ACELERA LA INVESTIGACIÓN

China investiga y desarrolla motores eléctricos para convertirse en líder mundial

China, además fomentar la producción y compra de coches ecológicos, ha acelerado el proceso de investigación sobre los motores eléctricos, un sector dominado actualmente por Japón.

China investiga y desarrolla motores eléctricos para convertirse en líder mundial
China investiga y desarrolla motores eléctricos para convertirse en líder mundial

China tiene el principal mercado de coches eléctricos del mundo, y ahora también quieren convertirse en líderes en el desarrollo de los motores eléctricos. Actualmente, los fabricantes japoneses de motores tienen una importante ventaja, debido a la experiencia que han acumulado en la producción de coches híbridos. Pero los nipones podrían ceder en los próximos años el dominio en el sector de la propulsión de los vehículos eléctricos, ya que han perdido impulso en materia de investigación.

Los fabricantes chinos comenzaron a acelerar el desarrollo de motores de automóviles eléctricos después de que el gobierno presentara un plan de desarrollo para "vehículos de nueva energía" (eléctricos, híbridos enchufables y de pila de combustible) en 2012. Beijing ha introducido medidas y subsidios para promover la industria, e incentivar a los consumidores para comprar coches eléctricos. En el Salón del Automóvil de Detroit de este año ha quedado claro que los fabricantes de automóviles chinos están cambiando cada vez más su atención hacia los vehículos eléctricos, con la firma GAC presentando un concepto de vehículo eléctrico.

El entusiasmo de China por los motores eléctricos también se refleja en la cantidad de trabajos de investigación que produce. Durante una conferencia sobre máquinas eléctricas, organizada por el Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos, celebrada en mayo del año pasado en Miami, las universidades y corporaciones chinas representaron el 40% de los aproximadamente 300 informes presentados, reporta Nikkei Asian Review.

Los documentos de los investigadores chinos propusieron una serie de nuevas ideas para el desarrollo del motor, incluyendo formas de hacer que las piezas clave para los motores, como los devanados e imanes, sean más pequeñas y livianas. Al final, los chinos exhibieron casi el mismo número de documentos que Estados Unidos.

Japón se debilita

Por el contrario, en Japón se comienza a percibir un retroceso en la investigación dedicada al motor eléctrico. La Organización para el Desarrollo de la Nueva Energía y la Tecnología Industrial de Japón recortó los fondos para el desarrollo de materiales para motores de automóviles a 400 millones de yenes (2.9 millones de euros), desde unos 2.000 millones de yenes (14.8 millones de euros) el año anterior.

Una de las pocas señales alentadoras para los nipones surgió en la Universidad de Kioto, que dio inicio a un curso de estudio sobre motores con una ayuda económica de Nidec, fabricante de motores eléctricos con sede en Kioto, en abril del año pasado. "Es la primera oportunidad de investigación de motores en 20 años en nuestra universidad", señaló Juichi Yamagiwa, presidente de la escuela. Hasta la década de 1970, las facultades de ingeniería en las universidades japonesas estaban interesadas en la investigación de motores, pero el número de cursos relevantes se redujo debido a la recesión tecnológica.

En estas circunstancias, el gobierno chino parece estar apuntando a un cambio de poder en la industria del automóvil eléctrico. China planea exigir cuotas de producción de automóviles híbridos enchufables y coches eléctricos a los fabricantes de automóviles nacionales y extranjeros a partir de 2019. Para los consumidores, también ha establecido importantes ayudas para la compra de vehículos ecológicos. El mercado de coches eléctricos e híbridos enchufables en China creció a 580.000 unidades en 2017, y Pekín ha establecido un objetivo para elevar la cifra a 7 millones en 2025.

Conversaciones: