléctrico en China

El primer vehículo eléctrico de Seat se podría fabricar por y para China. Así lo ha adelantado La Tribuna de Automoción, que citando fuentes del sector asegura que Seat está ultimando la producción de un coche eléctrico en China con el apoyo del Grupo Volkswagen y FAW. Según el diario, el proyecto está más que avanzado, ya que una delegación del constructor local FAW visitó las instalaciones de Seat en Barcelona hace prácticamente un año y a día de hoy se sigue progresando en las negociaciones.

Tales negociaciones ya han llegado a los sindicatos de la compañía, quienes discutieron con la directiva a finales del primer trimestre las condiciones para enviar a China una primera expedición de veinte profesionales que analizarían el plan sobre el terreno. Por si fuera poco, el presidente de Seat, Luca de Meo, aseguró en una entrevista el pasado mes de septiembre que “Martorell no fabricará coches eléctricos”, de modo que la opción de fabricar vehículos eléctricos en China cobra todavía más fuerza.

La producción del coche eléctrico de Seat correría a cargo de una joint venture de la que tomarían parte la marca española, el Grupo Volkswagen y el fabricante chino FAW. En su primera fase, la empresa alemana tendría más peso específico dentro del acuerdo de colaboración, para más tarde ceder su participación en la sociedad a la empresa afincada en Martorell. De cualquier modo, la producción del vehículo en cuestión no se iniciaría hasta llegado el año 2020.

En un principio, el nuevo Seat eléctrico está pensado para ser fabricado y distribuido en China, por lo que su comercialización se limitaría al mercado local. Aunque todavía está por concretar la localidad en concreto, su producción se desarrollaría en una de las múltiples plantas de construcción de automóviles que FAW tiene en China. Para hacer realidad su desembarco en el gigante asiático, Seat contará con la ventaja de que su aliada y propietaria Volkswagen ya dispone de una red de distribución en el país, por lo que la española se ahorraría la enorme inversión que supone la puesta en marcha de una red de concesionarios.

Para la fabricación y adaptación de las líneas de producción al nuevo eléctrico de Seat sería necesario trasladar a China 300 trabajadores de la fábrica de Martorell durante periodos comprendidos entre tres meses y hasta tres años. El nuevo producto sería un compacto basado en la plataforma del Seat Leon, pero esta vez propulsado por un motor eléctrico. Para su aterrizaje en China, Seat podría utilizar una marca distinta a la habitual, aunque conservaría la “S” de su emblema. Otra opción que baraja la directiva sería la de utilizar la marca “Cupra” de forma inicial y más adelante, una vez ya asentada en el mercado asiático, recuperar la firma Seat tal y como la conocemos en el resto de mercados.

Conversaciones: