Híbridos y Eléctricos

REPENSANDO EL TIEMPO: CONDUCCIÓN, CREACIÓN Y RELAX

Volvo prepara el futuro con el Concept 26

Los tiempos cambian y la tecnología permitirá disponer de nuestro tiempo particular de conducción de manera más creativa o relajante.

Repensando el tiempo: conducción, creación y relax.
Repensando el tiempo: conducción, creación y relax.

Volvo ha desarrollado el Concept 26, cuyo nombre refleja el tiempo medio diario de 26 minutos dedicado a los desplazamientos de ida y vuelta al trabajo: un tiempo que podría invertirse en hacer algo más valioso que sentarse al volante ante un tráfico denso con continuas paradas y arranques. 

Los tiempos cambian y la tecnología permitirá disponer de nuestro tiempo particular de conducción de manera más creativa o relajante. Por ello Volvo está adoptando propuestas de inversión para uso y disfrute. Además tiene claro que su marca opta por la Seguridad como referente básico. Y lo hace desde una propuesta de responsabilidad y compromiso con las acciones realizadas por el vehículo comandado. También hace extensiva su exigencia al resto de fabricantes para que así lo tengan en cuenta.

Conducir, crear, relajarse

Robin Page, vicepresidente de diseño interior de Volvo Cars, señala "Todo gira en torno a las personas. Nuestro estudio demuestra claramente que algunas personas querrán aprovechar su tiempo de desplazamiento de ida y vuelta al trabajo de manera creativa si tienen a su disposición una conducción totalmente autónoma, mientras que otras querrán simplemente ponerse cómodas, relajarse y escuchar música o ver contenidos multimedia en línea. La conducción autónoma permitirá que todo esto sea posible. Esto es lo que refleja el Concept 26 a través de la reinvención de toda la experiencia en torno al vehículo".

El esquema Concept 26 se basa en un nuevo diseño de asiento patentado que acoge activamente al conductor durante la fase de transformación a uno de los tres modos posibles: conducción, creación y relax. Con estos tres modos, da pie a una nueva plataforma de innovación en materia de conducción autónoma que se puede adaptar a nuevas necesidades y tecnologías con el paso del tiempo.

Volvo prepara el futuro con el Concept 26

Delegar la conducción en el vehículo

Si el conductor desea delegar la conducción en el vehículo, el volante se retrae, el asiento se reclina y una gran pantalla emerge del tablero de instrumentos para que el conductor pueda disfrutar como quiera del tiempo que pasa en el vehículo. El Concept 26 aprovecha la necesidad de cambiar radicalmente el diseño básico de los habitáculos y proporciona un espacio que se puede utilizar en función de los deseos del conductor y los pasajeros.

Nuevos paradigmas y posibilidades

Concept 26 abre un nuevo paradigma de posibilidades dentro del vehículo: desde el entretenimiento hasta la prestación de servicios y más allá, a través de la tecnología que ahora forma parte de nuestras vidas cotidianas. También es un indicativo del enorme potencial para nuevas oportunidades de negocio y colaboraciones de alta tecnología que aportará la conducción autónoma.

Volvo prepara el futuro con el Concept 26

Peter Mertens, vicepresidente primero de Investigación y Desarrollo del grupo Volvo Car, cometa: "Nos hemos esforzado mucho para comprender los desafíos y las oportunidades que la conducción autónoma aportará a la gente durante los próximos años y nuestro enfoque flexible hacia la ingeniería y el diseño, respaldado por nuestra nueva arquitectura escalable de productos, nos permite convertir fácilmente la idea en realidad".

Confianza y responsabilidad de Volvo

El proyecto de investigación Drive Me de Volvo Cars, dentro del cual una flota ampliada de vehículos totalmente autónomos transportará a clientes reales por las carreteras de Gotemburgo, Suecia, en 2017, es otra prueba de que Volvo es líder en tecnología de conducción autónoma, una tecnología firmemente asentada en su pilar de seguridad.

"Volvo Cars es uno de los primeros que han abordado el tema de los vehículos de conducción autónoma y la responsabilidad derivada de la misma. Estamos plenamente convencidos de que los fabricantes de vehículos deberían asumir toda la responsabilidad ante las acciones realizadas por el vehículo cuando conduce en modo totalmente autónomo. Si un fabricante no acepta la responsabilidad, quiere decir sin lugar a dudas que no confía en su tecnología de conducción autónoma", indica Peter Mertens.

Conversaciones: