Híbridos y Eléctricos

INFORME SOBRE EL FUTURO DE LA MOVILIDAD

Las cuatro dimensiones que cambiarán la industria del automóvil conectado y autónomo

El informe de la consultora americana McKinsey detalla el futuro del sector del automóvil resultante de grandes inversiones en conducción autónoma, conectividad, electrificación y movilidad compartida.

Las cuatro dimensiones que cambiarán la industria del automóvil conectado y autónomo
Las cuatro dimensiones que cambiarán la industria del automóvil conectado y autónomo

El consumidor apostará por un enfoque mayor en la experiencia en el vehículo en lugar de la experiencia de conducción, de modo que pueden modificar el ‘status quo’, según el informe de la consultora americana McKinsey. Los fabricantes de equipos originales (OEM) y los principales proveedores deberán transformar sus productos, sus capacidades y estructuras organizativas para poder seguir evolucionando hacia el coche eléctrico, conectado y autónomo.

Estos cambios presentan un gran riesgo y, a la vez, una gran oportunidad para la industria automotriz: mientras esperamos que el conjunto general de valor pase de los 2,9 billones de euros en la actualidad hasta los 5,5 en 2030, se espera que las tecnologías y modelos comerciales tradicionales disminuyan del 98% del mercado actual al 50% en 2030.

Las ganancias automotrices globales están, históricamente, en su punto más alto. Sin embargo, la industria depende en gran medida de solo dos mercados, ya que el 75% de estos beneficios se concentran en China y Estados Unidos. Según el informe de la consultora, todavía hay espacio para avanzar en la utilización, la eficacia y la seguridad. Además, las reglas están cambiando rápidamente, ya que las inversiones recientes resaltan el deseo de desarrollar capacidades automáticas futuras. En los últimos 5 años, se han hecho importantes inversiones en tendencias emergentes impulsadas por la tecnología: la autonomía, la conectividad, la electrificación y la movilidad compartida.

En la actualidad, la aplicación más importante de la conducción se ha convertido en la experiencia en el vehículo: la demanda de soluciones autónomas, conectadas, electrificadas y compartidas. Esto lo apreciamos en las encuestas realizadas por la consultora americana. El sondeo sobre el futuro de la movilidad descubrió que el 86% de los consumidores cambiaría de vehículo para obtener algún tipo de sistema avanzado de asistencia al conductor (ADAS), por su parte, la encuesta de Conectividad y Consumo de Conductores Autónomos demostró que el 37% de los encuestados se cambiaría de fabricante si fuera el único que ofreciera un coche con acceso total a aplicaciones, datos y medios.

Captura de pantalla 2017-12-29 a las 9.24.01

Contenido medio del vehículo. Fuente: McKinsey Center of Future Mobility

Las tendencias emergentes mencionadas se combinarán con las nuevas tecnologías, las preferencias cambiantes de los consumidores y la entrada de nuevos actores a la industria para alterar fundamentalmente la relación entre los consumidores y el automóvil. Para sobrevivir a esta irrupción digital con éxito, la industria del automóvil deberá sobresalir en las siguientes cuatro dimensiones tecnológicas:

Detectar los puntos críticos del ecosistema

La consultora espera ver una redistribución de las ganancias entre los segmentos y los jugadores dentro de la industria automotriz. Los actores de la industria deben tener una posición defendible y puntos de control críticos propios, determinando así los elementos de la cadena de valor que tienen un mayor impacto en las características de los productos y en los servicios que más interesan a los clientes.

Dominar la monetización de datos

La industria automotriz está experimentando un aumento tanto en la cantidad como en la diversidad de datos generados y recolectados. En la actualidad, los vehículos generan 25 Gb de datos al día. Las oportunidades de monetización utilizando la nube de datos podrían generar cerca de 630 mil millones de euros para 2030.

Agilizar un I+D de dos velocidades

Tradicionalmente, la investigación y desarrollo de las empresas del sector han seguido un enfoque lineal basado en el hardware. Con el aumento del contenido del software en los vehículos, la industria necesitará tres veces más ingenieros de software en 2030 que los que se necesitaron en el pasado 2016. Un desarrollo de software agilizado acorta el ciclo de desarrollo de 6 a 24 meses, en comparación con los 50 a 60 meses requeridos en la I+D tradicional.

Adoptar la industria 4.0

Los actores de la industria deben mantener y aumentar la productividad, la calidad y la agilidad operativa a través de prácticas digitales optimizadas. En determinados casos, la aplicación de esta tecnología puede ayudar a lograr un impacto transformador sobre un proceso de producción que ya se había considerado optimizado. De esta forma, se logró aumentar la productividad en más de un 30% y se acortó el tiempo de proceso en un 50%.

Conversaciones: