Híbridos y Eléctricos

PRODUCCIÓN MÁS SOSTENIBLE

Metanización biológica: el nuevo método para producir Audi e-gas sintético

Metanización biológica como nuevo proceso de producción de Audi e-gas. El Grupo Viessmann, primer socio de Audi para la producción sostenible de gas sintético.

Se espera para finales de 2016 el inicio de venta para el Audi A4 Avant g-tron.
Se espera para finales de 2016 el inicio de venta para el Audi A4 Avant g-tron.

El Grupo Viessmann es la primera compañía asociada con Audi en producir cantidades adicionales de combustible sintético mediante un nuevo proceso biológico. La planta piloto de Allendorf, en el estado alemán de Hesse, inauguró su actividad el pasado mes de febrero. Se espera para finales de 2016 el inicio de venta para el Audi A4 Avant g-tron.

¿Cómo se realiza la producción de e-gas? 

El Audi e-gas Audi se produce por lo general en un proceso de dos atapas: electrólisis y metanización. En el primer paso, la electricidad generada de forma renovable se utiliza para descomponer el agua en hidrógeno y oxígeno. En la segunda fase, el hidrógeno se hace reaccionar con CO2 para producir metano sintético. En la planta de Audi e-gas en Wertle –estado alemán de Baja Sajonia– esto se realiza a base de un proceso químicocatalítico bajo alta presión y alta temperatura.

Ahora, la metanización biológica

En la nueva planta Viessmann, la metanización es ahora puramente biológica. Microorganismos altamente especializados absorben el hidrógeno disuelto en el líquido y el dióxido de carbono a través de las membranas de sus células. A partir de estas moléculas pueden entonces formar la molécula de metano. El proceso se conduce bajo una presión moderada de unos cinco bar y a temperaturas relativamente bajas. 

Audi comenzó a producir combustible sostenible en Wertle hace unos dos años. Ahora también trabajamos con un socio que contribuyó al desarrollo de este nuevo proceso.

Reiner Mangold, responsable de Desarrollo de Producto Sostenible en AUDI AG.

Es la primera planta de conversión de energía en gas, en toda Alemania, que utiliza la metanización biológica.

Su fuerza reside en el hecho de que procesa directamente el dióxido de carbono contenido en el gas. A diferencia de la metanización química, el CO2 no necesita estar presente en alta concentración o en forma purificada, lo que abre nuevos caminos de obtención. Los tratamientos menores de aguas residuales y las plantas de biogás en las cuales no se realiza purificación de biogás, pueden considerarse ahora como fuentes de CO2.

Los Audi con GNC más sostenible

Gracias a esta nueva asociación, Audi podrá en el futuro suministrar Audi e-gas producido de forma sostenible a un creciente número de clientes. Simultáneamente, la marca de los cuatro aros también está aumentando su línea de modelos impulsados por e-gas.

A finales de 2016, se iniciarán en Europa las ventas del nuevo Audi A4 Avant g-tron. Este el segundo modelo de Audi que puede funcionar con GNC tras el Audi A3 Sportback g-tron, que está disponible desde inicios de 2014. Los usuarios pueden hacer funcionar ambos modelos con gasolina así como gas natural convencional, biometano o el Audi e-gas producido sosteniblemente.

Audi g-tron

El Audi A3 Sportback g-tron es el primer modelo de serie de Audi con un sistema de tracción bivalente que incorpora la tecnología innovadora TFSI® con la adaptación al GNC.

Está basado en el acreditado motor TFSI de 1,4 litros y 4 cilindros, que presenta la culata, el turbocompresor, el sistema de inyección y el catalizador adaptados a las propiedades del gas natural. El gas natural se almacena a 200 bares en 2 depósitos ligeros de alta presión situados en la parte trasera, detrás del depósito de la gasolina. Cada uno contiene 7 kg de GNC (gas natural comprimido). Cuando los 14 kg de gas natural comprimido se agotan y la presión cae por debajo de los 10 bares, el sistema pasa automáticamente a funcionar en TFSI sin que el conductor lo perciba.

¿Qué es g-tron?

1 kg de gas natural contiene tanta energía como 1,5 litros de gasolina.

En modo GNC, un modelo de Audi con tecnología g-tron recorre la increíble distancia de 400 kilómetros con un consumo extraordinariamente reducido (3,2–3,3 kg CNG/100 km). 1 kg de gas natural contiene tanta energía como 1,5 litros de gasolina. Durante el proceso de combustión, las emisiones de CO2 son entre un 25 y un 30% inferiores que con gasolina. La aceleración y la dinámica no sufren una pérdida significativa. En conjunto, se alcanza una autonomía de 1.300 km aproximadamente.

El Audi e-gas se produce exclusivamente a partir de recursos renovables. La energía eólica se utiliza para producir hidrógeno a través de la electrolisis, que posteriormente reacciona con el CO2 durante la metanización para producir el Audi e-gas. El CO2 empleado por el sistema Audi e-gas, es el gas de escape de una planta de biometano que trabaja con residuos orgánicos.

Conversaciones: