Híbridos y Eléctricos

PATENTE ALEMANA

BMW patenta una suspensión que recupera energía y aumenta la autonomía de los eléctricos

La energía ni se crea ni se destruye, sólo se transforma. Los coches tienen muchas pérdidas energéticas, y en BMW acaban de patentar una suspensión que permitirá ampliar la autonomía de los coches eléctricos.

Suspensión-BMW
La patente de BMW permite recuperar la energía disipada por los amortiguadores

Ni siquiera las máquinas más eficientes del mundo aprovechan al máximo la energía que consumen. En todo proceso mecánico existen pérdidas, pérdidas por calor, rozamiento o disipación. Crear los coches más eficientes del mundo exige reducir al mínimo esas pérdidas, aprovechando cada resquicio físico posible para recuperar la energía. Con esta premisa, BMW acaba de patentar una suspensión revolucionaria que promete ampliar la autonomía de los coches eléctricos mientras circulan

Hoy vemos multitud de sistemas que aprovechan al máximo la energía disipada durante la conducción. El caso más evidente es el del sistema de frenos. Los coches más modernos son capaces de recuperar la energía perdida en forma de calor durante la frenada, transformarla y almacenarla en la batería para ampliar el rango de uso. Lo que hace unos años se convirtió en una absoluta revolución hoy es el pan nuestro de cada día. Cada fabricante lo aplica de una forma diferente, pero todos son más o menos iguales.

Lo que no habíamos visto hasta ahora es un sistema parecido pero acoplado a la suspensión. Según la patente alemana descubierta por CarBuzz, BMW ha sido capaz de inventar un mecanismo que es capaz de recuperar la energía desprendida en cada compresión de los muelles. En el ciclo de compresión-extensión los muelles disipan energía que se pierde en el proceso. Si tenemos en cuenta que la suspensión, a diferencia de los frenos, está trabajando constantemente, el hallazgo de los ingenieros alemanes puede suponer un empujón considerable a la autonomía.

bmw-i4-2022-06
El BMW i4 ya es uno de los mejores eléctricos del mercado

Se trata de una primera patente donde se exponen los conceptos básicos del sistema. Por el momento no hay más detalles concretos de cómo es el equipo, o si este finalmente se va a llevar a producción. Tampoco sabemos en qué fase de desarrollo se encuentran o si es posible una introducción temprana en los coches de producción. Lo que sí está claro es que BMW se ha adelantado al resto de fabricantes del mundo. A buen seguro todavía tardaremos unos años en ver semejante sistema equipado en los coches de producción, pero el primer paso es importante.

El poder recuperar la energía perdida durante la conducción es un paso más en la mejora de la eficiencia de los coches. BMW quiere ser uno de los protagonistas principales en la carrera eléctrica. Modelos como el BMW i4 se sitúan ya entre los mejores del mundo, pero los alemanes no se conforman con eso. En 2025 esperan convertirse en la referencia tecnológica del mundo con sus nuevos coches Neue Klasse. Con una reinvención casi completa, los eléctricos del futuro contarán con una plataforma nueva y tecnologías revolucionarias.

Conversaciones: