Híbridos y Eléctricos

RIDE PILOT

El nuevo SUV eléctrico de Volvo podrá ir por la autopista sin supervisión humana

La empresa sueca da luz verde a la mayor capacidad autónoma que hemos visto hasta ahora con su sistema Ride Pilot, que permitirá al próximo SUV de Volvo circular por la autopista sin que nadie le vigile.

Volvo Concept Recharge, Exterior front view
Volvo Concept Recharge, el avance del próximo Volvo Embla

Vivimos tiempos de cambio en la industria del automóvil. A pesar de que se trata de un sector que no ha dejado de evolucionar en los últimos 100 años, en la última década los acontecimientos se han precipitado. Con una movilidad eléctrica instaurada y en vías de crecimiento, el siguiente paso es la conducción autónoma. Muchos prototipos la ofrecen, pero Volvo con su nuevo SUV (que tendrá versión eléctrica) será de los primeros en ofrecer una conducción total sin supervisión.

Aunque siempre hablamos de otros programas de conducción autónoma, como el paquete FSD de Tesla, la realidad nos hace ver que muchas otras marcas han hecho grandes progresos en la materia. Volvo quiere convertirse en una marca de referencia en la tecnología no dentro de cinco o diez años, sino a finales de este mismo curso con el lanzamiento de su próximo SUV eléctrico. El más avanzado y completo de todos.

Tras haberse filtrado su nombre hace unas semanas, el Volvo Embla se convertirá en uno de los primeros coches comerciales en poder circular sin supervisión. El sucesor del XC90 llegará para demostrar que los suecos cuentan con un avanzado programa tecnológico, para aquellos que no lo supieran, sentando las bases de la próxima etapa de la conducción autónoma. Su programa Ride Pilot se convertirá en la comidilla del sector, y todos tratarán de igualar su tecnología.

volvo-ride-pilot-conduccion-autonoma

El sistema Ride Pilot de Volvo monta cinco radares, ocho cámaras y un sensor LiDAR, además de dieciséis sensores ultrasónicos.

No será fácil, pues Volvo ha invertido grandes cantidades de dinero en el desarrollo de su programa. Actualizaciones de seguridad inalámbricas, cinco radares, ocho cámaras, dieciséis sensores ultrasónicos, software desarrollado juntamente con la empresa Zenseact y un sensor Iris LiDAR de vanguardia. Todo eso es lo que llevará el Volvo Embla en sus entrañas para ser capaz de poder circular por autopista sin que nadie lo supervise. Desde luego la imagen será espectacular.

Ahora llega la mala noticia. El programa Ride Pilot solo estará disponible en el Estado de California. Durante una temporada solo los clientes californianos podrán disfrutar de él. Se ha optado por esta medida dado el clima suave, las condiciones del tráfico y el excelente marco regulatorio presente. Una vez que se haya verificado su seguridad en autopista, Volvo quiere extenderlo a más territorios, incluyendo el resto de los Estados Unidos y Europa, donde actualmente ya se está probando en algunas carreteras de la red de Suecia.

Volvo sabe de la importancia de ser el primero en ofrecer estos servicios, y una vez completadas las pruebas de seguridad será implantado, Ride Pilot estará disponible como una suscripción adicional. En palabras del CEO de la compañía, Ödgärd Anderson: “Ofrecer un nuevo estándar de seguridad para la industria requiere un nivel de pruebas y verificación rigurosas que se expandirá a nivel mundial. El software de Zenseact AD juega un papel fundamental en este nuevo estándar y en el camino hacia los cero accidentes”.

Conversaciones: