Híbridos y Eléctricos

SMART PARKING LAB

Detroit estrenará un aparcamiento con recarga 100% autónoma para coches eléctricos

Llegará el día en el que aparcar desaparezca de nuestras vidas como un problema. La ciudad de Detroit abrirá en septiembre el primer aparcamiento autónomo para coches eléctricos.

smart-parking-lab_portada
smart-parking-lab_portada

Detroit Smart Parking Lab (DSPL), así se llamará el primer espacio de pruebas donde se van a llevar a cabo ensayos sobre la futura tecnología autónoma para coches eléctricos. La idea es crear un espacio que permita simular en condiciones reales el aparcamiento y carga remotos de los coches eléctricos del mañana.

Todos imaginamos ese momento donde no tengamos la ansiedad de tener que buscar un sitio donde dejar el coche. Todos hemos pasado por ese mal trago, y podría tener los años contados. La conducción autónoma resolverá el problema, pero no sólo los coches tienen que estar capacitados para conducirse solos, también deben estar las infraestructuras de los aparcamientos, y para eso nace el Smart Parking Lab de Detroit.

Se trata de una colaboración llevada a cabo entre Ford, Bedrock y Bosch. Tres empresas muy conocidas que esperan trabajar conjuntamente para llevar a buen puerto tecnologías, sistemas e infraestructuras que permitan a los coches aparcarse y cargarse por sí solos sin la supervisión de un humano. Las instalaciones las ha proporcionado el Estado de Michigan, que se ha unido al proyecto, convirtiendo así este parking en el primero de su estilo en todo el mundo.

smart-parking-lab_02

Smart Parking Lab.

Como ya hemos dicho, por el momento consiste únicamente en un espacio de pruebas. Un entorno seguro y adaptado al mundo real donde implementar las tecnologías. No hay nada definido por el momento, nada planteado sobre cómo va a funcionar, y he ahí la gracia de este laboratorio de pruebas. Los implicados en el proyecto esperan desarrollar diversas tecnologías, probarlas y comprobar cuáles son las más funcionales para exportarlas al mundo real.

La idea primitiva es crear un aparcamiento donde el conductor deje su coche eléctrico en la entrada y este por sí mismo se desplace hasta su lugar de reposo e inicie las operaciones para la recarga. Plataformas de transporte, puertos remotos, cargas inalámbricas… Muchos elementos por probar y desarrollar.

Todos los implicados en el proyecto se encuentran encantados con el espacio cedido ya que representa un entorno idílico para el desarrollo de tecnologías. Craig Stephens, director de Controles y Sistemas Automatizados de Ford ha comentado: "El laboratorio de estacionamiento inteligente de Detroit nos ayudará a colaborar con otros innovadores en soluciones aún mejores para facilitar el estacionamiento, de modo que no arruine una salida nocturna ". 

La verdad es que no es la primera vez que vemos algo así. Diversos modelos ya ofrecen tecnologías de valet autónomo, como por ejemplo los Tesla o el más moderno Mercedes Clase S. Sin embargo, no todos los coches del futuro tendrán las mismas capacidades autónomas, y por eso se ha llevado a cabo este proyecto, para buscar soluciones que sirvan para todos, independientemente de sus tecnologías o sistemas.

Conversaciones: