7 razones por las que Europa debe apostar por la electromovilidad

A la hora que la “demonización” y la “criminalización” del diésel están en el centro del debate sobre los nuevos límites de dióxido de carbono (CO2) emitidos por los coches y furgonetas nuevos en 2025 y 2030 hay que poner los puntos sobre los íes: liberémonos del miedo al cambio. La transición hacia la movilidad descarbonizada es una oportunidad para España y su nuevo gobierno progresista debería liderarla. Lo correcto es estar alineados con los países más ambiciosos y el momento es ahora. La buena noticia es que lograr 0 emisiones en 2050 sigue siendo posible para la UE, pero sólo si los Estados miembros apuestan por escenarios innovadores, intersectoriales y más allá de lo habitual [1]. No nos sorprende que en esta revisión de los estándares de CO2 - que se presenta una vez cada diez años - cada parte defienda su libro. Los fabricantes ofrecen a los consumidores vehículos obsoletos en stock, y los consumidores piden que la industria del automóvil fabrique vehículos limpios.

1. El 40% de los consumidores europeos quieren coches eléctricos

Según una encuesta realizada por Ipsos Mori para Transport & Environment (T&E), el 40% de los ciudadanos consultados en nueve países de la Unión europea [2] en septiembre de 2018 dicen que es probable que el próximo coche que compren será eléctrico enchufable o puro. Los consumidores italianos y españoles (ambos 48%) son los que con más probabilidad se comprarán un eléctrico o de pila de combustible como próximo vehículo. El estudio revela que los Europeos están dispuestos a comprar coches eléctricos. Son los fabricantes de coches europeos los que no han sido capaces, hasta ahora, de ofrecer una selección suficiente de modelos atractivos de coches eléctricos. Esta es la verdadera barrera para el paso a la electromovilidad, por encima del precio [3], de la falta de puntos de carga públicos [4], o de su autonomia [5]. Los consumidores están deseando que los fabricantes europeos “se pongan las pilas” y que los gobiernos adopten unos estándares de CO2 realmente ambiciosos.

2. La electrificación crea empleos

La evaluación de impacto de la Comisión europea muestra que los objetivos de reducción del 30% y 40% de emisiones de CO2 aumentarán el empleo en Europa y que cuanto mayor sea esa reducción, mayor será el número de empleos netos creados [6]. Según el estudio “Repostando hacia el futuro” realizado por Cambridge Econometrics (avalado por Renault Nissan Mitsubishi, AEDIVE, CECU, CCOO, Iberdrola, Ferrovial, AEPIBAL), el cambio a vehículos eléctricos creará 23.185 empleos adicionales netos en España de aquí a 2030 en los sectores de la construcción, la electricidad, el hidrógeno, los servicios y la mayoría de los sectores productivos [7].

Imagen 3

El verdadero riesgo para los puestos de trabajo es que los vehículos eléctricos sean suministrados por China en lugar de ser fabricados en la UE. Sólo en los últimos 12 meses, los fabricantes de coches europeos han invertido 7 veces más en la producción de vehículos eléctricos en China que en Europa, debido en gran parte a la política china de cuotas de ventas de vehículos eléctricos [8].

3. Ya existe la infraestructura suficiente para cargar los vehículos eléctricos (en los principales mercados)

En 2020 habrá suficientes cargadores para los vehículos enchufables (híbridos y eléctricos) que circularán por las carreteras europeas, según los informes de los estados miembros [9].

4. El impacto sobre la red eléctrica es asumible

Un reciente estudio de McKinsey demuestra que el incremento previsto de vehículos eléctricos hasta 2030 no provocará un aumento significativo en la demanda eléctrica [10].

5. Los coches eléctricos tienen un menor coste total de propiedad

Aunque los precios de compra de vehículos eléctricos todavía son mayores que los de combustión, los costes totales de propiedad son menores si tenemos en cuenta los costes de combustible, mantenimiento y seguros asociados al vehículo. Un estudio de la organización de consumidores europeos (BEUC) revela que para 2024 el coste medio en 4 años será el mismo que el de un vehículo de gasolina y, para 2030, equivaldrá al de un vehículo diésel con bonificaciones fiscales de tan solo 500 € al año [11].

Imagen 1

6. Los coches eléctricos son mucho mejores para el medioambiente

Aunque los vehículos eléctricos producen cero emisiones de escape (o del depósito a la rueda), existen emisiones previas asociadas a la construcción de la batería y debidas a la generación de electricidad. Sin embargo los análisis sobre el ciclo de vida completo de CO2 revelan que de media los vehículos eléctricos con batería emiten menos CO2 a lo largo de su vida útil que los vehículos diésel. Un meta-análisis de 11 estudios independientes sobre el ciclo de vida útil llevado a cabo recientemente concluye que un coche eléctrico con batería produce a lo largo de su vida útil un 50 % menos de emisiones de CO2 que un coche medio europeo a día de hoy [12].

En Europa, con los últimos datos sobre la intensidad de la red eléctrica, incluso un vehículo eléctrico cargado con electricidad polaca produce un 25% menos de CO2 que un coche diésel. Cuanto más se descarboniza el sector eléctrico de la UE, mayores son los beneficios respecto al petróleo.

Imagen 4

7. Existe un suministro adecuado de materias primas

El último informe sobre los materiales de las baterías realizado por la Comisión europea revela que las materias primas esenciales tales como el cobalto, el níquel y el litio están disponibles en Europa [13]. Ya están previstas 5 gigafábricas de baterías en Europa para principios de 2020 [14].

En conclusión, España debe liderar esta transición y aprovechar el nuevo trabajo generado.

Imagen 5


[1] European Climate Fundation, Net-Zero by 2050: from whether to how, https://europeanclimate.org/a-net-zero-emissions-european-society-by-2050-is-within-reach-but-getting-there-starts-today/

[2] Bélgica, Francia, Alemania, Reino Unido, Hungría, Italia, Polonia, España, Suecia.

[3] Volkswagen ha anunciado recientemente que a partir de 2019 venderá el Golf eléctrico con un rango de 330km de autonomía al mismo precio que un Golf con motor diésel, https://www.transportenvironment.org/press/forty-percent-europeans-say-next-car-they-buy-likely-be-electric-poll

[4] https://www.hibridosyelectricos.com/articulo/actualidad/europa-necesita-32000-millones-euros-desarrollar-red-carga-coches-electricos/20180909182134021644.html

[5] Sólo el 12% de los encuestados lo mencionan, https://www.transportenvironment.org/press/forty-percent-europeans-say-next-car-they-buy-likely-be-electric-poll

[6] https://ec.europa.eu/info/law/better-regulation/initiatives/com-2017-676_en

[7]https://www.transportenvironment.org/sites/te/files/2018_07_FSF-Repostar-hacia-el-futuro_FINAL.pdf

[8] https://ecodes.org/notas-de-prensa/2018-06-21-09-59-08

[9] Marcos de Políticas Nacionales aportados en el marco de la Directiva sobre infraestructura de combustibles alternativos, http://www.platformelectromobility.eu/wp-content/uploads/2018/02/Emobility-Platform-AFID-analysis.pdf

[10] https://www.mckinsey.com/industries/automotive-and-assembly/our-insights/the-potential-impact-of-electric-vehicles-on-global-energy-systems

[11] https://www.beuc.eu/publications/beuc-x-2016-121_low_carbon_cars_in_the_2020s-report.pdf

[12] https://www.transportenvironment.org/sites/te/files/publications/TE%20-%20draft%20report%20v04.pdf

[13] https://ec.europa.eu/transport/sites/transport/files/3rd-mobility-pack/swd20180245.pdf

[14] Gigafábrica NorthVolt, Suecia; Fábrica de baterías CATL, Alemania; Fábrica TerraE, Alemania; LG Chem, Polonia; Samsung SKI, Hungría.

Conversaciones: