Híbridos y Eléctricos

¿Es el momento de pasar a la "Flota Eléctrica"?

Cargador Mennekes
Cargador Mennekes

Los llamamientos a la sostenibilidad aumentan en todos los sectores y muchos de los países europeos. En España la Ley de Movilidad Sostenible, que reconocerá a la movilidad como un “derecho social”, llegará pronto al Consejo de ministros.

El Gobierno establecerá la cuantía de las ayudas y los detalles del PERTE (Proyectos estratégicos para la recuperación y transformación económica) del Vehículo Eléctrico. Cómo nos moveremos en la España del futuro quedará claro antes de final de año. 

En concreto de este llamado PERTE VEC o del Vehículo Eléctrico y Conectado fija objetivos importantes para 2023: alcanzar los 250.000 vehículos eléctricos matriculados, efectuar el despliegue de entre 80.000 y 100.000 puntos de recarga, generación de 142.000 empleos y una contribución de entre el 1% y el 1,7% al Producto Interior Bruto.

Como apoyo financiero, el presupuesto público asignado será de 3.000 millones de euros y deberá arrastrar otros 12.000 aproximados en inversión privada.

Con este panorama es inevitable que los operadores locales tengan que afrontar este reto tarde o temprano. Las flotas eléctricas, compuestas por opciones ecológicas como los taxis y las bicicletas eléctricos, ofrecen una solución, y ya se están implantando. 

Entonces, ¿ha llegado el momento de que los coches de gasolina y diésel se pasen a la flota eléctrica? Y, si es así, ¿cómo pueden los operadores sortear las preocupaciones de muchos conductores en torno a la "ecología"?

Beneficios para el conductor

Las conversaciones de los conductores sobre el transporte sostenible suelen centrarse en los inconvenientes. Existe una verdadera preocupación. Aun son muchos los usuarios que consideran que los vehículos eléctricos son demasiado caros en comparación con los coches diésel y de gasolina y que los puntos de recarga son insuficientes.

Según datos de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), en 2020, las matriculaciones de vehículos eléctricos, híbridos y propulsados por gas aumentaron un 24,14%, hasta alcanzar las 201.612 unidades. Y los datos en 2021 son también alentadores, con un 83.087 matriculaciones solo en el primer cuatrimestre del año (lo que equivale al 25% del total de nuevos vehículos en circulación en este periodo).

España aún está en un punto de transición. Son muchos los conductores, que, a la hora de pensar en un vehículo ecológico, opta por los híbridos, mientras que las ventas de eléctricos puros siguen siendo bastante residual. Solo el 1,7% del total de matriculaciones registradas entre enero y abril de este año fueron vehículos puramente eléctricos. A pesar de que las ventas han aumentado un 29% respecto al mismo periodo del año pasado, apenas llegaron a las 5.800 unidades.

Concretamente para los taxistas, cuyo sustento depende de su vehículo, afrontar este cambio a un vehículo eléctrico está siendo difícil sobre todo por el desembolso inicial que supone cuando muchos de ellos se están recuperando aún tras muchos meses de incertidumbre.

Sin embargo, hay razones de peso para que los conductores empiecen a plantearse la posibilidad de hacerlo ahora, y buscarán a los operadores para que les asesoren y apoyen, lo que puede incluir información sobre ayudas, como por ejemplo las que ofrece el Plan Moves III disponible desde el pasado 10 de abril de 2021 y que estará disponible hasta el año 2023. Este plan de ayuda a la compra de vehículos electrificados cuenta con un presupuesto inicial de 400 millones de euros ampliables hasta 800 millones si así lo requiere la demanda y que incluye como novedad respecto al anterior Plan MOVES que en esta edición se concederán un 10% adicional en las ayudas a los empadronados en municipios con una población inferior a los 5.000 habitantes, personas con discapacidad por movilidad reducida o uso profesional para taxi o VTC.

Con este tipo de ayudas los taxistas pueden compensar algunos de estos costes iniciales del vehículo y "aminorar el golpe" de la inversión en un vehículo eléctrico.

Este plan va acompañado, también, del desarrollo de una Red de Puntos de Carga rápida y ultrarrápida para vehículos eléctricos, imprescindible para los profesionales que quieran apostar por esta opción. 

Además de las subvenciones y ayudas, los vehículos eléctricos también disminuir notablemente la inversión de los conductores en costes de combustible y funcionamiento y, como suelen requerir menos mantenimiento, habrá menos tiempo de inactividad para los conductores.

Bueno para los operadores

La adopción de flotas electrónicas con opciones de transporte diversificadas está abriendo nuevas oportunidades también para los operadores. 

Para los que crean flotas de reparto, las E-Bikes están facilitando la contratación. Con un seguro normalmente más barato y unos requisitos de prueba más sencillos, estos vehículos están reduciendo las barreras de entrada y ampliando las oportunidades de trabajo a un grupo más amplio de solicitantes, que pueden utilizar el transporte ecológico para entregar alimentos y mercancías en las zonas urbanas. 

La actitud de los consumidores también está evolucionando en respuesta a la situación climática mundial cada vez son más los consumidores que se guían por razones de sostenibilidad a la hora de elegir sus productos y servicios. 

Los operadores que actúen con rapidez en la adopción de una flota electrónica podrían satisfacer la creciente demanda de servicios ecológicos por parte de los consumidores, una tendencia que no hará más que intensificarse en la próxima década. Para los conductores, esto significa más reservas y más ingresos.

Entonces, ¿es ahora el momento adecuado?

Aunque la reducción del coste del combustible y las exenciones fiscales son una gran ventaja, todavía hay que tener en cuenta algunos retos prácticos. Una de las grandes preocupaciones de los taxistas es la red de recarga, que en la actualidad va con retraso.

No obstante, hay que tener en cuenta que el panorama mejorará en los próximos años. 

El Gobierno español se ha marcado el objetivo de alcanzar un despliegue de entre 80.000 y 100.000 puntos de recarga para 2023 

La tecnología también está mejorando la experiencia de los conductores de vehículos eléctricos, con aplicaciones que informan a los conductores de la estación de recarga de vehículos eléctricos más cercana para que puedan planificar sus viajes de forma más eficiente. A medida que la tecnología evoluciona y se hace más fiable, los conductores tendrán acceso a más información en tiempo real para apoyar sus viajes, desde los costes hasta las horas punta.

Con cualquier tecnología transformadora, los obstáculos son inevitables al principio, y en muchos sentidos la adopción del transporte ecológico está todavía en sus inicios. Sin embargo, es importante que los operadores se familiaricen con las oportunidades que presenta y los retos a los que todavía nos enfrentamos, para que puedan ayudar a los conductores a dar el salto cuando estén preparados. 

Con la retirada de los coches de gasolina y diésel en 2040 nos encontramos en la cúspide de un gran cambio en nuestra industria, y los conductores necesitarán todo el apoyo posible para que la transición al transporte ecológico sea lo más suave posible.

Conversaciones: