Híbridos y Eléctricos

LA MOVILIDAD DEL FUTURO VISTA POR RENAULT

Renault Next Two, conducción eléctrica, autónoma y conectada

Sobre la base de un ZOE, Renault ha desarrollado el Next Two, un vehículo eléctrico y autónomo capaz de liberar al conductor de la conducción en condiciones muy concretas.

imagesRenault54654globalen

Desarrollar un coche autónomo capaz de circular solo de forma totalmente segura y en todas circunstancias aún necesitará unos años de investigación por parte de los constructores. El prototipo NEXT TWO, que ha sido elaborado sobre la base de un Renault ZOE, representa una primera etapa en esta dirección y propone un concepto ingenioso y asequible de delegación de conducción en unas condiciones bien definidas y con alto valor añadido para el automovilista.

NEXT TWO está equipado con una cámara, un radar y un cinturón de ultrasonidos que crean una burbuja protectora alrededor del vehículo, garantizando así la seguridad de sus ocupantes.

Entre las funciones más destacadas de este modelo, destacan la delegación de la conducción en caso de atasco hasta 30 kilómetros por hora en vía rápida y la de aparcacoches, que se encarga de aparcar el vehículo de manera totalmente autónoma, desde buscar una plaza hasta la maniobra, dentro de unos parkings adaptados para el vehículo autónomo.

El sistema de pilotaje inteligente se basa en dos captadores principales que permiten analizar el entorno del vehículo: un radar situado en el paragolpes delantero y una cámara que se encuentra a la altura del pie del retrovisor central. El sistema se completa con un cinturón de ultrasonidos alrededor del vehículo. Todos estos sistemas están controlados por un supervisor que actúa como un jefe de orquesta.


UN RADAR Y UNA CÁMARA
El radar se utiliza para detectar el vehículo que circula delante y calcula su distancia y su velocidad. La cámara sirve para detectar las marcas laterales en el suelo con el fin de situar correctamente al vehículo en su carril.

UN SUPERVISOR PARA COORDINARLOS
Los datos procedentes del radar y de la cámara se transmiten a un supervisor que comunica con los calculadores de la dirección asistida eléctrica, del motor eléctrico y del frenado con pedal desacoplado. Con el fin de seguir el flujo de circulación, adapta las consignas del motor y del freno. Asimismo, para mantenerse en el carril de circulación, envía al sistema de dirección una consigna de ángulo que debe respetarse. En particular, el calculador debe velar siempre por que no haya contradicción entre las instrucciones enviadas a los tres órganos para evitar, por ejemplo, que el coche acelere en plena curva o frene bruscamente debido a una detección intempestiva.

CONECTIVIDAD
Con NEXT TWO, Renault propone a los automovilistas disfrutar del tiempo recobrado a través de una vida conectada. Basado en un sistema de conectividad abierto al mundo, NEXT TWO capta todas las redes disponibles (3G, 4G, Wifi…) y es compatible con el 100% de los sistemas de explotación. Los ocupantes acceden a bordo a todo lo que pueden encontrar en casa o en la oficina.  

Conversaciones: