Híbridos y Eléctricos

COMENZARÁ A PRINCIPIOS DE 2017

Volvo prepara el mayor proyecto de conducción autónoma de Gran Bretaña

El proyecto comenzará a principios de 2017 con un número limitado de vehículos de conducción semiautónoma y se ampliará en 2018 para incluir un total de 100 vehículos autónomos.

volvo2
Volvo prepara el mayor proyecto de conducción autónoma de Gran Bretaña.

Volvo Cars ha anunciado que comenzará el próximo año "la mayor y más ambiciosa" prueba de conducción autónoma del Reino Unido, cuyo objetivo es agilizar la introducción de una tecnología que promete reducir los accidentes de tráfico, acabar con los atascos y ayudar a los conductores a ahorrar tiempo.

La marca está desarrollando sistemas de conducción autónoma como parte de su compromiso de que, para 2020, nadie resulte muerto ni herido de gravedad en un Volvo de nueva generación.

Las pruebas de Volvo en el Reino Unido se llamarán "Drive Me London" y se diferenciarán de los demás programas de conducción autónoma en que los vehículos serán conducidos por carreteras públicas por familias normales.

Volvo utilizará los datos de estos usuarios cotidianos para desarrollar vehículos de conducción autónoma adecuados para las condiciones de conducción reales, que no siempre coinciden con las condiciones ficticias de las pistas de pruebas. Thatcham Research, el centro de investigación de las compañías aseguradoras del Reino Unido, se ocupará del análisis de los datos técnicos y facilitará todos los conductores profesionales necesarios para realizar la prueba.

"Drive Me London" comenzará a principios de 2017 con un número limitado de vehículos de conducción semiautónoma y se ampliará en 2018 para incluir un total de 100 vehículos de conducción autónoma en lo que será el mayor y más amplio programa de pruebas de conducción autónoma en las carreteras de Gran Bretaña.

volvo3

La presentación de los vehículos de conducción autónoma promete revolucionar las carreteras británicas en cuatro aspectos principales: seguridad, congestión circulatoria, contaminación y ahorro de tiempo.

Las investigaciones independientes indican que la conducción autónoma tiene el potencial de reducir los accidentes de tráfico de manera muy significativa, en algunos casos hasta en un 30%. Se estima que actualmente el 90% de los accidentes se deben a distracciones o errores humanos, factores que deberían prácticamente desaparecer con los vehículos de conducción autónoma.

Cuanto antes comiencen a circular los vehículos de conducción autónoma por nuestras carreteras, antes empezarán a salvarse vidas.

En un seminario patrocinado por Volvo y Thatcham Research, titulado "A Future with Autonomous Driving Cars - Implications for the Insurance Industry" (Un futuro con vehículos de conducción autónoma: Implicaciones para las compañías de seguros) que se celebró el pasado día 3 de mayo en el America Conference Centre de Londres, el presidente y director ejecutivo de Volvo, Håkan Samuelsson, afirmó: "Cuanto antes comiencen a circular los vehículos de conducción autónoma por nuestras carreteras, antes empezarán a salvarse vidas".

Los fabricantes prevén que los vehículos con conducción autónoma, capaces de sustituir al conductor durante ciertas etapas del viaje, estarán disponibles entre 2018 y 2020.

En este sentido, el director ejecutivo de Thatcham Research, Peter Shaw, afirmó: "La tecnología de los vehículos está aumentando rápidamente. Los fabricantes prevén que los vehículos con conducción autónoma, capaces de sustituir al conductor durante ciertas etapas del viaje, estarán disponibles entre 2018 y 2020. Sin duda, la frecuencia de las colisiones disminuirá de manera drástica; pero además, cuando la colisión no pueda evitarse, los sistemas de conducción autónoma también lograrán disminuir la velocidad del impacto".

La conducción autónoma no solo depende de la tecnología del automóvil. Necesitamos normas y leyes adecuadas.

Por lo que se refiere a la congestión circulatoria, los vehículos de conducción autónoma permiten que el tráfico se desplace de manera más uniforme, con lo que se reducen los atascos y, lógicamente también la contaminación y las emisiones. Por último, una menor congestión circulatoria se traduce en un valioso ahorro de tiempo para los conductores.

"Son muchas las ventajas que ofrecen los vehículos de conducción autónoma", opina Samuelsson. "Por eso es importante que los Gobiernos creen cuanto antes el marco jurídico necesario para que puedan circular por las calles. La industria del automóvil no puede hacer esto por sí sola. Necesitamos ayuda gubernamental".

Conversaciones: