Híbridos y Eléctricos

ELIMINA LA NECESIDAD DE 2 MOTORES TRASEROS

BorgWarner presenta un sistema de control vectorial del par con doble embrague para coches eléctricos

Este nuevo sistema elimina la necesidad de tener dos motores eléctricos en el eje trasero para tener un mejor control vectorial del par, reduciendo la complejidad, el peso del coche y el espacio necesario.

Sistema de control vectorial del par con doble embrague para coches eléctricos
Sistema de control vectorial del par con doble embrague para coches eléctricos

El especialista en componentes BorgWarner ha desarrollado un sistema de control vectorial del par para vehículos eléctricos que permite eliminar la necesidad de dos motores eléctricos en el eje trasero, lo que generalmente encontramos en los coches eléctricos más potentes, y optar por una solución más sencilla. Según BorgWarner, este nuevo sistema resulta más rentable y, además, sus compactas dimensiones reducen significativamente el espacio necesario para instalarlo (es más pequeño que un motor eléctrico) así como el peso total del coche.

Se trata de un sistema de control vectorial del par con dos embragues, uno interno y otro externo, que reemplaza al controlador electrónico (el cual hace las veces de diferencial decidiendo cuánto par entrega cada motor eléctrico) y al segundo motor eléctrico en el eje trasero. Con el esquema de dos motores, además de conseguir más potencia, se puede conseguir un control vectorial del par bastante preciso 

Este nuevo sistema de doble embrague puede hacer eso mismo, controlando el par de torsión independientemente y distribuyéndolo entre las ruedas izquierda y derecha a conveniencia, dependiendo de la situación. Este sistema de embrague doble va conectado al motor eléctrico y cuenta con dos actuadores reversibles (uno por embrague). Soporta un máximo de 2.600 Nm de par por cada embrague y puede desconectar el eje trasero cuando no se necesita tracción total, por lo que se puede emplear también en modelos con motores en ambos ejes. 

Desconectando el motor del eje trasero y funcionando en tracción delantera se consigue reducir las pérdidas de energía, aumentando la autonomía del coche. Una autonomía que también se ve favorecida por la reducción de peso (y, por tanto, menor consumo) de este sistema respecto a tener dos motores en el eje trasero.

El objetivo de un sistema de control vectorial del par es enviar el par necesario a cada rueda de manera independiente, con lo que se mejora la dinámica de conducción, aumenta la capacidad de tracción del coche y, dependiendo del calibrado, también la diversión al volante. Según BorgWarner, ya tienen un «importante fabricante de coches eléctricos» como cliente de este nuevo sistema, cuya producción en serie comenzará en la primera mitad de 2022.

Conversaciones: