Imprimir

30 coches eléctricos compartidos servirán para estudiar como alargar la vida útil de las baterías

Gonzalo García | 28 de enero de 2020

Amber estudia como alargar la vida útil de las baterías de su flota de coches eléctricos.
Amber estudia como alargar la vida útil de las baterías de su flota de coches eléctricos.

Durante seis meses, Amber y TNO utilizarán 30 coches eléctricos compartidos para estudiar como alargar la vida útil de las baterías incluyendo entre los criterios de selección la antigüedad de las mismas.

La plataforma de vehículos eléctricos compartidos Amber y TNO, una empresa de investigación holandesa, han arrancado un estudio para optimizar la vida útil de las baterías de los coches eléctricos. Con los datos recopilados de las baterías de la flota de Amber, los dos socios obtendrán datos suficientes para que la estrategia de gestión de un servicio como este pueda extender la vida útil de las baterías.

La fase de recopilación de datos concluirá a mediados del mes de julio de 2020. Para poder efectuar las mediciones, 30 de los vehículos de la flota han sido equipados con dispositivos de medición especiales que están conectados directamente a la batería. TNO y Amber no han decidido todavía que modelos de vehículos utilizarán en la prueba puesto que deben seleccionar aquellos que sean representativos de su flota en cuanto a “promedio de edad, intensidad de uso y distancias recorridas". Después del período de prueba se decidirá si los datos recopilados son suficientes para obtener unas conclusiones concluyentes o si se extiende durante más tiempo.

En la actualidad, Amber se centra en dos factores para elegir que vehículo ofrece a un cliente que solicita el servicio: la disponibilidad y la cercanía al lugar geográfico en el que se solicita el servicio, y la capacidad restante en la batería para asegurar que el viaje podrá concluir sin problemas. De esta forma a los clientes se les ofrece siempre un vehículo que cumplirá con sus necesidades. Durante la prueba, el criterio para la asignación del vehículo se extenderá para incluir la antigüedad de la batería. Esto implica que el cliente no solo recibirá un vehículo con la carga suficiente sino que su batería será lo más nueva posible. De esta forma se igualarán las “edades de las baterías” para que en la flota no haya diferencias muy grandes entre vehículos. Al aumentar el uso de vehículos con baterías "más jóvenes", estas envejecerán más lentamente.

Prolongar la vida de las baterías de los vehículos eléctricos de una flota compartida tiene una ventaja económica adicional, al reducir los gastos operativos puesto que la batería es uno de los componentes que más se resiente en un servicio de este tipo. Además, también debería mejorar la estimación del valor residual de la batería al final del contrato de arrendamiento.

“Queremos utilizar los resultados de este estudio para ayudar Amber y a otros interesados a tomar decisiones basadas en mejores y más criterios en cuanto al cuidado de la batería”, asegura Roel de Natris, gerente de proyectos de TNO. Los resultados que se obtengan en el estudio son específicos para los administradores de flotas, aunque no quiere decir que no se puedan sacar algunas conclusiones para los conductores privados de vehículos eléctricos. Así lo entiende Joep Sloot, CTO de Amber: “El propietario particular de un coche eléctrico tiene una capacidad limitada para influir en la vida útil de la batería”, a excepción de las habituales normas de cuidado general como son evitar las recargas completas al cien por cien de la capacidad y las descargas profundas.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/actualidad/30-coches-electricos-compartidos-serviran-estudiar-como-alargar-vida-util-baterias/20200128082629032797.html


© 2020 Híbridos y Eléctricos

 ® Híbridos y Eléctricos | Editado por Tecnofisis Global, S.L.