Híbridos y Eléctricos

EVERGRANDE GROUP, FORTUNE, BOANENG...

El sector inmobiliario chino apuesta por el coche eléctrico

Evergrande Group, Fortune o Boaneng han sido las primeras en invertir en el segmento eléctrico, pero el control inmobiliario chino motivará a más empresas a buscar negocio en el sector del automóvil.

faraday-future-frontal-830x460
Faraday Future FF91, el SUV eléctrico de FF.

La industria inmobiliaria china se está interesando por los vehículos eléctricos, viendo un negocio potencial en la unión de sus negocios y el sector automovilístico en el país, el mercado más importante del mundo de eléctricos, donde decenas de startups han iniciado su actividad en el segmento eléctrico en los últimos años. Estas compañías inmobiliarias ven beneficios a largo plazo y están empezando a invertir. Por otro lado, las firmas automovilísticas se ven beneficiadas con un aumento de capital procedente de dichas compañías.

Una de las inversiones más populares últimamente ha sido la que ha protagonizado Evergrande Group, la segunda empresa inmobiliaria más grande de China en cuanto a ventas. La compañía, que invierte en muchos sectores, como en el del fútbol con la compra del equipo de Guangzhou en 2009, puso su objetivo en una de las startups más conocidas del país: Faraday Future (FF), fundada en Los Ángeles por el emprendedor chino Jia Yueting. Hasta hace apenas dos meses, FF estaba luchando por evitar la bancarrota, pero ahora ha conseguido la financiación que necesitaba y ha publicado sus planes de expansión.

El caso del Grupo Evergrande

El pasado junio, Evergrande Group ordenó a una de sus empresas, Evergrande Health Industry Group, que comprara el 45% de Faraday Future por 6.700 millones de dólares de Hong Kong, 748,3 millones de euros. Hasta ahora, poca actividad a parte de la compra se había llevado a cabo. Sin embargo, esta misma semana, Evergrande Health, convertida en el accionista mayoritario de FF, inauguró una nueva compañía, Evergrande FF Intelligent Automotiva Co. Esta empresa se ha instalado en la ciudad de Guangzhou, en el sur de China, y cuenta con un capital registrado de 1.753 millones de euros. 

Evergrande-630x378

El primer vehículo de FF, el FF91, un SUV eléctrico de lujo, se empezó a producir en una planta alquilada por la marca en Hanford, California, este mismo mes. Las intenciones de Evergrande FF pasan por fabricar el todocamino también en China, en una nueva fábrica que están construyendo en la misma ciudad de Guangzhou. 

Para el Grupo Evergrande, FF es una apuesta de algo que podría generar mucho dinero. Además, la inversión no le supone un gasto difícil de soportar, pues generó beneficios, solo en los primeros seis meses del año, por valor de 6.623 millones de euros. Con el poder económico de todo el grupo, la empresa subsidiaria Evergrande Health planea construir cinco plantas en China para producir hasta cinco millones de vehículos eléctricos durante los próximos 10 años.

Otras empresas inversoras

Evergrande no es la única empresa inmobiliaria en subirse al tren de los vehículos eléctricos, sino que dos grandes compañías más han decidido invertir en el sector.

La primera, China Fortune Land Development Co., el mayor desarrollador y operador de parques industriales del país, adquirió el 53,4% de la startup local Hozon New Energy Vehicle Co. el pasado mes de diciembre. Sin perder tiempo, el mismo mes se efectuó la compra del 51% de Qoros, una pequeña marca de coches de Shanghái, por parte de Baoneng Investment Group Co., un conglomerado de empresas privadas. Entre sus actividades económicas están los seguros de salud o de vehículos, la producción de componentes de vehículos y los servicios de financiación para automóviles.

La segunda, Country Garden Holdings, la empresa inmobiliaria más grande de China, anunció en octubre de 2017 su intención de asociarse con varios fabricantes de baterías y otros proveedores de componentes de coches para construir una gran fábrica de piezas para la industria automotriz en Shunde, al sur de China.

Esta tendencia está motivada por el control que, desde Pekín, se empezó a imponer en 2015 en las inversiones inmobiliarias en un intento de descargar el mercado de viviendas, que estaba muy inflado. En los últimos meses, el gobierno no ha hecho más que reforzar aún más el control sobre la actividad inmobiliaria en las principales ciudades del país. Es por eso que muchas empresas buscan oportunidades de negocio en otros sectores, por lo que es de esperar que otras compañías se sumen a Evergrande, Fortune y Boaneng y empiecen a invertir en el sector de los vehículos eléctricos.

Conversaciones: