Híbridos y Eléctricos

CONTINENTAL CONFIGURA LA MOVILIDAD DEL FUTURO

Continental y su visión sobre la conducción automatizada

Para Continental, seis son los retos fundamentales que deben abordar: tecnología de sensores, conectividad, diálogo hombre-máquina, arquitectura de sistemas, fiabilidad y la aceptación de la conducción automática.

Elmar Degenhart, Presidente de la directiva, Calidad, Medio Ambiente, Comunicación empresarial, Continental Business System.
Elmar Degenhart, Presidente de la directiva, Calidad, Medio Ambiente, Comunicación empresarial, Continental Business System.

La empresa de tecnología Continental desarrolla componentes y sistemas necesarios para la conducción automatizada de todo el mundo, en los EE.UU, en Japón, China y Alemania. Para la compañía, según su Presidente Elmar Degenhart, seis son los retos fundamentales que sus ingenieros deben abordar: tecnología de sensores, conectividad, diálogo hombre-máquina, arquitectura de sistemas, fiabilidad y la aceptación de la conducción automática.

Tecnología de sensores

Para Degenhart, conseguir la cifra de ‘cero accidentes’ ya no es una utopía. Los sistemas avanzados de asistencia al conductor con sensores pueden registrar el área alrededor del vehículo igual o incluso mejor que un humano. Los retrovisores pueden ser reemplazados por sistemas de cámaras que no sólo aumentan la seguridad, sino que también reducen las emisiones de CO2 de los turismos y vehículos comerciales.

Para la fusión de sensores y para evaluar los datos del sensor, Continental trabaja en el uso de inteligencia artificial. Con el tema de la "seguridad a través del aprendizaje", Continental ha puesto en marcha un proyecto de investigación con la Universidad Técnica de Darmstadt llamado PRORETA 4, que explora los sistemas de autoaprendizaje y la inteligencia artificial.

Además, Continental también ha desarrollado su nuevo neumático: el  SportContact 6 que ofrece un excelente agarre a velocidades superiores a 350 km/h. “En el futuro vamos a instalar sensores en los neumáticos que serán capaces de detectar el estado de la superficie de la carretera. Por lo tanto, los neumáticos se convertirán en una parte clave de nuestra red de sensores en el coche", añadió Degenhart.

Conectividad

Continental está trabajando en un potente sistema que proporcionará información de alta precisión sobre el tráfico. La base de este sistema es que los datos del sensor se compartirán entre los usuarios de la carretera. Por esta razón piensan que Internet se convertirá en el sexto sentido del coche.

Diálogo entre hombre y máquina

¿Cuál es la estrategia a seguir si el vehículo llega a una salida de autopista en modo totalmente automático y en ese momento el conductor se supone que debe tomar el control de nuevo? Continental presentará un puesto de conducción que permitirá la interacción entre vehículo y conductor para un mayor control del vehículo.

Arquitectura del sistema

La gran cantidad de datos que tendrán que gestionar los futuros sistemas de conducción automatizada requerirán una arquitectura electrónica potente y fiable.

Fiabilidad

Es fundamental que con la conducción automatizada, y en el caso de un mal funcionamiento del sistema, el vehículo sea capaz de continuar su camino con seguridad o poder realizar una parada de forma segura y controlada.

Aceptación

Según Continental, la conducción automatizada será aceptada si la gente confía en la tecnología. Los fabricantes de sistemas de asistencia a la conducción y de información están trabajando en asentar las bases para la aceptación de estas soluciones en el futuro.

Cinco preguntas para Elmar Degenhart acerca de la movilidad del futuro

Continental y su visión sobre la conducción automatizada

Elmar Degenhart, Presidente de la directiva, Calidad, Medio Ambiente, Comunicación empresarial, Continental Business System.

¿Perderá el concepto de vehículo propio su atractivo en el futuro?

A la gran mayoría de la gente le gusta conducir y no quiere renunciar a ello en su vida cotidiana. Así lo demuestra nuestro "Estudio sobre movilidad 2015". El resultado ha sido que la conducción es y seguirá siendo un acto ante todo impulsado por la emoción y menos por el sentido común. Por ello, a medio plazo esperamos una creciente demanda de automóviles propios.

¿Esto también se aplica a las jóvenes generaciones?

En contra de la tan repetida tesis opuesta se ha comprobado que las siguientes generaciones siguen queriendo tener vehículo propio. Sin embargo, este debe ser más inteligente, ya que la conducción no debe frenar y menos entorpecer la creciente comunicación entre las personas. El automóvil ha sido hasta ahora casi el último espacio sin Internet fuera de la oficina y la vivienda. En el futuro el automóvil enviará, recibirá y procesará información por vía digital más rápidamente. Así, depende de la propia industria del automóvil estar al día de la realidad y de los deseos de la gente joven y desarrollar, por ejemplo, la oferta de servicios en red en los vehículos.

Uno de los objetivos de Continental es poner la movilidad individual a disposición de todos.  ¿No significa esto que el aumento de vehículos irá en detrimento de la seguridad vial?

El automóvil del futuro podrá impedir accidentes desde el principio y cada vez más fácilmente gracias a su manto protector compuesto por los datos del vehículo y la información proporcionada por otros usuarios de la vía pública.

Los fallos humanos son hoy día la causa principal del 95 % de los accidentes. Las razones principales son la falta de experiencia, el cansancio y el alcohol al volante. Queremos apoyar y ayudar al conductor en su tarea de manera específica con el fin de incrementar la seguridad en carretera. La base para ello son los sistemas de asistencia al conductor. Estos sistemas, tales como el asistente de frenado de emergencia y el indicador para la detección de ángulos muertos en el retrovisor exterior, ya ayudan hoy día al conductor.

¿Por qué es tan importante la interconexión del vehículo?

A medida que aumenta la interconexión, los vehículos se vuelven más inteligentes, se convierten en parte de Internet. Con ayuda de sensores de entorno, como cámaras y sistemas de radar, los vehículos perciben lo que ocurre a su alrededor. Los sistemas de asistencia al conductor evalúan los datos de los sensores pudiendo intervenir en la conducción en situaciones de peligro. Gracias al intercambio de datos entre vehículos y la infraestructura de tráfico es posible hacer que los accidentes sean historia, reducir el consumo de combustible y aumentar la comodidad al conducir. Datos importantes tales como el estado del tráfico o las condiciones meteorológicas pueden compactarse en información mediante lo que se denomina un back-end, que es básicamente un centro de procesamiento de datos, y ser puestos a disposición de todos los usuarios de la vía pública en tiempo real. Ello permite adaptar cada situación antes y más rápidamente a las exigencias de cada momento y prepararse para posibles peligros. De esta manera, los vehículos aprenderán en el futuro a "ver qué hay a la vuelta de la esquina" y a detectar que se va a encontrar con un atasco tras una curva mucho antes de llegar a ella. El vehículo interconectado es un tema clave en la movilidad del futuro.

¿Cómo pueden diseñarse vehículos más ecológicos?

Cuanto más móvil se vuelve la población mundial, más importante es asegurar que esta movilidad sea sostenible a fin de que exista un equilibrio entre el consumo de energía y el uso. El motor de combustión seguirá siendo más allá del año 2020 el motor principal en los vehículos. Por ello seguimos apostando por un desarrollo de la tecnología motriz basado en el motor de gasoil y de gasolina.

Al mismo tiempo es ineludible la electrificación de los vehículos. Así se reducen las emisiones de CO2 protegiendo el mundo en el que vivimos. Apostamos por una electrificación a medida, ya que para ello combinamos las ventajas del motor de combustión con las del motor eléctrico.

Conversaciones: