Híbridos y Eléctricos

VEHÍCULOS AUTÓNOMOS

Ford prueba la conducción autónoma sobre la nieve

Ford lleva a cabo las primeras pruebas de vehículos autónomos en la nieve y acelera el desarrollo de su programa.

ford3
Estas pruebas se llevan a cabo en Michigan, incluyendo ubicaciones como Mcity.

Ford es el primer fabricante de automóviles que está llevando a cabo las primeras pruebas de vehículos autónomos bajo condiciones meteorológicas invernales, incluyendo nieve.

Estas pruebas se llevan a cabo en Michigan, incluyendo ubicaciones como Mcity, un entorno urbano simulado a escala real de casi 130.000 metros cuadrados en la Universidad de Michigan, lo que refuerza el liderazgo de Ford en desarrollo de vehículos autónomos más allá de la recientemente anunciada ampliación de su flota de vehículos autónomos, la mayor entre todos los fabricantes de automóviles.

La compañía ha explicado que la conducción completamente autónoma no puede depender únicamente del GPS, que no es suficientemente preciso para localizar o identificar la posición exacta del vehículo, sino que, es fundamental que un vehículo autónomo conozca su posición exacta, no sólo en una ciudad o una carretera, sino también en su carril de circulación, donde una variación de tan solo unos centímetros supone una gran diferencia.

La estrategia de vehículo totalmente autónomo de Ford utiliza mapeado de alta resolución en 3D y LiDAR, que es mucho más preciso que el GPS, ya que permite identificar la ubicación del Fusion Híbrido hasta en centímetros. El LiDAR emite haces cortos de luz láser para permitir al vehículo crear, de manera precisa, una imagen de alta definición en 3D de lo todo lo que le rodea.

Bajo condiciones meteorológicas ideales, el LiDAR es el medio más eficiente de reunir información y metadatos importantes del entorno, detectando objetos cercanos y utilizando señales para determinar el mejor recorrido. Pero en carreteras cubiertas de nieve o en tráfico de alta densidad, el LiDAR y otros sensores, tales como las cámaras, no pueden ver la carretera. Es también el caso de cuando la lente sensora está cubierta por nieve, o suciedad.

En este sentido, Ford junto a técnicos de la Universidad de Michigan comenzaron a colaborar hacia una solución que permitiría que un vehículo autónomo “viese” en una carretera cubierta de nieve.

Cómo funciona la conducción autónoma sobre la nieve

Para navegar sobre carreteras nevadas, los vehículos autónomos de Ford están equipados con mapas en 3D de alta resolución, completos con información sobre la carretera y lo que hay sobre ella, incluyendo mapas de carretera, señales, geografía, hitos y topografía.

Un vehículo autónomo crea los mapas mientras que realiza la prueba en condiciones meteorológicas favorables, con las tecnologías tomando nota automáticamente de elementos como señales de tráfico, árboles y edificios. Cuando el vehículo no puede ver el suelo, detecta puntos de referencia por encima del suelo para ubicarse en el mapa, y a partir de ahí utiliza el mapa para conducir con éxito bajo condiciones meteorológicas difíciles.

Ford prueba la conducción autónoma sobre la nieve

Conversaciones: