Híbridos y Eléctricos

CONDUCCIÓN AUTOMATIZADA DE PRUEBA

Bosch “aprende” de la conducción por la izquierda en Japón

Bosch realiza pruebas en Japón que se suman a las realizadas en Alemania y los EE.UU para recabar la máxima información para el paso definitivo a la  conducción automatizada.

Los cambios en la Convención de Viena entrarán en vigor a finales de abril de 2016 y permitirán la conducción automatizada, siempre y cuando el conductor sea capaz de anularla o desactivarla.
Los cambios en la Convención de Viena entrarán en vigor a finales de abril de 2016 y permitirán la conducción automatizada, siempre y cuando el conductor sea capaz de anularla o desactivarla.

Al igual que en Alemania y en los EE.UU., Bosch está probando la tecnología del futuro también en Japón. La meta inicial de Bosch es el desarrollo de su piloto automático de autopista, que hará posible que los coches puedan conducir de manera autónoma en las autopistas y autovías a partir de 2020.

Saber más

Si queréis saber algo más de por qué en Japón se conduce por la izquierda (como por qué también el metro de Madrid va al revés que los coches), aunque no siempre fue así, visitar el blog: UnGatoNipón. Andanzas de un español que vive en Tokio.

“Dado que en Japón se conduce por la izquierda y debido a las complejas condiciones de tráfico, este país nos proporciona una información muy valiosa para el desarrollo”, afirma Dirk Hoheisel, miembro del consejo de administración de Robert Bosch GmbH.

Las pruebas se llevan a cabo en las autopistas en torno a las ciudades de Tohoku y Tomei, en las provincias de Tochigi y Kanagawa, así como en los dos centros técnicos de pruebas que Bosch tiene en Shiobara y Memanbetsu. Desde principios de 2013, Bosch cuenta con vehículos de pruebas que circulan por la autopista A81, en Alemania, y por la Interstate 280, en los Estados Unidos. 

La base son los sensores y los mapas

“Nuestros ingenieros han completado más de 10.000 km de pruebas de conducción sin accidentes", afirma Hoheisel. Los coches de Bosch conducen por sí mismos a través del tráfico, acelerando, frenando y realizando adelantamientos, según sea necesario. También deciden por ellos mismos, y en función de la situación del tráfico, cuando activar el intermitente correspondiente y realizar el cambio de carril. La base de todo esto está en los sensores que proporcionan una imagen detallada del entorno del vehículo.

Además, TomTom, socio tecnológico de Bosch, proporciona mapas con datos de muy alta precisión. Un procesador utiliza toda esta información para analizar y predecir el comportamiento de otros usuarios de la carretera y, sobre esa base, toma las decisiones acerca de la estrategia de conducción de los vehículos automatizados.

¿Cuál es el marco legal necesario para la conducción automatizada?

Para la conducción automatizada se está también avanzando en la creación de un marco jurídico que contemple las condiciones legales para ello. Actualmente se está trabajando desde la agenda política de los EE.UU., Japón y Alemania. Hay ya algunas señales de cambio inminente en la Convención de Viena sobre la circulación vial. Así, el 23 de abril de 2016, las enmiendas a la Convención entrarán en vigor y los estados miembro tendrán entonces que adaptarlas a sus respectivas legislaciones. Estas enmiendas permitirán la conducción automatizada, siempre y cuando el conductor sea capaz de anularla o desactivarla.

En el ámbito del derecho relativo a la matriculación del vehículo, un grupo de trabajo de la CEPE (Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa) ha comenzado a trabajar sobre el Reglamento R.79, que sólo permite la intervención automática en la dirección, hasta un límite de diez kilómetros por hora.

La validación de las funciones de conducción automatizada es otro desafío. Según la metodología actual, un pilotaje automatizado por autopista tendría que completar un periodo de pruebas de varios millones de kilómetros antes de que el sistema pudiera ser autorizado para entrar en fase de producción en serie. Bosch está trabajando en estos nuevos enfoques.

Las “armas” tecnológicas de Bosch

Bosch, es uno de los proveedores más importantes en el mercado mundial de automoción, y se beneficia de contar con todas las tecnologías necesarias al alcance de su mano. Estas incluyen no sólo la propulsión, los frenos y la dirección, sino también sensores, sistemas de navegación y soluciones de conectividad dentro y fuera del vehículo. Como dice Hoheisel: “Bosch desarrolla todo, desde los componentes individuales hasta el conjunto del sistema”.

Bosch tienen una gran demanda en el mercado: el pasado año, la compañía vendió, por primera vez, más de 50 millones de sensores de entorno para los sistemas de asistencia al conductor. El número de sensores de radar y vídeo vendidos se duplicó en 2014, y lo hará de nuevo en 2015. 

Cuando se trata de los sensores de radar utilizados en sistemas como el Control de Crucero Adaptativo, ACC, Bosch lidera el mercado mundial. Se espera que su sensor de radar (77 GHz) número diez millones salga de la línea de producción en 2016. También en 2015, el sistema de dirección eléctrica asistida, Servolectric, que hacía el número 50 millones salió de la línea de montaje de Bosch en la planta de Schwäbisch Gmünd, Alemania.

Conversaciones: