Híbridos y Eléctricos

Una investigación chilena trabaja en la mejora de baterías de litio para coches eléctricos

El litio es un mineral altamente cotizado, transformándose en pocos años en la esperanza para reemplazar a los combustibles fósiles contaminantes que hoy se utilizan, como es el caso del carbón o el petróleo.

Vehículo eléctrico surtiéndose en un punto de carga.

El litio es un mineral altamente cotizado, transformándose en pocos años en la esperanza para reemplazar a los combustibles fósiles contaminantes que hoy se utilizan, como es el caso del carbón o el petróleo. Tema en el que Chile no está al margen, pues junto a Bolivia y Argentina son los países que, a nivel mundial, poseen las mayores reservas de este elemento.

El empleo de este elemento químico es muy variado y va desde aplicaciones en el campo de la salud, pasando por aleaciones que permiten la conducción de calor y, se constituye en capital a la hora de fabricar baterías eléctricas. El desarrollo de este último uso, es fundamental para alcanzar avances en la generación de baterías cada vez más autónomas, que requieran de menor tiempo de carga.

El investigador y Decano de la Facultad de Química y Biología de la Universidad de Santiago de Chile, Dr. Juan Luis Gautier, se adjudicó el proyecto Fondecyt “Baterías de litio: nuevos electrodos nanoestructurados a base de níquel”, que busca otorgar una mayor autonomía a estas baterías para ser utilizadas en los autos eléctricos.

“La batería del litio se caracteriza en estos momentos, por ser la que tienen un mayor voltaje, por lo tanto, son más livianas y adecuadas para aparatos pequeños, como celulares, computadores, grabadoras y calculadoras, que utilizan fuentes de energía más pequeñas”, según puntualiza el Dr. Gautier.

El eje de la investigación actual está en las baterías para autos eléctricos, tratando de que éstas reemplacen –definitivamente- al motor de combustión interna y pasar del auto híbrido al eléctrico.

El investigador, quien además es académico del Doctorado en Química de la Usach, plantea que el problema de los aparatos que contienen ion litio es su escasa autonomía, pues sólo logran recorrer una distancia entre 140 a 150 Km. A ello se suma, que estas baterías necesitan ser recargadas rápidamente, para lo que se necesita que el litio se actúe rápido. No obstante, éste tiene su propio andar dentro de la batería, proceso que no se puede acelerar. Por otra parte, las baterías de litio que se comercializan en el mercado mundial tienen un costo similar a un auto, es decir, unos 20.000 dólares. De ahí el interés de encontrar nuevos materiales que tengan mejor desempeño.

En el punto anterior es en el que trabaja el Dr. Gautier, quien explica que “la investigación está orientada a diseñar, sintetizar y construir nuevos materiales de electrodos a nivel de nanopartículas, especialmente el material que contiene níquel”.

El académico explica que estos materiales son mejores que los que existen actualmente en el mercado, permitiendo una autonomía mayor en las baterías de litio, además de rápidas descargas y cargas, permitiendo que sean totalmente autónomas para el auto eléctrico. “La idea es que si una persona llega con su auto a la casa, lo enchufe a la red domiciliaria y al otro día cuando se levante ya esté cargado”, detalla el investigador.

Este nuevo trabajo, es resultado de años de investigación en el Laboratorio de Físicoquímica y Electroquímica del Estado Sólido de la Usach, donde han estudiado una serie de síntesis de materiales y caracterizaciones para diferentes usos, entre ellos la batería de litio.

 

Conversaciones: