La movilidad eléctrica se abre camino en la metrópolis Barcelona

El cambio de hábitos en la movilidad es una decisión tan necesaria como inteligente. En este sentido, la ambiciosa lucha contra la contaminación atmosférica que lideramos desde el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) pasa por fortalecer el denominador común de la movilidad sostenible: promover la movilidad activa (a pie y bicicleta), favorecer el uso del transporte público y, sobre todo, hacer un uso más racional y ambientalmente sostenible del vehículo privado. Aquí, en este último punto, el vehículo eléctrico se convierte en una de las piezas claves.

Como se puede comprobar, el vehículo eléctrico sigue abriéndose camino y ganando presencia, poco a poco, en la nueva movilidad urbana y metropolitana, donde la contaminación atmosférica es más elevada y afecta directamente a la salud de los ciudadanos. El crecimiento y la consolidación de la feria Expoelectric, que este año cuenta con más de 60 expositores y la presencia de las principales marcas automovilísticas, corroboran el auge de los vehículos cero emisiones, claves para mejorar la calidad del aire de las metrópolis. También se puede comprobar con el boom que está  teniendo esta tecnología limpia en los nuevos servicios de sharing, de vehículo compartido.

En este sentido, el liderazgo de las administraciones públicas es fundamental. Desde el AMB hemos desarrollado una estrategia de impulso del vehículo eléctrico, que ayuda a fomentar su implementación y uso tanto en las flotas públicas, como estamos haciendo con los autobuses metropolitanos y el sector del taxi, como en los vehículos privados. Es necesario abarcar todo el espectro de la movilidad urbana y metropolitana.

Por un lado, hemos desarrollado, y ya tenemos totalmente activa y funcionando, la red metropolitana de electrolineras. Para que el ciudadano apueste de verdad por el vehículo eléctrico, debe disponer de suficientes puntos de recarga. El AMB dispone de una red metropolitana de puntos de recarga rápida de vehículos eléctricos en la Metrópolis Barcelona, que permiten cargar el 80% de la batería en 20-30 minutos. Estos puntos disponen de tres conectores (Mennekes, CHAdeMO i COMBO CCS) para dar servicio a cualquier vehículo eléctrico del mercado. Las electrolineras también disponen de dos enchufes Schuko, para recargar la batería de una moto o de una bicicleta eléctrica. Hasta ahora, ya se han distribuido 375.000 kWh, que equivalen a un recorrido de 2.000.000 km sin emitir gases contaminantes.

Para fomentar el uso del vehículo eléctrico, el AMB también promueve entre los diferentes municipios que forman parte de la Metrópolis Barcelona que sus ordenanzas integren y favorezcan, discriminando positivamente, la política de aparcamientos de este tipo de vehículos.

Otro de los medios cero emisiones estrella que estamos impulsando desde ya hace tiempo, y con bastante éxito, es la bicicleta eléctrica. Este pasado mes de septiembre, en el marco de la Semana Europea de la Movilidad Sostenible y Segura, presentamos el nuevo servicio e-Bicibox, de bicicleta eléctrica pública compartida a escala metropolitana.

Este servicio, que empezará a funcionar en enero de 2019, supone una nueva oferta complementaria de transporte público. Una más de las que estamos liderando desde el AMB para facilitar a la ciudadanía el cambio de hábitos en materia de movilidad. El e-Bicibox se implantará inicialmente en 12 municipios metropolitanos y funcionará con bicicletas eléctricas entre las siete de la mañana y las doce de la noche, todos los días del año. Poco a poco, estamos convirtiendo la bicicleta en un medio de transporte diario metropolitano más.

Para conseguir este objetivo, en el AMB también estamos ofreciendo, anualmente desde el año 2014, subvenciones de 250 euros para la compra de bicicletas eléctricas dirigidas a ciudadanos y empresas de la metrópolis que quieran adquirir una. Esta subvención puede solicitarse para bicicletas con un precio máximo 1.350 euros. Hasta la fecha el AMB ya ha facilitado la adquisición de más 3.000 bicicletas eléctricas a los ciudadanos metropolitanos. Según una encuesta sobre el uso de la bici realizada entre los ciudadanos que han recibido las subvenciones, un 40% afirma que utilizará menos el coche.

Finalmente, el AMB está realizando un fuerte proceso de ambientalización de las flotas públicas de autobuses de la Metrópolis Barcelona, con una gran apuesta por los autobuses híbridos y eléctricos. El AMB está eliminando progresivamente los vehículos diésel de la flota de autobuses de transporte público y está en proceso la adquisición de 450 nuevos autobuses del plan de renovación 2017-2019 con emisiones nulas o muy bajas (híbridos, eléctricos y de gas natural). En particular, entre octubre de este año y enero de 2019 se adquirirán 135 autobuses destinados a los servicios de transporte de gestión indirecta, de los cuáles 25 serán eléctricos. Más allá de los desplazamientos a pie y en bicicleta, el transporte público debería plantearse siempre como la primera opción de movilidad.

Conversaciones: