Híbridos y Eléctricos

REVISIÓN DE SOFTWARE

Nissan lanza una actualización de software que mejora la autonomía del Leaf 2016-2017

Nissan ha anunciado una actualización del software que controla la batería del Nissan Leaf de primera generación para solucionar el error de cálculo de la autonomía y mejorar el control de la recarga.

Nissan lanza una actualización de software que mejora la autonomía del Leaf 2016-2017.
Nissan lanza una actualización de software que mejora la autonomía del Leaf 2016-2017.

En marzo, un estudio realizado sobre 283 unidades del Nissan Leaf fabricadas entre 2011 y 2017 (82 de 24 kWh y 201 con 30 kWh), puso de manifiesto que las baterías de 30 kWh se ven más afectadas por los ciclos de carga-descarga, o sea por los kilómetros recorridos, mientras que en las versiones de 24 kWh es el paso del tiempo el que provoca mayor degradación. El pack original de 24 kWh pierde aproximadamente el 20% de su capacidad en aproximadamente cinco años.

En ese mismo informe también se descubrió una degradación anormal en algunas baterías de 30 kWh: casi cuatro de cada cinco propietarios informaron que estaban perdiendo hasta un 25 por ciento de la autonomía y capacidad en poco más de 24.000 kilómetros. Esta pérdida se producía tres veces más rápido que en las de 24 kWh. Mediante un comunicado, Nissan ha querido salir al paso de este problema con la actualización del software que controla la batería. Los propietarios deberán contactar a su distribuidor local para programar la actualización.

Estudio de degradación de las baterías del Nissan Leaf de primera generación

Estudio de degradación de las baterías del Nissan Leaf de primera generación

La nueva versión del software soluciona dos problemas conocidos. El primero es un error de cálculo sobre la autonomía disponible en la batería y el segundo corrige un error en el controlador de carga. Con esta actualización Nissan achaca estos problemas de degradación a unos datos erróneos procedentes del calculador y sale al paso de los rumores sobre que el problema de degradación está provocado por la refrigeración de la batería. El Leaf utiliza un sistema pasivo (el movimiento natural del aire a través de la batería), en lugar de uno activo por aire forzado o por líquido.

Las primeras unidades del Nissan Leaf, fabricadas en 2011, sufrían importantes problemas de degradación provocado por un electrolito muy susceptible al intenso calor, que Nissan sustituyó en 2015 el cátodo OVM (óxido de manganeso), llamado ‘celda lagarto’. A partir de 2016 Nissan comenzó a utilizar cátodos NMC (níquel, manganeso, cobalto) y, de forma paralela, comenzó a incluir el pack de 30 kWh.

Este año, Nissan ha lanzado en Japón un nuevo programa de reemplazo de las baterías para el Nissan Leaf de primera generación, que ha puesto en marcha gracias a un acuerdo con Sumimoto Corp, 4R Energy Corporation, que se encarga de reconstruir  las baterías a partir de celdas recuperadas que ya no son utilizables en un vehículo eléctrico.

En estas nuevas baterías se utilizan módulos de alto rendimiento extraídos de baterías cuya capacidad energética está por debajo del 80%. Su precio es de unos 2.850 dólares, lo que supone aproximadamente la mitad de lo que cuesta el pack nuevo.  De momento no se conoce si este plan estará disponible también para clientes de otros mercados.

Conversaciones: