Híbridos y Eléctricos

TOYOTA PONE FIN AL ACUERDO CON TESLA

Toyota podría renunciar al coche eléctrico para centrarse en el hidrógeno

Toyota podría renunciar al coche eléctrico para centrarse en el coche de hidrógeno, después de anunciar que no prorrogará el acuerdo con Tesla Motors para el suministro de baterías, que finaliza este año.

Toyota no prorrogará el acuerdo que tiene con Tesla para el suministro de baterías.
Toyota no prorrogará el acuerdo que tiene con Tesla para el suministro de baterías.

Toyota no ve claro el mercado de vehículos eléctricos y todo apunta a que se desmarcará de la tecnología de propulsión eléctrica para apostar definitivamente por el coche de hidrógeno.

La compañía ha anunciado que no prorrogará el acuerdo que tiene con Tesla para el suministro de baterías, que finaliza este año.

Toyota invirtió 50 millones de dólares en Tesla para adquirir una participación del 3 por ciento en 2010, y firmó un acuerdo de desarrollo conjunto de 100 millones dólares en 2011 para la versión eléctrica del RAV4.

La firma ha vendido, principalmente en California, 1.594 unidades del modelo RAV4 EV desde 2012 hasta abril de 2014. Al no superar las previsiones de ventas, Toyota ha reconocido que está "reevaluando" su vehículo eléctrico RAV4, así como la colaboración con Tesla por la que ha recibido unas 2.500 baterías eléctricas.

Ello ha llevado a Toyota, cuya verdadera apuesta en los últimos años ha sido por la tecnología híbrida, a replantearse su estrategia de propulsiones alternativas: en este momento, la compañía ve un futuro de cero emisiones más tangible y prometedor en la pila de combustible de hidrógeno que en la movilidad eléctrica.

Este año en el Salón del Automóvil de Ginebra pudimos ver una versión muy avanzada de su primer automóvil de hidrógeno, el FCV Concept, cuyo modelo de producción está previsto sea lanzado al mercado estadounidense en 2015.

Toyota FCV Concept, en el Salón del Automóvil de Ginebra 2014

El Toyota FCV cuenta con dos depósitos de hidrógeno colocados bajo el piso del vehículo. Se trata de dos depósitos a alta presión (70 Mpa), que tardan en repostarse en torno a unos tres minutos. La autonomía declarada por la marca japonesa es de algo más de 500 km.

El vehículo acelera de 0 a 100 kilómetros por hora en alrededor de 10 segundos y puede proporcionar energía a un hogar durante una semana en caso de emergencia.

Este híbrido (se suma más de una fuente de energía, hidrógeno por un lado y electricidad por otro) cuenta con una longitud de 4,87 m, una anchura de 1,81 m y una altura de 1,53 m, mientras que la distancia entre ejes se sitúa en los 2,78 m.

Toyota también se está centrando en el desarrollo de estaciones de servicio de hidrógeno para apoyar la tecnología de pila de combustible. Además, los avances tecnológicos y el hecho de que Daimer, General Motors y Nissan también planeen vender modelos de pila de combustible puede ayudar a que la introducción al mercado de estos vehículos sea más rápida.

Conversaciones: