Imprimir

Los servicios de movilidad eléctrica compartida no son rentables en París

HYE | 23 de junio de 2018

Punto de carga de Autolib.
Punto de carga de Autolib.

Pese a la caída de Autolib, la empresa Lime, apoyada por Google, ha iniciado un servicio con scooter eléctricos y mantendrá una opción electrificada en la ciudad.

París fue una de las primeras ciudades europeas en apostar por el transporte compartido con el lanzamiento de Velib, un servicio de bici compartida, algo así como Bicing en Barcelona. En 2011, llegaría a la capital francesa Autolib, un servicio de coche eléctrico compartido. Ambos, ahora mismo, están en fuera de juego.

El pasado jueves, el ayuntamiento de París canceló en contrato con Autolib, controlada por la empresa Bollore SA, tras declarar que la compañía esperaba pérdidas por más de 300 millones de euros durante los próximos años. Además, los clientes se han quejado repetidamente de la falta de mantenimiento de los vehículos y de sus malas condiciones. La empresa, que tras la rescisión del contrato aseguró que lucharía por mantener el servicio operativo, cuenta con más de 4.000 vehículos eléctricos. Bollore sigue trabajando en ciudades estadounidenses como Los Angeles e Indianápolis o asiáticas como Singapore. Desde la empresa aseguran que funcionan bien y esperan seguir creciendo.

fab6bd8502f22aaf7d9426d62e265a01533da8cad069c6c73d75bf0fe0058a9a

La caída de Velib

La caída de Velib, el servicio de bicis, ha sido increíble. El año pasado, la empresa era una de las más grandes en el sector, con una media de desplazamientos diarios de más de 100.000. Este servicio fue el inspirador de otros muchos que se han ido extendiendo por toda Europa, como el citado Bicing de la ciudad condal, y en Estados Unidos

Sin embargo, el contrato de explotación del servicio, con la empresa JCDecaux SA, ha terminado y el gobierno se ha decantado por una empresa más pequeña llamada Smovengo, que ya opera en una docena de ciudades europeas, y ofrece más bicicletas e innovación en sus servicios.

This photograph taken on October 25, 2017, shows the two new

Aun así, Smovengo tampoco lo está teniendo fácil. En enero, la empresa tenía menos de 100 estaciones operativas alrededor de la ciudad de París y sus barrios en las afueras, comparado con las más de 1.200 que tenía Velib. Ahora, el número ha aumentado hasta 700, pero otros operadores rivales, como Ofo o Mobike, han trabajado duro para hacerse un hueco en la ciudad, ocupando los espacios que Vileb ha dejado libres. Smovengo, entre tantos problemas, se encuentra en medio de una batalla legal con JCDecaux.

El problema de Autolib

Aunque desde el gobierno parisino se intenta reducir el uso de vehículos de combustión incentivando la movilidad compartida eléctrica, el problema principal de Autolib ha sido la infraestructura. Autolib proponía un servicio consistente en adquirir un coche y dejarlo en una de las estaciones de carga repartidas por la ciudad. El gran problema de la empresa era la inversión necesaria para construir más infraestructura y dar más opciones a los usuarios. Además, por la necesidad de carga, muchos modelos quedaban inoperativos durante horas, hecho que les ponía en desventaja con los otros operadores.

Bollore, la empresa al mando de Autolib, pidió a los gobiernos locales ayuda para cubrir un proyecto que acarreaba un déficit anual de 46 millones de euros hasta 2023. En París, el ayuntamiento no quiso apoyar el citado proyecto, mencionando que tenía ofertas de otros operadores que podían dar mejor cobertura con menos gastos, como Renault, el Grupo PSA, BMW o Daimler.

Autolib' Paris

No se sabe aún con certeza cuando dejará de operar totalmente Autolib en París, principalmente porque Bollore dijo que intentaría alcanzar un acuerdo con el ayuntamiento. De hecho, desde el gobierno parisino dicen que están negociando para determinar una fecha para finalizar el servicio. Por su parte, desde el ayuntamiento ya han admitido que trabajarán con rapidez para encontrar otros servicios de movilidad compartida para suplir el vacío que dejará Autolib, priorizando una movilidad eléctrica y sostenible, necesaria para mejorar la calidad del aire de la ciudad.

Pese a la caída de los principales servicios de movilidad compartida sostenible en París, el pasado viernes, una empresa apoyada por Google llamada Lime inició su servicio con cientos de scooters eléctricos por toda la ciudad, por lo que los ciudadanos disponen de pequeñas motocicletas que alcanzan velocidades de hasta 24 km/h para moverse por la ciudad durante el día, ya que por la noche se recogerán y se guardarán. En París quieren apostar por la electricidad, y seguirán luchando por ello.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/actualidad/paris-servicios-movilidad-electrica-compartida-son-rentables/20180622160851020045.html


© 2019 Híbridos y Eléctricos

 ® Híbridos y Eléctricos | Editado por Tecnofisis Global, S.L.