Imprimir

Tipos de electrificación del coche eléctrico

HYE | 12 de julio de 2012

A principios de los 90, muchos fabricantes comenzaron programas de fabricación de este tipo de vehículos y en estos últimos años la evolución tecnológica de los componentes ha sido espectacular.

Los primeros vehículos eléctricos datan de la década de 1830 y hasta los años 20 fueron superiores y más aceptados que los vehículos de combustión interna, pero a partir de 1920 y hasta los 90 pasaron al olvido ya que aparecieron vehículos de gasolina. Debido a la gran abundancia de petróleo, los bajos precios de este tipo de vehículos, la facilidad de almacenamiento y reposición, así como la falta de consciencia sobre los efectos del uso del petróleo en el planeta, los vehículos de combustión sustituyeron a los vehículos eléctricos.

A principios de los 90, muchos fabricantes comenzaron programas de fabricación de este tipo de vehículos y en estos últimos años la evolución tecnológica de los componentes ha sido espectacular.

En la trayectoria de electrificación desde los vehículos de combustión interna hasta el vehículo eléctrico puro, han entrado en juego diferentes tipos de vehículos que han contribuido a una electrificación escalonada: híbridos parciales, híbridos totales, híbridos enchufables y finalmente los range Extender.

Los vehículos híbridos eléctricos utilizan un motor eléctrico y un motor de combustión interna, y están diseñados para funcionar con su máxima eficiencia, alcanzando mejores rendimientos que los vehículos convencionales.

Los híbridos parciales se pueden clasificar en híbridos stop-start o en híbridos ligeros en función de su tecnología. En los primeros no existe potencia para la tracción eléctrica del vehículo por parte del motor eléctrico. Este sólo incorpora funciones tales como potencia para auxiliares, stop-start del motor de combustión interna (se encarga de parar el motor cuando se detiene el coche para así minimizar el consumo de carburante, las emisiones y los ruidos), y función de frenado regenerativo. Los híbridos ligeros a su vez disponen de un motor eléctrico cuya función es la de proporcionar potencia extra a la del motor de combustión en determinadas condiciones como aceleraciones, subidas…, siendo la fuente de energía principal el motor de combustión. También disponen como los anteriores de la función stop-start, así como la de frenado regenerativo que transforma la energía de la frenada en energía eléctrica, que se almacena en las baterías.

Los híbridos totales o puros, están dotados de un sistema de control capaz de seleccionar en cada momento la fuente de energía más eficiente, eligiendo entre el motor eléctrico, el motor térmico o una combinación entre ambos. De esta forma, se logra que el motor de combustión funcione el mayor tiempo posible en régimen de máximo rendimiento. Esta tecnología también aprovecha las frenadas para recargar las baterías.

La configuración de los vehículos híbridos totales depende de la disposición de los elementos que lo componen, por lo que se pueden clasificar en tres categorías:

  • Híbridos en serie. El motor de combustión proporciona movimiento a un generador que o carga las baterías o directamente suministra la potencia al sistema de propulsión (motor eléctrico).
  • Híbridos en paralelo. El vehículo se puede mover en modo eléctrico (a través de la maquina eléctrica), en modo convencional o en paralelo con aporte de potencia de ambos motores.
  • En este tipo de híbridos se aprovecha la energía normalmente empleada en frenar para recargar la batería (freno regenerativo).
  • Híbridos en serie-paralelo. Esta configuración combina los dos sistemas anteriores.


Los vehículos híbridos enchufables o los plug-in parten de similar tecnología a la anterior, pero este tipo de vehículos puede recargar sus baterías a través de su conexión a la red eléctrica. A diferencia de los anteriores estos vehículos, debido al tipo de batería que llevan, disponen de mayor autonomía pero sin llegar a conseguir la de los vehículos puramente eléctricos.

Extensor de rango. Este tipo de vehículos disponen de un pequeño motor de combustión o una pila de combustible diseñado para ser aprovechado por automóviles eléctricos que necesitan aumentar su autonomía recargando sus baterías a través de combustibles fósiles o de la pila de combustible. La función de este motor térmico o pila de combustible es únicamente la de generar electricidad para cargar la batería y de este modo, aumentar la autonomía del vehículo.

Los vehículos eléctricos. Se trata de un tipo de vehículo impulsado por uno o más motores eléctricos. Existen diferentes tipos:

  • Los que son alimentados por baterías recargables, que cuando estacionan almacenan energía que luego consumen durante su desplazamiento.
  • Los que aprovechan la energía solar, que permiten la generación eléctrica a bordo del vehículo durante el desplazamiento.
  • Los que utilizan pilas de combustible.
Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/tecnologia/tipos-de-electrificacion-del-coche-electrico/20121004172721000466.html


© 2019 Híbridos y Eléctricos

 ® Híbridos y Eléctricos | Editado por Tecnofisis Global, S.L.